Despedidas 41 enfermeras del Hospital ´Julio Méndez´ 

Una crisis laboral y de atención a los usuarios se presenta en el Hospital ‘Julio Méndez Barreneche’ donde fueron despedidas sin justa causa 37 auxiliares y cuatro jefes de enfermería. Los distintos estamentos del centro asistencial inmediatamente rechazaron la decisión.

Margarita Camacho, una de las enfermeras despedidas, indicó que “pienso que habernos despedido fue una injusticia porque en mi caso tengo un niño con una discapacidad, mi papá tiene 80 años y ellos dependen de lo que yo genero laboralmente, por lo que me sacaron por cosas que no son causales de despido, no me están evaluando como enfermera sino simplemente ciertos supervisores de la parte administrativa están dando sus opiniones personales”.

Añadió que “me parece que los despidos son más de carácter personal que por el trabajo que realizamos. No he dado motivos para que me despidan, he sido una enfermera muy correcta con mi labor y pienso que es una persecución laboral. El grupo de compañeras es bastante grande y al estar dialogando hemos llegado a la conclusión que todas salimos por la misma persona”, afirmó.

En ese sentido, las afectadas han realizado plantones pacíficos porque les parece injusto, debido a que les dijeron que era por recorte de personal y, según ellas, cuando eso pasa no ingresan nuevos trabajadores y este no fue el caso porque contratando a otras personas.

“Nos sacaron a más de 40 auxiliares para meter a 20 jefes, además están reintegrando a las personas que pueden meter. Nosotras trabajábamos por orden de servicio y pagábamos nuestra seguridad social”, sostuvo Camacho.

Por su parte, Miriam García, otra de las enfermeras despedidas del Hospital ‘Julio Méndez Barreneche’, sostuvo que “no nos dejaron terminar el día de trabajo, no nos avisaron previamente, de hecho, se venía rumorando que había una lista y se decía a quienes iban a echar, lo hacían en forma de burla, entonces uno se preguntaba por qué si cumplo con mi horario y con mis obligaciones y ahora nos echaron porque les dio la gana. Yo no quise creer y pasaron el horario y yo no aparecía en el servicio, a las 10:00 de la noche llamo a la que era mi supervisora y me die ahí jefe lo siento es que en el momento no continuas con nosotros”.

Agregó que “si yo no llamo el último día de mi labor no me entero y hubiese venido al día siguiente a mi turno. Lo que pido es justicia porque las cosas no fueron por cuestiones laborales sino a nivel personal, se dejaron llevar por chismes, cosas que no justificables”.

El llamado de estas mujeres profesionales de la salud, es a que se reconozcan sus derechos laborales y no cometan ese tipo de injusticias que afectan a sus familias, además consideran que el procedimiento no fue el adecuado.

 

También podría gustarte