´El cuñado´, novela de “Tuto” Santos 

Llegó a mis manos “El cuñado”, la opera prima narrativa del contador público, especializado en política social, master en estudios políticos, analista político, emprendedor, columnista y escritor, doctor Edgard Augusto Santos Araújo, en la que recoge con valor civil, muchos de los acontecimientos y sufrimientos que acaecen en un país como el nuestro, en el que se urden hilos de intereses que van mucho más allá que los que imaginar puede el mundo literario. Es como dijimos, su opera prima, en la que se corrobora una vez más su amplia trayectoria como columnista.

Es esta una novela llevada en buen y novedoso estilo, con importantes olas históricas, que ingresa con propiedad denunciado los intereses mezquinos de quienes detectan poder por una parte; y, de otra, en la desesperación e impotencia de personajes que luchan desde la desesperanza por salir de los vericuetos múltiples de los que dependen sus propósitos de liberación; de ahí que elegir leerla de principio a fin, sea confirmar que tiene mucho que contar en adelante en medio de unas formas narrativas que vislumbro como propias de él, de ese original que se enmarca en una cierta “colombianidad”.

Se nota en la limpia escritura del autor, que muy joven debió optar por las letras, lo cual se nota en el rigor que le imprime a su obra. Este su primer libro de ficción (¿o verdad?), está escrito con cierto descarnado pulso, que intuyo a propósito para nos adentremos de manera consciente en reflexiones, que ojalá sirvan desde ópticas distintas para hacer avanzar con prisa y sin pausa un país que bien y mejor lo merece, lejos de lo cruento, inútil e insustancial, aspectos estériles que ha demostrado la extensa y convulsionada historia de la humanidad, a nada positivo conducen.

Sin duda vale la pena interrogarse sobre las motivaciones de esta novela, que en cada aparte transita en rápidos avances por caminos políticos de conflictos, secuestros, violencias, incertidumbres, sinrazones, egoístas intereses y rechazos, sin que importe quiénes paguen por tal miopía, lo que fue creciendo como la hiedra en nuestro país privilegiado grandemente por la naturaleza, pero que por decenios ha estado agobiado en medio de una estolidez inconmensurable y en estrecho vínculo con lo políticamente incorrecto.

Contiene “El cuñado”, página tras página una abundante recreación del pasado reciente, plasmada con líneas reales, otras figuradas y líricas para que el lector confronte o imagine de acuerdo a su preferencia, entienda y trate de comprender en mejor forma y de superior manera el país que le ha tocado vivir junto a los suyos, y preguntarse, atormentado por lo vivido en sus líneas, una experiencia que de pronto toma desprevenido a quien lo lea y parir derroteros de solución presente y futura que lo lleven a no esconderse y tomar la decisión  de ser parte del porvenir que anhelamos camino a recuperar de una vez por todos este nuestro país, al que además es obligación ayudarlo a reconstruir en su todo integral. [email protected]

También podría gustarte