Denunciados 527 casos de violencia intrafamiliar en Santa Marta

La violencia doméstica o intrafamiliar es un fenómeno de ocurrencia mundial en el que principalmente a los niños y niñas, a las mujeres, ancianos, ancianas y quienes tienen alguna forma de discapacidad son los grupos más vulnerables. En la ciudad de Santa Marta, según el más reciente informe emitido por Medicina Legal, durante los primeros diez meses del año se denunciaron 527 casos de este tipo de agresión. 

Uno de los más recientes casos de violencia intrafamiliar se registró en el sector de Altos de Bahía Concha, Santa Marta, en donde un hombre casi mata a su pareja sentimental con fuerte golpiza en su rostro cuando se encontraba compartiendo con unos amigos en un establecimiento.

Casos como el anteriormente expuesto suceden a diario en esta capital ubicada al norte de Colombia, sin embargo, no siempre son denunciados y aun así las cifras emitidas por Medicina Legal prenden las alarmas y causan preocupación, toda vez, que solo durante el pasado mes de octubre se denunciaron 46 casos de violencia intrafamiliar.

La violencia infligida por la pareja es una de las formas más comunes de violencia e incluye maltrato físico, sexual o emocional y comportamientos controladores por un compañero íntimo, en Santa Marta fue la más denunciada y de acuerdo con el establecimiento público colombiano, adscrito a la Fiscalía General de la Nación.

En Santa Marta el 67 por ciento de las denuncias por maltrato intrafamiliar son infringidas por la pareja. Solo durante los primeros diez meses del año se reportaron 358 casos. Es válido resaltar que, en este tipo de violencia las mujeres son las más afectadas.

Frente a esto, los datos indican que la mayoría de las mujeres maltratadas no son víctimas pasivas, sino que a menudo adoptan estrategias para potenciar al máximo su seguridad y la de sus hijos.

Añaden indicios de varias razones por las cuales las mujeres pueden permanecer en relaciones violentas, por ejemplo: temor a represalias; falta de otros medios de apoyo económico; preocupación por sus hijos; falta de apoyo de familiares y amigos; estigmatización o posible pérdida de la custodia de los hijos asociadas con el divorcio; y amor y esperanza de que su pareja cambie.

A pesar de estas barreras, con el tiempo muchas mujeres maltratadas sí abandonan a sus parejas, a menudo después de múltiples intentos y de años de violencia. En el Estudio multipaís de la OMS, entre 19% y 51% de las mujeres alguna vez maltratadas físicamente por su pareja se habían ido del hogar durante al menos una noche y entre 8% y 21% se habían ido de dos a cinco veces.

LOS NIÑOS Y ADULTOS MAYORES

Por otro lado, 30 niños y niñas fueron víctimas de maltrato intrafamiliar en esta parte del país. Resulta alarmante que, los menores entre los 10 y 14 años son el grupo población que mayor afectado resulta por la violencia intrafamiliar, seguido de los adolescentes entre los 15 y 17 años.

Es válido precisar que, los niños y niñas afectados por la violencia ejercida por sus padres, pueden sufrir de insomnio, falta de concentración y escaso rendimiento escolar, enuresis, terrores nocturnos, falta de apetito, ira, depresión, estrés, ansiedad, entre otros.

Cabe destacar que según expertos el menor que presencia las peleas entre sus progenitores, reaccionará con violencia y sufrimiento movido por la angustia de ser parte del modo de actuar violento de sus padres, por esto muchas veces aprenden a reprimir sus emociones o necesidades, y a estar siempre alertas ante cualquier hecho que pudiera suscitarse en el hogar.

Por otro lado, con respecto a los adultos mayores, 20 resultaron siendo víctimas de la violencia doméstica, las más afectadas son las personas que tienen entre 60 y 64 años de edad.

CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Una de las principales preocupaciones de la administración del cambio, es trabajar por el bienestar de la mujer, eso incluye igualdad de derechos en salud, educación, salario digno, salud sexual y reproductiva, participación política y seguridad.

Mencionando esto último, la secretaria de la Mujer, Yunia Palacios, manifestó su preocupación por los asesinatos contra las lideresas sociales: “A las mujeres no solo las están asesinando por problemas con sus parejas, también las están asesinando por su liderazgo social y político. Con la Secretaría de Seguridad y Convivencia Ciudadana estamos trabajando por la seguridad de todas las lideresas y para eso estamos creando un plan de acción de protección para aquellas que sabemos que pueden estar amenazadas”, aseguró la funcionaria.

De igual manera se refirió a otros factores que atentan contra la dignidad de las mujeres. “El índice de informalidad más alto en la ciudad lo enfrentan las mujeres. Hemos sido históricamente relegadas, a pesar de tener preparación intelectual; siempre hemos estado por debajo del hombre. No quiero sonar feminista, pero el ascenso de la mujer siempre ha sido lento históricamente hablando y Santa Marta no es la excepción. Tenemos unas Lideresas con un compromiso social grande, y en este gobierno, el de Virna Johnson, hay un especial reconocimiento al liderazgo social y político, esos son los espacios que vamos a empezar a impulsar”.

Otro importante tema dentro de la agenda de la Secretaría de la Mujer es procurar libertad financiera para las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, la cual se conseguirá haciéndolas parte de proyectos de emprendimiento. Así, junto con el apoyo Psicosocial se podrá romper con el círculo de violencia que afecta la vida de ellas y sus hijos.

Anunció que con las mujeres del campo se desarrollarán proyectos que las impulsen a la prosperidad.

 “La educación de la mujer también es fundamental para este gobierno, todo apuntando a su desarrollo en lo académico, social y participación política. Crearemos una escuela de formación para fortalecer todos esos liderazgos en Santa Marta”, acotó Yunia Palacios.

Finalmente precisó “Desde la Secretaría de la Mujer se invita a todos los ciudadanos a denunciar los hechos de violencia de que tengan conocimiento”, reiterando que el compromiso de protección de las féminas es de todos.

La línea para denunciar violencia intrafamiliar y maltrato a la mujer es la 155, así como invitamos a la comunidad a ser la voz de este tipo de hechos ante las autoridades competentes.

También podría gustarte