Evalúan un fríjol resistente a las altas temperaturas del Caribe colombiano

33

La investigación se lleva a cabo en el Centro de Investigación Caribia y los resultados beneficiarán  a los departamentos de Magdalena, Atlántico, Bolívar y Guajira.

Se avanza en una investigación en fríjol con el objetivo de evaluar cultivares con fuente de resistencia a las altas temperaturas y en respuesta a la inseguridad alimentaria de la región Caribe.

El fríjol común crece en un rango de latitudes donde la temperatura promedio está entre 15 y 27°C. Los incrementos en este rango de temperaturas son un factor que limita la producción, causando pérdidas en el rendimiento, reduciendo la calidad del grano cosechado y restringiendo la adaptación geográfica. Temperaturas diarias mayores a 30 °C y nocturnas mayores a 20 °C pueden generar abortos de flores, botones florales y vainas; reducir la viabilidad del polen, daño en la formación del tubo polínico y reducción en el llenado y tamaño de la semilla.

“Actualmente, no hay frijoles con las características para los mercados nacionales y adaptados a condiciones de altas temperaturas típicas de la región Caribe. Con este proyecto buscamos estas características a través de la variabilidad genética encontrada, además que estas nuevas variedades puedan ser también biofortificadas”, explica Rommel Igor León Pacheco, investigador Máster de AGROSAVIA.

Debido a los valores nutricionales del fríjol, que es una buena fuente de fibra y con un alto contenido proteico, esta investigación contribuiría a la seguridad alimentaria y a combatir las cifras de desnutrición infantil en la región Caribe. “Este alimento también es una fuente considerable de calcio, hierro, fósforo, magnesio y zinc y de vitaminas tiamina, niacina y ácido fólico”, agrega León Pacheco.

Actualmente, el mercado del caribe colombiano cuenta con dos variedades de fríjol biofortificados: Corpoica rojo 39 y Corpoica rojo 43, desarrollados por la alianza AGROSAVIA y CIAT.

También podría gustarte