¿Por qué el Gobierno decidió dejar de pedir prueba a los viajeros? 

Una fuerte polémica se ha desatado luego de que el Ministro de Salud confirmara que se dejarán de pedir pruebas PCR negativas de covid-19 a los viajeros que lleguen del exterior. 

Desde que se reactivaron los vuelos internacionales, quienes desearan entrar al país debían presentar como requisito esta prueba, con una antelación no mayor de 96 horas. De lo contrario, no se permitía su ingreso.

¿Cuáles fueron las razones de la autoridad sanitaria?

El viceministro de Salud Pública, Luis Alexánder Moscoso explicó que la existencia de transmisión comunitaria de la enfermedad en el país, la similitud de riesgo de contagio en vuelos nacionales e internacionales y la existencia de varias dificultades los llevaron a tomar la medida.

“Recordemos que cuando empezó la pandemia de covid-19 el mundo tenía una tasa de infección superior a la de Colombia, por eso había que regular, cerrar los vuelos y tomar algunas medidas. Hoy existe transmisión comunitaria, lo que significa que en el país es igual a la de las demás naciones”, indicó el viceministro Moscoso.

Añadió que lo anterior lleva a que el riesgo en un vuelo nacional sea prácticamente el mismo que en uno nacional, pero “entendemos las condiciones de estos vuelos y cuando se dieron aperturas al sector aeronáutico se establecieron pruebas PCR para los viajeros procedentes de otros países”.

Los viajeros podrán ingresar sin prueba PCR negativa, pero no deben presentar síntomas y tienen que diligenciar la aplicación Check – Mig. A su llegada al país, serán objeto de seguimiento.

Puede leer: Contagios de covid-19 en Cali se están concentrando en las viviendas

Sin embargo, las autoridades evidenciaron distintas dificultades en el proceso, lo que llevó a que tomaran la decisión de eliminar el requisito.

La primera, que las personas se pueden infectar en el periodo de las 96 horas que se había establecido entre el momento de la prueba y el viaje.

En segundo lugar, que en el momento de la prueba la persona puede estar en un periodo de incubación que es hasta de siete días.

“Eso genera un espacio muy grande en el cual el viajero puede ser positivo y volar. Llega al país con una prueba PCR y cree que está protegido cuando en realidad no lo está”, explicó Moscoso.

Tercera, que la prueba puede tener un costo entre los 60 y los 400 dólares en el exterior, lo que puede convertirse en una barrera para las personas con menores recursos.

Y finalmente, que en muchos países no hay laboratorios donde tomarla y las lecturas son complejas.

“Todo eso lo entendimos y buscamos una mejor alternativa. Por ello, y para darle seguridad a los vuelos, se montó una estrategia de seguimiento de contacto en un call center que hoy ya tiene cerca de 1.033 personas cuidando y protegiendo a los viajeros internacionales”, puntualizó el funcionario.

¿ES ACERTADA LA DECISIÓN?

Una de las primeras en reaccionar fue la alcaldesa de Bogotá, Claudia López. La mandataria aseguró en sus redes sociales que la decisión es un error y un riesgo innecesario que echa a perder los esfuerzos en el manejo y el cuidado de la pandemia en Bogotá y en el país.

Según López, el transporte aéreo o el turismo no se reactivan “trayendo indiscriminadamente a pasajeros sintomáticos y contagiados”. La alcaldesa  también criticó que el Ministerio de Salud no haya realizado el rastreo y el cerco epidemiológico con el que se comprometió cuando se reabrió el Aeropuerto el Dorado.

Pero, ¿por qué se toma esta medida de eliminar la presentación del resultado negativo de la prueba PCR? ¿Qué riesgos representa esta decisión?

Según la resolución del Ministerio de Salud, luego de un mes y medio de la expedición de esta medida se analizó su pertinencia y se determinó que no se tiene capacidad para identificar la autenticidad del resultado por la heterogeneidad de los lugares de donde proviene la prueba.

Pero sobre todo, la decisión se adoptó debido a un concepto emitido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que no recomienda la realización de pruebas a viajeros internacionales como una herramienta efectiva para mitigar la propagación del covid-19.

Según la OPS, “un resultado seronegativo para la infección por SARS-CoV-2 en una muestra recogida antes del inicio de un viaje internacional no garantiza que la persona no tenga la infección”.

Aseguran que existe la posibilidad de que un viajero esté en las fases iniciales de incubación del virus, por lo que puede no tener cantidades detectables al momento de la muestra, llevando a un resultado negativo. Además, afirman que un viajero puede contagiarse en el periodo comprendido entre la toma de la muestra y el comienzo del viaje, o durante el viaje o después de su llegada, por lo que el resultado negativo no es del todo confiable.

 “Este resultado seronegativo puede generar una falsa sensación de seguridad tanto para los viajeros internacionales como para las autoridades nacionales en el lugar de destino y, en última instancia, ser la causa de que se cumplan de una manera menos diligente las medidas de higiene de las manos y las precauciones al toser o estornudar, el distanciamiento físico y el uso de equipos de protección personal”, dice la OPS.

La OPS también estipula que la toma de la prueba del covid-19 como una medida para viajar supone de igual forma otros desafíos operativos y otras implicaciones logísticas y económicas que pueden llevar a la población a desistir de realizar determinados viajes.

Además, recomiendan que la capacidad de pruebas de cada país se priorice en poblaciones o grupos de alto riesgo, más que en viajeros aparentemente saludables.

 “En muchos países no hay suficientes recursos para realizar pruebas a las personas que deben ser priorizadas porque muestran síntomas compatibles con la covid-19, y en un contexto de este tipo, los viajeros no son una prioridad”, asegura el concepto de la Organización./Colpensa

También podría gustarte