Corpamag liberó caimán aguja que está en vía de extinción en la Ciénaga Grande

Fue liberado con un dispositivo de telemetría satelital para su monitoreo constante. 

Como sinónimo de avance para el estudio de los científicos fue catalogada ‘Viajera’, la caimán aguja de 18 años liberada en la Ciénaga Grande de Santa Marta, después de haber migrado desde el complejo lagunar hasta las aguas de la Isla de San Andrés.

En un evento, al cual asistió el director de Corpamag, Carlos Francisco Díaz-Granados y representantes de otras entidades, fue liberada en la desembocadura del río Frío, esta especie de caimán de 2 metros con 40 centímetros y con 90 kilos de peso.

 “Este caimán fue rescatado en San Andrés en el año 2018, luego de recorrer aproximadamente 700 kilómetros desde su hogar natural en el Magdalena hasta las islas. Contamos con la colaboración de todas las autoridades, la Policía Nacional, la Fundación ProCAT, y en especialmente de la Universidad de Los Andes y la Universidad Nacional; estas dos instituciones hicieron una un análisis genético de este Caimán hembra para determinar cuál era su lugar de origen por eso ha sido traído a la ciénaga Grande de Santa Marta donde en el entorno de la desembocadura del río frío para ser liberado”, recordó el Director de Corpamag.

Añadió que el caimán aguja hembra se hizo famoso luego de recorrer más de 700 kilómetros entre el departamento del  Magdalena y San Andrés; en el mes de agosto fue trasladado a Santa Marta donde fue atendido en el Centro de Atención de Fauna de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena.

 “Para Corpamag es de suma importancia la liberación de este caimán aguja en el área del complejo lagunar, por el papel relevante que juega esta especie en la dinámica de la Ciénaga y nos motiva a continuar con los proyectos de recuperación hidráulica y ambiental para llevar agua dulce al Sistema, ya que estamos además contribuyendo con la protección de la biodiversidad y de su hábitat”, agregó Carlos Francisco Díaz-Granados.

SERÁ MONITOREADO 

Tanto el Director de Corpamag, como el equipo científico que hizo parte de esta actividad en cabeza de Julieth Pietro, coordinadora del grupo Biodiversidad y Ecosistémica, la forma en la que la especie sobrevivió después de recorrer desde la Ciénaga hasta San Andrés, merece ser objeto de observación.

Por lo anterior, se confirmó que el caimán fue liberado con un dispositivo satelital que servirá para monitorear su estado y movimientos.

 “Por eso mismo nosotros nos aseguramos de hacerle un seguimiento a sus desplazamientos, por eso mismo pudimos conseguir un tele transmisor satelital que pueda mostrarnos en tiempo real, que hace el animal, eso nos dará datos para conocer su avance”, dijo la profesional.

ESTÁ EN PELIGRO DE EXTINCIÓN 

Julieth Pietro, coordinadora del grupo Biodiversidad y Ecosistémica, añadió que el animal se encuentra en peligro de extinción y con cuidados especiales tanto en Colombia como a nivel mundial: “se encuentra en categoría vulnerable de amenaza en nuestro país y a nivel internacional se encuentra también en peligro, por lo que está protegida a nivel Internacional”.

 “Gracias a viajera, este caimán nos pudo demostrar que es una especie que puede migrar, es una especie migratoria querida el mar, ya sea a nivel profundo o se deja llevar por las corrientes. En el año 2010 hubo unas crecientes muy fuertes y creemos que esas mismas llevaron a este caimán hasta San Andrés y pudimos comprobar que el animal viajó hasta la isla porque tenía unos crustáceos pegados en la boca, en el lomo que son los mismos que se le pegan a las ballenas, por lo que creemos que mínimo un año duró en el mar”, precisó.

SE ADAPTA AL AGUA DE MAR 

La experta aseguró que esa especie de cocodrilo tiene una glándula en la parte de la boca que les ayuda a graduar la sal que les ayuda a regular las sales en el cuerpo y no se van a deshidratar estando en el mar.

 “Gracias a esta evolución evolutiva puede durar grandes temporadas en el mar, por lo que nos ha demostrado a la ciencia grandes aportes, para conocer la especie, que no trata de una especie que se va a quedar en un solo lugar es una especie que puede hacer desplazamientos”, dijo.

En el 2018 este ejemplar, de aproximadamente 2,04 metros de largo, fue encontrado por la Corporación Autónoma para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, Coralina y la Policía de Colombia en las playas de Sound Bay (Área turística), y con el apoyo de la estación de Guardacostas de San Andrés y la Base Naval ARC San Andrés (ubicada en el sector del Cove), fue trasladada por la Autoridad Ambiental a un “hábitat” provisional de albergue con condiciones similares a una laguna lodosa, adecuado especialmente para garantizar su bienestar en esa Unidad Militar del Comando Específico de San Andrés y Providencia.

LAS OBRAS DE RECUPERACIÓN HIDRÁULICA 

Carlos Francisco Díaz-Granados, director de Corpamag, volvió a resaltar el tema de las obras de recuperación hidráulica, utilizando al caimán con el símil: “el caimán aguja, el ingeniero de nuestras aguas”.

Recordó que Corpamag, trabaja incansablemente por llevar agua dulce al ecosistema de la Ciénaga Grande de Santa Marta, a través de obras de recuperación hidráulica y ambiental en diferentes caños y cuerpos de agua. Estos trabajos no sólo permiten la recuperación del bosque de manglar, sino la protección de la biodiversidad que allí habita.

Uno de estos animales es el Caimán Aguja, guardián y  rey de todas las ciénagas y ríos que bajan y bordean la Sierra Nevada Santa Marta. Esta especie es considerada como el ingeniero de estos ecosistemas acuáticos, modificando su ambiente con la dinámica de sus movimientos, abriendo túneles, construyendo cuevas que se convierten en reservorios de agua en temporada seca y a su vez son refugios de muchos otros animales, cumpliendo así un papel vital en el mantenimiento natural de la conexión hídrica entre los cuerpos de agua.

Cabe destacar que uno de los objetivos de las obras de dragado  realizadas en el complejo lagunar Ciénaga Grande Santa Marta, es recuperar la capacidad hidráulica de los cuerpos de agua que la alimentan y de esta manera garantizar el tránsito de las aguas por todo los cauces, lo que a su vez redunda en la interconexión perdida en algunos sectores por factores externos, tanto de naturaleza climática como antrópica.

 “La importancia de estos trabajos es que le devolvemos a la Ciénaga las mejores condiciones ambientales, si tenemos un territorio con mangles en muy buen estado, todas estas especies van a poder desarrollarse”, dijo Díaz-Granados

Históricamente, los efectos de prolongadas precipitaciones y la reapertura, dragado y mantenimiento de caños que alimentan la Ciénaga, han favorecido el proceso de dispersión de semillas  de mangle lo que ayuda al  aumento de zonas de manglar, con las que el caimán aguja guarda una estrecha relación. Al garantizar esta interconexión se garantiza a su vez que especies propias de la región regresen a  su hábitat natural y que su circulación no se vea truncada por áreas desprovistas de las condiciones iniciales para su tránsito.

También podría gustarte