Inició recolección de la cosecha cafetera en el Magdalena

88

El café del Magdalena se cultiva en cuatro municipios: Ciénaga, Santa Marta, Fundación y Aracataca, los cuales albergan 4.914 familias que cultivan 17.917 hectáreas. 

En el departamento del Magdalena, ya inició la recolección de la cosecha cafetera en los municipios de Aracataca y Fundación, quienes están cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad acatando las recomendaciones de la Federación Nacional de Cafeteros y el Comité Departamental de Cafeteros del Magdalena.

Asimismo, en Ciénaga y Santa Marta, los productores comenzarán en los próximos días, los cuales se están preparando para esta importante labor que realizan cada año. Entre los cuidados que deben tener los caficultores por la pandemia, están: El uso de tapaboca permanente, lavado de las manos, desinfección de los lugares, entre otros, lo cual está estipulado en la cartilla que el Servicio de Extensión ha socializado.

El ingeniero Edgar Ramírez Perdomo, director ejecutivo del Comité Departamental de Cafeteros del Magdalena, “avanza la cosecha cafetera en Fundación y Aracataca con unos precios interesantes, sin embargo, seguimos teniendo dificultades con las vías debido al incremento de la lluvia y al paso de las tormentas y el periodo de huracanes, en ese sentido, se firmó finalmente el convenio con la Alcaldía de Fundación, por lo que estamos a punto de hacer el acta de inicio que pensamos que puede ser una alternativa para mejorar la carretera que es tan importante para la competitividad del café y demás productos”.

Agregó que “igualmente, la Alcaldía de Aracataca inicia el contrato de 2.4 kilómetros de placa huella para la zona cafetera, eso es gracias a la gestión que hacemos a través del Comité intergremial, la relación con los Pdet que es una oportunidad priorizada por los líderes cafeteros, lo que permite ver más claro lo que puede ser el 2021”.

COOPERACIÓN  INTERNACIONAL

En la reciente reunión del Comité Departamental de Cafeteros del Magdalena aprobaron la propuesta de un proyecto de cooperación internacional sobre cacao y también existe otra empresa que está interesada en comercializar lo que está en la zona cafetera baja, lo cual puede generar una oportunidad para unas dos mil hectáreas, según informó el director ejecutivo del Comité.

Cabe mencionar, que el gremio ha buscado opciones de valor agregado para la producción cafetera y los precios se han comportado bien, esperan que todavía puedan disfrutar de esos valores, además siguen trabajando en conservar la calidad que han logrado en el lote mediante un secado eficiente.

 “Estamos terminando de fertilizar, tener las plantas renovadas en plena cosecha cafetera del Caribe; con las alcaldías de Fundación y Aracataca vamos a iniciar el plan piloto de control a lo que llamamos plan cosecha y estamos en conversaciones con las alcaldías y dirigentes de Ciénaga y Santa Marta para para que esto se haga de manera controlada, aplicando el protocolo de bioseguridad para recolectar una cosecha que está con una cantidad y calidad de campo ideal para obtener buenos precios”, manifestó Ramírez Perdomo.

LAS ZONAS CAFETERAS

La zona cafetera del municipio de Ciénaga tiene 10.440.70 hectáreas sembradas concentradas en 2.818 fincas y de estas fincas dependen 2.693 Familias.  El sector rural cafetero lo ocupan los corregimientos de la Sierra Nevada San Pedro, Siberia, San Javier y Palmor, en los cuales se encuentran 55 veredas cafeteras.

Ciénaga es considerado como el sexto municipio más grande en extensión cafetera de Colombia con 10.599 hectáreas que equivale al 58% del área cafetera del Magdalena. La producción promedio es de 168.904 sacos de 60 kilos de café pergamino seco, generando alrededor de unos 1.209.520 jornales directos e indirectos al año.

En cuanto al municipio de Aracataca tiene 1.079 hectáreas cultivadas en café, esta área se concentra en 387 fincas con 380 familias caficultoras. El sector rural cafetero lo ocupan los corregimientos de la Sierra Nevada Cerro Azul, Agua Bendita y Río Piedras y lo componen 18 veredas dentro de las que se encuentra Río Piedras 2, aunque es un sector marginal bajo para el cultivo de café.

En el municipio de Aracataca la producción de café promedio es de 15.281 sacos de 60 kilogramos y se generan alrededor de 122.623 jornales directos e indirectos al año, en la cosecha cafetera lo que se convierte en un factor fundamental en la economía del municipio.

La ciudad de Santa Marta tiene 3.502 hectáreas cultivadas en café, esto equivale al 20% de la caficultura total del Departamento, esta área se concentra en 910 fincas con 871 familias caficultoras, en los corregimientos cafeteros del municipio se encuentran 29 veredas cafeteras, veredas como La Aguacatera y Windiwua no se encuentran ubicadas en la zona cafetera.

La producción de café promedio es de 45.947 sacos de 60 kilos y se generan alrededor de 411.413 jornales directos e indirectos al año, lo que se convierte en un factor fundamental en la economía del Distrito.

