Médicos hacen llamado para no descuidar tratamientos de la Psoriasis

El pasado 29 de octubre se celebró el Día Mundial de la Psoriasis, una enfermedad crónica de la piel, que afecta aproximadamente a 125 millones de personas en el mundo. En Colombia afecta entre el 1 al 3 % de la población, tanto a adultos como a niños.

La psoriasis no es contagiosa y su causa está relacionada con una alteración del sistema inmunológico y predisposición genética. Se caracteriza por la aparición de manchas rojas con escamas blancas que se localizan generalmente en codos, rodillas, tronco y cuero cabelludo. Puede comprometer las palmas de las manos, las plantas de los pies y las uñas, produciendo una cierta irritación.

“Al ser una enfermedad evidente, genera estigmatización y discriminación, produciendo un fuerte impacto emocional en la autoestima de quienes la padecen, generándoles a su vez, ansiedad y vergüenza. El 45 % de los pacientes sienten depresión ya que su calidad de vida se ve altamente afectada, su rendimiento laboral puede disminuir, aumenta el número de incapacidades, los aleja de actividades al aire libre y también puede llegar a alterar su vida sexual y reproductiva”, explicó Domenico Ruocco, gerente Médico de Inmunología para Janssen Latinoamérica Norte.

Por esta razón, médicos hacen un llamado para hacerle frente a esta enfermedad. Piden que los pacientes continúen con sus tratamientos, ya que muchos se han visto enfrentados a otros problemas de acceso como resultado de la pandemia de COVID-19, sumado a que están posponiendo y cancelando sus citas médicas por temor a contagiarse del virus en las clínicas o centros médicos.

De acuerdo con el doctor Ruocco, la comunidad científica ha estado en una constante búsqueda por traer innovaciones en los tratamientos para que la psoriasis pueda ser tratada y se mejore la calidad de vida de los pacientes considerablemente.  “Colombia ya cuenta con un inhibidor para el tratamiento de psoriasis moderada a severa, capaz de bloquear la interleuquina 23 (IL-23), sustancia propia del sistema inmunológico, responsable de la aparición de la enfermedad”, aseguró.

“Nosotros como pacientes, conocemos de primera mano las consecuencias de que la psoriasis no sea considerada una prioridad en el sistema de salud y que ahora con la pandemia no encontremos citas médicas con los especialistas de manera rápida, que no tengamos el acceso pertinente o que no se nos dé el tratamiento más conveniente. Nosotros somos los costos directos e indirectos, pagamos con el deterioro de nuestra salud y bienestar”, afirmó Guillermo Gutiérrez, paciente y director General de FUNDAPSO, fundación que apoya a pacientes con psoriasis.

Se debe recalcar que, aunque el mundo sigue pausando actividades, los pacientes no pueden poner en pausa su enfermedad. Las consecuencias de no tratarla pueden ser muy graves y por lo tanto es clave que sigan cumpliendo con sus citas médicas y tratamientos.

Fuente: Sistema Integrado Digital

 

También podría gustarte