La democracia más sólida del mundo, es una incertidumbre 

42

Trump invoca a las multitudes entusiastas que acuden a sus mítines. ¿Se ve eso reflejado en las encuestas? El bando demócrata, ¿se unirá detrás de Biden para expulsar a un presidente que concita rechazo? 

Por 
ULILO  
ACEVEDO  SILVA 
Washington, EE.UU. 

¡Quién lo creyera!. La que se reputa la democracia más sólida del mundo, la que sale a vociferar por todo el Universo el respeto por la voluntad de los electores en las urnas está a punto de revertir esos preceptos y convertirse en otro régimen al estilo Maduro en Venezuela; Ortega en Nicaragua o  el autoritarismo ruso de Putin. Y todo por cuenta de quien  hoy es el inquilino de la Casa Blanca, el señor Trump, quien aun hoy no ha dicho si aceptará el veredicto de los electores. Hay un consenso generalizado de que no lo va a aceptar. Como cualquier Maduro, Ortega o Putin.

Hace cuatro años, para esta misma época, cubrimos la antesala de las elecciones presidenciales en Norteamérica, y en esa oportunidad dijimos que la ganadora era la señora Hillary Clinton. Y efectivamente ganó el voto popular, pero no el complejo sistema del Colegio Electoral, que es al final el que proclama al Presidente de los Estados Unidos.

Y en esa ocasión nos atrevimos a dar a la señora Clinton como ganadora en vista de su abrumadora aceptación en varios Estados de la Unión, considerados como claves al momento de la contienda.

Pues bien. Repetimos el pronóstico y damos como ganador al candidato demócrata Joe Biden, esta vez con la diferencia certera que es la mejor opción, el pueblo norteamericano también lo sabe, las encuestas lo han señalado, inclusive, hasta los más respetables dirigentes y congresistas republicanos le dan esa amplia probabilidad, pero al final, todos se reservan no una esperanza, sino el comportamiento que pueda tener el señor Trump en el sentido de sí aceptara o no los resultados de las urnas.

LAS ENCUESTAS 

Hace cuatro años, la sorpresiva victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos planteó la cuestión de la fiabilidad de las encuestas. ¿Deberíamos creerles este año?

¿Qué dicen las encuestas? -A 16 días de las elecciones del 3 de noviembre, el demócrata Joe Biden aventaja a Donald Trump por nueve puntos porcentuales a nivel nacional, según el promedio de encuestas de RealClearPolitics.

Pero un candidato puede llegar a la Casa Blanca sin tener el mayor número de votos totales, sino que debe ganar en los estados que tienen mayor peso en el colegio electoral, como se impuso Donald Trump a Hillary Clinton en 2016.

Este año, se considera que seis estados probablemente decidirán la victoria: Florida, Carolina del Norte, Arizona, Wisconsin, Pensilvania y Michigan. Allí también Biden aparece primero, aunque a veces dentro del margen de error, con ventajas que van de 1,4 puntos en Florida a 7,2 en Michigan.

¿Cuáles fueron los errores de 2016?  

Los sondeos habían registrado correctamente, el día antes de la votación, un leve avance a nivel nacional de Clinton. Pero “se equivocaron en algunos de los estados clave del Medio Oeste”, que dieron la victoria a Trump, dijo a la AFP Chris Jackson, del instituto Ipsos.

Entre las causas de esos errores, cita una subrepresentación en las muestras de “personas blancas sin título universitario”, que finalmente votaron por Trump.

¿Qué cambió?  

La mayoría de las encuestadoras afirman haber corregido la metodología para eliminar esa falla.

Los estados clave que no fueron encuestados la última vez son también objeto de muchos más estudios.

Además, los encuestadores constatan una gran estabilidad: desde la primavera boreal, Biden lidera los sondeos con una ventaja promedio que nunca estuvo por debajo de los cuatro puntos.

En 2016, la curva entre Trump y Clinton, en zigzag, se cruzó dos veces, ilustrando una liza incierta.

Y en un país muy polarizado, hay menos indecisos susceptibles de cambiar su voto a último momento.

A FAVOR DE BIDEN

Aunque las cifras están actualmente a favor del exvicepresidente de Barack Obama, la elección aún no se ha decidido, advierte el profesor Michael McDonald, quien está a cargo del conteo.

“El voto fuertemente demócrata en este momento no debería ser un indicador de que Biden tiene la elección” ganada, previno McDonald en un análisis publicado en su sitio web.

“Sí, los números son muy buenos para Biden”, dijo, “sin embargo, es muy probable que los republicanos se presenten a votar en persona” el 3 de noviembre, el día de las elecciones.

En total, 43 estados y la capital federal, Washington, establecieron sistemas de votación anticipada para la elección. Se solicitaron o enviaron casi 75 millones de papeletas por correo, más del doble de los 33 millones para los comicios de 2016, y las autoridades locales establecieron buzones o puntos especiales para depositar el voto.

Estas medidas responden a una fuerte demanda de los votantes, que temen contagiarse de covid-19 si van a las abarrotadas urnas el día de los comicios.

Pero “los republicanos se presentarán en persona el día de las elecciones y reelegirán al presidente Trump”, aseguró la portavoz de campaña del mandatario, Thea McDonald, al diario The Washington Post.

 

También podría gustarte