´Dios convierta a Romualdo en  uno de sus gladiadores en el cielo´: Compositores vallenatos 

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA 

El tamaño de las alas de un ángel, dependen de la nobleza del corazón. Romualdo Brito fue grande, noble y sensible, por lo que Dios lo convertirá en uno de los su más grande gladiadores, así lo manifestaron compositores vallenatos, familiares y amigos que durante la mañana de ayer, asistieron al homenaje póstumo que se realizó en Valledupar.

Ivo Díaz, hijo del gran Leandro Díaz, entre lágrimas y piezas musicales describió a Romualdo como un hombre emprendedor, soñaba con su libro, con su retiro después de 70 años para vivir libre y dedicarse a su familia y pasarla feliz. “Que Dios lo acoja como uno de los hombres que se dedicó a defender los ideales, amaba profundamente a su Guajira, a sus ancestros. Adiós hermano, que Dios te convierta en uno de sus gladiadores en el cielo y que exaltes el pentagrama musical con tus hermosas melodías, buen viento, buen mar”.

Para el gran Alberto ‘Beto’ Murgas, el legado de Romualdo es amplio, no solo como compositor, era un ser integral tenía muchas actividades. Fue editor, administraba sus obras antes las casas disqueras, asociaciones de autor, fue productor y un gran empresario.  Fue una gran persona, amigo; solo es comparable en sus producciones con Calixto Ochoa, por la cantidad de obras musicales que produjeron.

Su obra es multitemática, no solo hizo temas picarescos, sino que fue lírico, sensible, hizo canciones en todos los estilos, le cantó a sus padres, a sus hijos, no hubo aspecto del ser humano que no le hiciera melodía y letra.

Rafael Cueto,  también compositor, afirma que su colega deja huellas imborrables en el folclor vallenato, fue un hombre con un estilo muy propio y una facilidad muy grande para hacer canciones. Ojalá que las nuevas generaciones tomen las enseñanzas que deja este gran maestro.

Para el compositor Wilfran Castillo, Romualdo deja recuerdos de alegría que conjugaba con las composiciones románticas como ‘La Difunta’, además de otras que le grabó el maestro Beto Zabaleta, Silvio Brito. “Siento que su obra fue muy completa, porque era un compositor muy versátil, mucho respeto para él porque hizo más de 1.500 canciones. Seguirá presente en el folclor, nos deja sus alegrías, su cariño y nunca se le vieron ínfulas de superioridad. Fue una bendición haber tenido un compañero dentro de la música como el maestro Romualdo”.

Andrés ‘El Turco’ Gil, también asistió al homenaje póstumo y afirmó que la inesperada muerte de Brito deja un dolor muy profundo a todos los folcloristas, deja cosas grandes así como lo hizo el gran Cacique, a quien aunque no está presente, nadie lo ha podido callar.

Armando Romero, director societario de Sayco, dijo que hablar de Romualdo Brito es hacer referencia a un ícono importante no solo de la música vallenata, sino de todo el pentagrama que tiene que ver con la música colombiano, un polifacético en todo el tema musical.

Diversificaba su música durante todo el tiempo en los ritmos que tuviesen en la actualidad. Llenó las páginas importantes de la música y más a Sayco, la cual consideraba su familia.

SUS FAMILIARES

Carlos Cotes Brito, primo de Romualdo y compositor, manifestó que esta inesperada partida deja un profundo dolor en el alma. “Su vida me inspiró en la música, fue mi maestro no solo en la escuela de la música, sino de la vida. Prolífico, compositor con mucha capacidad de expresión y una versatilidad que le permitía pasearse dentro de la obra de la composición de todos los géneros.  Siempre decía que su talento es una mezcla de Leandro Díaz y Calixto Ochoa, quienes fueron sus ídolos musicales, a partir de donde fue desarrollando un estilo que también tocó la obra de Beto Murgas en la picaresca, hasta que consolidó un estilo propio que hoy deja huellas.

Rafael Brito, hermano del gran maestro, afirmó que Romualdo “nos enseñó que la familia es una sola que debe permanecer unida aún en los momentos más difíciles. Se mostró como un ejemplo, lo dio todo por sus hermanos, sus hijos, su esposa y trabajó hasta el último minuto de su vida. Hizo lo mejor por su cultura su folclor por esta tierra que tanto amaba, por el vallenato que era su vida”.

También podría gustarte