Presidente electo de Bolivia celebra la “recuperación” de la democracia

El presidente electo de Bolivia, Luis Arce, afirmó este miércoles que se cumplió con la tarea de “recuperar” la democracia en el país, casi un año después de que el jefe de su partido, Evo Morales, dimitiera en medio de una revuelta social tras acusaciones de fraude electoral.

“Han sido once meses de incertidumbre política para el pueblo boliviano y hoy puede estar tranquilo, porque hemos cumplido la tarea de la recuperación de la democracia”, dijo Arce en una declaración difundida por la oficina de prensa de su campaña.

“Estamos a la espera de los actos protocolares para que nos puedan pasar el mando del gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia” por un periodo de cinco años, añadió.

Las declaraciones del futuro mandatario, quien asumirá el cargo el domingo 8 de noviembre, se produjeron después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) le entregara la credencial que lo formaliza como ganador de los comicios del pasado 18 de este mes, con un contundente 55% de los sufragios.

Tras el acto protocolar, Arce escribió en Twitter: “Recibí la credencial que me acredita como Presidente electo del Estado Plurinacional de #Bolivia. Ratifico mi compromiso de trabajo y amor por la Patria. Gracias al pueblo boliviano por la confianza. #VamosASalirAdelante”.

El mandatario electo, su partido el Movimiento Al Socialismo (MAS) y el exgobernante Morales, refugiado en Argentina, han defendido la idea de que el gobierno izquierdista sufrió un golpe de estado el año pasado.

Morales dimitió en noviembre de 2019, tras una violenta convulsión social en el país, luego de las elecciones presidenciales del 20 de octubre, en las que una auditoría de la OEA encontró “manipulación dolosa” a su favor. Esos comicios fueron anulados y las autoridades electorales nacionales, detenidas.

El presidente del TSE, Salvador Romero, dijo en el acto público de entrega de credenciales, que se avanzó “en la delicada reconstrucción de la confianza ciudadana en la autoridad y los procesos electorales”.

Sin embargo, reconoció: “El camino aún es largo, porque arrastramos la rémora de pasados descréditos y susceptibilidades”.

La Paz, Bolivia | AFP | 

 

También podría gustarte