Año Cafetero cerró con 14,1 millones de sacos

119

A comienzos del año cafetero 2019-2020 la demanda mundial de café parecía fuerte, tras un 2018-2019 en que el consumo global aumentó un 4,3 %, totalizando 168,7 millones de sacos, muy por encima de los volúmenes observados desde el año 2015.

El año cafetero, contabilizado entre octubre de 2019 y septiembre de 2020, cerró con un aumento de la producción colombiana de un 2 %, totalizando 14,10 millones de sacos de 60 kilos cada uno, según las cifras de la Federación Nacional de Cafeteros.

Los datos de la cosecha nacional contrastan con las estimaciones preliminares de la Organización Internacional de Café (OIC) que calculó una producción mundial para el año cafetero 2019-2020 de 169,34 millones de sacos, un 2,2 % más baja que la observada entre 2018 y 2019.

La entidad prevé que la producción de café variedad arábiga, que se cultiva en Colombia, disminuyó globalmente un 5 %, totalizando 95,98 millones de sacos, mientras que espera que la de café robusta haya aumentado 1,9 %, a 73,35 millones de sacos.

“El descenso de la producción se atribuye principalmente a la reducción de Brasil, dado que este fue año de cosecha baja en su producción de arábiga, y también a la persistencia de los precios bajos”, se lee en un reporte de la OIC (ver gráficos).

Mercado internacional

Un informe de la Federación reveló que las exportaciones colombianas en el año cafetero sumaron 12,64 millones de sacos, observando una reducción de un 6 % frente a los 13,48 millones de sacos exportados un año antes.

Los datos están en línea con los de la OIC que señaló que entre octubre de 2019 y agosto de 2020 las exportaciones mundiales de café descendieron un 5,6 %, a 116,54 millones de sacos, en comparación con las de ese mismo período del año cafetero 2018-2019.

Para los once primeros meses del año cafetero 2019-2020, las exportaciones de robusta fueron las que menos descendieron, un 2,6 %, mientras que las exportaciones de cafés suaves colombianos se contrajeron un 6,8 %, a 12,93 millones de sacos, precisó la OIC.

En ese contexto, el gerente de la Federación, Roberto Vélez, expresó que al concluir en septiembre el año cafetero, la producción, nuevamente, estuvo por encima de los 14 millones de sacos, que conforme a la política de renovación de cafetales le ha permitido al país tener cosechas que promedian ese volumen durante los últimos seis años.

El dirigente gremial destacó que se trata de “un esfuerzo dirigido por parte de los cafeteros, la Federación y el Gobierno para concentrar esfuerzos y recursos en mantener un parque cafetero renovado y joven, que le permite a los productores del grano disfrutar hoy de un ingreso remunerativo gracias a mejores precios y a una producción constante”.

En materia de exportaciones, Vélez sostuvo que se ubicaron en un número relativamente parecido a los años anteriores con “una pequeña disminución” que puede explicarse por una mayor utilización de café colombiano en las mezclas para el consumo nacional, dado el encarecimiento de las importaciones del grano de otros orígenes por causa de la devaluación del peso colombiano.

Dinámica del consumo

A comienzos del año cafetero 2019-2020 la demanda mundial de café parecía fuerte, tras un 2018-2019 en que el consumo global aumentó un 4,3 %, totalizando 168,7 millones de sacos, muy por encima de los volúmenes observados desde el año 2015.

No obstante, la OIC calculó que para el cierre del año cafetero 2019-2020 el consumo del grano habría alcanzado 167,81 millones de sacos, un 0,52 % más bajo que el del año anterior.

“Si bien hubo una subida de la demanda al comienzo de la pandemia, debido a compras provocadas por el pánico y acopio de reservas, se calcula que en los siguientes meses del año cafetero el consumo bajó, debido a la presión persistente de una recesión económica mundial y a una limitada recuperación del consumo fuera de casa, en especial debido a que muchos países estaban empezando a experimentar una segunda oleada de covid-19 a finales del año cafetero”, explicó la OIC.

Temporada de cosecha

El arranque del nuevo año cafetero, octubre de 2020 a septiembre de 2021, coincide con la recolección de la cosecha principal en los municipios productores de Antioquia.

José Eliécer Sierra, representante por Antioquia a los comités Directivo y Nacional de Cafeteros, explicó que por efectos climáticos la producción está “pasmada”, es decir que los granos aún no se están madurando, por lo que la mano de obra circulante en zonas caficultoras como el Suroeste ha sido suficiente para recolectarla.

“No hemos llegado a las semanas pico de la cosecha, por lo que nos hemos estado defendiendo con el personal que ha llegado del sur del país”, dijo Sierra, quien destacó la aplicación de los controles y las medidas de bioseguridad para evitar la propagación de la covid-19 en los cafetales y en los campamentos de recolectores.

A su turno, la Federación recomendó a los caficultores prepararse ante la llegada del fenómeno de La Niña, que, aunque débil según los modelos predictivos, traerá consigo lluvias por encima del promedio histórico.

“Este mes se instalará el fenómeno que traerá consigo más humedad, lo que a su vez favorece el crecimiento de la roya en los lotes sembrados con variedades susceptibles”, dijo Hernando Duque, gerente Técnico de la Federación.

/Colprensa.

También podría gustarte