Por otro lado, el municipio de Fundación tiene 2.898 hectáreas cultivadas en café, esta área se concentra en 1.031 fincas con 1.002 familias caficultoras. El sector rural cafetero lo ocupan los corregimientos de Santa Clara, Jewrwa y Sacramento, y lo componen 25 veredas dentro de estas se encuentran las veredas del Cincuenta, Gunsey, La Cristalina y la vereda El Cabrero, esta última no se encuentra en la zona cafetera del municipio.

La producción de café promedio es de 2.813.667 kilos y se generan alrededor de 342.752 jornales directos e indirectos al año, en la cosecha cafetera lo que se convierte en un factor fundamental en la economía del municipio

REACTIVAR CAFÉ

Reactivar Café Magdalena está beneficiando a 600 familias caficultoras entregando marquesinas y tanquetinas; dos mil kits de bioseguridad para los caficultores a través del Comité y el proyecto de sembrar y cosechar familia con bienestar, de seguridad alimentaria está beneficiado a 771 caficultores con entrega de semillas de hortalizas, frijol y maíz.

El primer proyecto tiene como objetivo la reducción de los impactos ambientales negativos del cultivo de café y mejoramiento de su calidad en la Sierra Nevada de Santa Marta.

La ingeniera Isabel Ruiz, extensionista y colaboradora del Fondo de Adaptación, sostuvo que “llevamos un avance significativo que a pesar que las condiciones climáticas que para esta época son normales y que inciden en las condiciones de la vía, haciendo difícil el transporte, pero hemos logrado entregar los insumos de acuerdo al cronograma. Tanto el Fondo de Adaptación como el Comité de Cafeteros estamos cumpliendo porque ya hicimos entrega de las marquesinas y tanquetinas e instalación de las marquesinas que está dentro del tema del contrato”.

Agregó que “en el municipio de Fundación y Aracataca se instalaron en un 100% las marquesinas y ya la están usando, al igual que los tanquetinas, el objetivo del proyecto es que los caficultores usen esos insumos que van ayudar a minimizar ese impacto del agua contaminada que sacamos cuando lavamos el café y nos sirve para la calidad del café en el secado. También se benefició el corregimiento de San Pedro de la Sierra, San Javier y veredas aledañas, además ya comenzó la instalación y la entrega en el corregimiento de Palmor, tenemos un 50% del proyecto en ejecución”.

Los cafeteros están muy contentos con esos elementos que entregaron para la cosecha porque están instalándose antes de comenzar la recolección y así los pueden usar enseguida. La entrega de las marquesinas y tanquetinas se distribuyó luego que los productores beneficiados respondieron una encuesta socio económica, donde determinaron quienes necesitaban cada insumo.

Por otro lado, están organizando la entrega en Santa Marta, por lo que le piden a los caficultores que tengan una organización por la construcción de la placa huella, debido a que la vía está deteriorada, entonces le ha tocado conseguir carros más livianos, lo que encarece el transporte y la logística.

 “Con los líderes gremiales de Santa Marta hemos estado hablando para organizar la entrega, ejemplo se avisa que día se suben las marquesinas y estar pendiente a recibirla no hay bodegas para guardar esos insumos. Además, como parte del beneficio tendrán una visita de un ingeniero agrónomo y el acompañamiento técnico, quien les va hacer las recomendaciones para el buen manejo de los insumos, del mantenimiento y continúan con las capacitaciones en los componentes ambiental y gestión del riesgo”, señaló Ruiz.

Estos son recursos del Estado que son auditados, por lo tanto, en la semana del 20 al 23 de octubre tendrán la visita de supervisión del Fondo de Adaptación, quienes verificarán que esos elementos que entregaron los estén usando los productores del Magdalena.

EL FENÓMENO DE LA NIÑA

La Federación Nacional de Cafeteros hizo hoy un llamado a los caficultores a prepararse ante la llegada del fenómeno de La Niña, que, aunque débil según los modelos, traerá consigo lluvias por encima del promedio histórico.

El evento climático, que en principio irá hasta febrero, también se traducirá en más nubosidad, menor brillo solar, menor temperatura media y en general menos energía disponible para los cafetales.

 “A partir de octubre estará ya instalado un fenómeno de La Niña que traerá consigo más humedad, lo que a su vez favorece el crecimiento de la roya en los lotes sembrados con variedades susceptibles”, expuso Hernando Duque, Gerente Técnico de la Federación.

Por fortuna, gracias a la renovación de cafetales, más del 83% del área en Colombia está sembrada con variedades resistentes a la roya que es favorecida por la mayor humedad que trae consigo La Niña, de modo que la inmensa mayoría de la caficultura está blindada ante la enfermedad.

Entre las medidas están: El manejo integrado de arvenses, en lotes de pendientes muy largas y fuertes, deben emprenderse acciones encaminadas hacia la preservación de las coberturas nobles. Estas coberturas reducen la velocidad del agua en las pendientes y por lo tanto contribuyen a reducir la erosión de los suelos cafeteros.

En cuanto a los cauces de drenaje de los lotes presentes en las fincas, revisar y dar mantenimiento a los trinchos para evitar mayores daños y erosión hídrica. Los trinchos son muy efectivos, como medida de mitigación.

Para recomendaciones más específicas dependiendo de las características de cada lote, el caficultor no debe dudar en buscar la asistencia del Servicio de Extensión de la Federación.

También podría gustarte