Trump corre y Biden camina en recta final hacia la Casa Blanca

Con cinco mítines en sendos estados clave, Donald Trump imprime un ritmo frenético a su campaña en un intento por alcanzar, a dos días de los comicios, a su rival demócrata en la carrera por la Casa Blanca, Joe Biden, quien este domingo concentró sus fuerzas en Pensilvania. 

“Un voto para mí y el Partido Republicano es un voto para el sueño americano”, dijo Trump ante un mar de simpatizantes en Michigan, en el primero de sus cinco actos.

Trump viajó luego a Dubuque, Iowa, y después seguirá por Carolina del Norte, Georgia y ya a última hora de la noche, Florida.

A sus 74 años, a un mes de haber contraído covid-19 y tras cientos de reuniones en busca de un nuevo mandato, el presidente no muestra señales de cansancio. El lunes también ofrecerá cinco mítines en cuatro estados.

 CUESTIÓN DE FE

En contraste, su rival demócrata, el católico practicante Biden, solo estará en Pensilvania este domingo, rodeado de líderes religiosos, para movilizar a los votantes en este estado industrial clave que Trump visitó el sábado y que ganó por estrecho margen en los comicios de 2016 frente a Hillary Clinton.

“Mi fe ha sido una inconmensurable fuente de consuelo en tiempos de dolor y una inspiración diaria para luchar contra el abuso de poder en todas sus formas”, dijo Biden en Twitter.

En Michigan, Trump recibió los halagos de sus seguidores que se congregaron pese a la nieve, con abrigos que lucían prendedores con el rostro de Trump. “¡Te amamos! ¡Te amamos!”.

El presidente ganó en 2016 este estado clave, antiguo corazón de la industria automotriz, con una ventaja de menos de 11.000 votos.

“El viento me pega directamente en la cara y me cuesta respirar”, bromeó ante la multitud Trump, desafiando al frío con unos gruesos guantes negros y su famosa gorra roja con el lema “Make America Great Again”. Luego, dio unos pasos de baile al son de “Y.M.C.A”.

CAMPAÑA EN PANDEMIA

Trump sigue minimizando la gravedad de la pandemia de coronavirus, pese a que los contagios aumentan exponencialmente y los muertos superan los 230.000.

El renombrado epidemiólogo Anthony Fauci criticó en una entrevista con el diario The Washington Post la estrategia del gobierno para hacer frente al coronavirus, generando un contraataque de la Casa Blanca, que lo acusó de querer debilitar al candidato-presidente.

Según las estimaciones de economistas de Stanford publicadas el jueves, 18 de los mítines de campaña de Trump provocaron más de 30.000 casos de coronavirus y más de 700 fallecidos, aunque no necesariamente entre los participantes, en base a un modelo estadístico.

A diferencia de Trump, Biden respeta las medidas de precaución, lo que ha llevado al equipo del presidente, que difunde rumores sobre el estado físico y mental de su rival demócrata, a acusarlo de “esconderse en su sótano”.

Y ambos ya emitieron su voto anticipado, al igual que más de 93 millones de los 230 millones de electores del país, para evitar aglomeraciones en el día de la elección.

CAUTELA Y TENSIONES  

Una encuesta del diario The New York Times y del Sienna College publicada el domingo muestra a Biden por delante de Trump en cuatro estados decisivos. En todos ellos -Pensilvania, Arizona (suroeste), Florida y Wisconsin (norte)- el republicano había ganado en 2016.

Pero los expertos llaman regularmente a la cautela, recordando que Trump dio una de las mayores sorpresas de la historia política de Estados Unidos en 2016 al derrotar a Hillary Clinton.

Ante las tensiones que se sienten en todo el país, algunos comercios de varias ciudades, entre ellas Nueva York y Washington, protegieron sus vitrinas por temor a que estallen disturbios tras las elecciones.

En caso de que la votación sea muy reñida y que los resultados tarden en conocerse, algunos temen que los partidarios de ambos candidatos salgan a las calles para reclamar la retirada de su adversario.

“Va a haber alboroto en nuestro país”, predijo el sábado Trump, que durante la campaña se negó varias veces a confirmar que cedería pacíficamente el poder en caso de derrota el 3 de noviembre.

En cualquier caso, el equipo de campaña de Biden anunció que se dirigirá a “la nación” en la noche de las elecciones, algo que Hillary Clinton no hizo tras su derrota hace 4 años.

El canal de noticias CNN reveló a su vez el sábado que varios funcionarios de la Casa Blanca llevaban meses colaborando con el equipo de Biden -como es tradición- para preparar un posible traspaso de poderes./AFP

También podría gustarte