Queremos una región potenciada e impulsada

Nuestros departamentos de la Región Caribe, continentales e insular, en contexto de planeación, prospectiva y estrategia aplicadas camino a un desarrollo y crecimiento integrales, deben coordinar agendas válidas en vía a cuantificar, cualificar y priorizar las obras de envergadura que en conjunto habrán de potenciarnos en mejor forma y manera, no solo en el ámbito nacional sino internacional, a efecto de constituirse en escenario y punto de referencia ante la comunidad de naciones, lo que atraerá con prontitud inversiones de importancia propia y extranjera, potenciando nuestro contenido de innumerables ventajas comparativas y competitivas que no empezamos a explotar aún en el mejor sentido del vocablo (diría que ni siquiera a explorar) como debe y tiene que ser, lo que requiere que esas obras se realicen, haya menos discursos con apenas buenas intenciones y sí más proyectos ciertos que no quiméricos, utópicos, ni fantasiosos para traducir lo proyectado en realidades.

En ello, obligado es pensar jalonar todos a una y en una misma dirección los pasos, asertividades y aciertos mejores que nos lleven a consolidar objetivos comunes, empezando por adelantar hasta lograr, satisfacer las demandas de la población en cuanto acueductos, hospitales, basureros regionales y demás otras necesidades tanto importantes como urgentes, que vienen siendo demandadas de tiempo atrás por no pocos de nuestros municipios.

Interesa robustecer nuestra calidad de vida. Combatir la pobreza. Adelantar programas para el fortalecimiento de la familia, la agricultura. Potenciar salud, educación, turismo, productividad, competitividad. Transformarnos urbanística y ruralmente. Obras públicas. Inversión social. Infraestructura. Vías terciarias. Recuperación de vías, pavimentación completa de barrios, calles, carreras. Avenidas. Dobles calzadas. Nuevas líneas de interconexión eléctrica que permitan evitar en lo posible los abusos de sus operadores quienes no respetan, ni siquiera en situaciones de crisis como la que estamos viviendo para abusar con las perversas tarifas que cobran sin prestar el servicio. Rehabilitación y ampliación de aeropuertos, embalses multipropósito, Valernos de las sociedades de ingenieros para que intervengan con opiniones y acciones en cuanto a la infraestructura regional; todo lo cual por cuanto no es de recibo ni se justifica contentarnos con actitudes pasivas ni lentos desarrollos, cuando podemos ser protagonistas en distintos frentes para el país y el mundo.

Muchas son las necesidades que muestran nuestros departamentos, lo que amerita la realización de un gran foro con dichas sociedades de ingenieros para que colaboren, opinen, aconsejen, den ideas, critiquen constructivamente lo malo y se refieran a los proyectos e inversiones que favorezcan a toda una comunidad, las fuerzas vivas de la región y la participación de autoridades, ediles, concejales, diputados, parlamentarios y demás actores pertinentes para debatir sobre las obras que necesitamos, en lo que merece especial atención, además de lo expuesto, la ampliación de las redes de servicios públicos con planes maestros que respondan a una acertada planificación, si en verdad queremos ser lo que debemos y tendríamos que ser … la región de vanguardia más importante del país, sobre todo cuando de sobra tenemos con que para serlo. [email protected] *Jurista

 

También podría gustarte