Abierta la exposición resguardo indígena

43

Ya se encuentra abierta la exposición ‘Resguardo Indígena Caño Mochuelo: Universo en Peligro’, que tiene como propósito para apoyar y visibilizar la problemática de la comunidad, haciendo un llamado de alerta a las instituciones públicas y la sociedad civil para la protección de la cultura y la conservación de la biodiversidad de un territorio de riqueza única.

Es una iniciativa del Resguardo Indígena Caño Mochuelo con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y su aliado, Fundación Grupo Liebre Lunar, con el apoyo de Crepes & Waffles y la Galería BEA.

En el Resguardo Indígena Caño Mochuelo habitan 14 comunidades de 10 pueblos indígenas de la Orinoquía, en peligro de desaparición física y cultural, cuya existencia muchos colombianos desconocen.

El portal web www.resguardomochuelo.com nace de la necesidad de informar y difundir el contexto histórico, cultural, social y ecológico, y los desafíos que enfrenta el Resguardo Caño Mochuelo.

De la mano del maestro Pedro Ruiz, el portal cuenta también con un tour virtual de la exposición Resguardo Caño Mochuelo: Universo en Peligro, que busca acercar al público a las culturas de Caño Mochuelo, sus cosmogonías, costumbres y prácticas de sostenimiento, estrechamente ligadas a los ciclos naturales de las sabanas inundables y a la compleja red de vida de la Orinoquía colombiana.

La muestra cultural es el resultado del Taller Oro Vital, liderado por Pedro Ruiz con la participación de los pueblos Amorúa, Maibén-Masiware, Piapoco, Sáliba, Sikuani, Tsiripu, Wámonae, Waüpijiwi, Yamalero y Yaruro.

Así mismo, para la exhibición, el maestro Pedro Ruiz desarrolló tres obras, con el propósito de recaudar fondos para apoyar la formación de líderes indígenas del resguardo y fortalecer su organización interna.

VIAJE AL RESGUARDO

De los 115 pueblos indígenas con los que cuenta el país, diez de ellos se encuentran ubicados en el Resguardo Indígena Caño Mochuelo. En este territorio, ubicado en el corazón de las sabanas inundables de la Orinoquía, en el extremo oriental de Colombia, donde confluyen los ríos Meta y Casanare, hoy conviven los Amorúa, Maibén-Masiware, Piapoco, Sáliba, Sikuani, Tsiripu, Wámonae, Waüpijiwi, Yamalero y Yaruro.

Estos pueblos, muchos de ellos nómadas y seminómadas, recorrían un territorio tradicional de más de 3 millones de hectáreas, a través de corredores de importancia biológica y cultural. Hoy, sólo cuentan con 94.670 hectáreas, que permanecen en buena parte inundadas durante cerca de 7 meses al año, situación que limita seriamente la seguridad alimentaria de las comunidades.

Aunque puede sonar extensa, el área del resguardo es de menos de la que se requiere para el sostenimiento de las 803 familias que hoy lo habitan, según el cálculo oficial del potencial productivo de la tierra (unidad agrícola familiar o UAF). Esta insuficiencia ha afectado los recursos naturales de los cuales dependen las comunidades, generando conflictos internos y externos al resguardo.

Inicialmente constituido como reserva en 1974, el resguardo fue declarado en 1986 como medida de urgencia para evitar la completa desaparición de los pueblos originarios de la región, que han sido víctimas históricas de la violencia. Desde entonces, han estado confinados en este pequeño territorio, que los ha protegido hasta cierto punto de los constantes enfrentamientos con colonos, del desplazamiento forzado y de las matanzas que se practicaban hasta hace pocas décadas en la región –las infames guahibiadas y cuibiadas–. Más recientemente, han tenido que enfrentar, como otras tantas regiones del país, la presencia de grupos armados ilegales, que transitan por sus territorios.

La Exposición física está abierta al público de jueves a domingo en un horario de 12:00 m a 8:00 pm. Zona T –  área peatonal – Carrera 12a # 83-61 – Bogotá. Se podrá siguiendo todos los protocolos de bioseguridad.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte