A cientos de kilómetros, así funciona  la alerta de Tsunami en Colombia

262

En Bogotá, un hombre es el encargado a cientos de kilómetros de la costa de operar durante 24 horas y siete días a la semana los sistemas de alerta de Tsunamis en nuestro país.

El Comité Técnico Nacional de Alerta por Tsunami, con el objetivo de direccionar una estrategia a nivel nacional, para enfrentar y estar preparados ante esta emergencia de la naturaleza.

En una oficina de las instalaciones del Centro Nacional de Alerta (CNAT) en Bogotá, un hombre es el encargado a cientos de kilómetros de la costa de operar durante 24 horas y siete días a la semana los sistemas de alerta de Tsunamis en nuestro país.

Recibe el nombre de ‘Operador de Guardia’, e inicia su día con la revisión de todos los equipos, aplicativos y herramientas con los que cuenta el CNAT, para la detección y prevención de un Tsunami en nuestro país.

Estos equipos, aplicativos y herramientas son los sistemas de detección, monitoreo, evaluación y difusión de información técnica sobre estos fenómenos, que son un término japonés que significa ‘Ola del Puerto’.

Sin embargo, a pesar de poseer un nombre entre comillas inofensivo, se consideran en realidad muy peligrosos, pues estos fenómenos naturales, según cifras de las Naciones Unidas, 58 de ellos en los últimos 100 años han cobrado la vida de más de 260.000 personas alrededor del mundo, es decir un promedio aproximado de 4600 pérdidas humanas en cada uno de ellos.

En Colombia, estos fenómenos naturales que no se pueden predecir con exactitud, han dejado gran destrucción y desolación por donde han pasado. Quizás los dos eventos más fuertes que se recuerden, se localizan cerca al municipio de Tumaco, en el departamento de Nariño, considerado como uno de los imanes de estas emergencias.

¿CÓMO FUNCIONA?

La Dirección General Marítima, Dimar, fue designada por el Gobierno Nacional a través del decreto 1338 de 2018, para actuar como punto focal y Centro Nacional de Alerta de Tsunamis, CNAT, generados por eventos sísmicos.

Su oficina se encuentra en el Centro Administrativo Nacional, CAN, en Bogotá. El cuarto de control, es una oficina grande con muchas pantallas con formas de diferentes colores y al frente de ellas un hombre que las controla, un hombre que está todo el tiempo mirando y controlando el mar, pero a miles de kilómetros.

El primer grupo de pantallas que este hombre controla es el sistema de monitoreo sismológico. El segundo corresponde a los sistemas de detección de tsunamis y monitoreo del nivel del mar y el último corresponde al sistema de evaluación, comunicación y difusión de la información.

Todos estos sistemas funcionan mancomunadamente para emitir una alerta de tsunami, si esta se llegase a presentar.

Si esta se llegase a presentar el primer grupo de pantallas tienen acceso a la información de los sismos que ocurren a diario a nivel mundial y, adicionalmente, reciben información de los sismos ocurridos en Colombia por parte del Servicio Geológico Colombiano, y el resto de las pantallas empiezan a operar a medida que se van necesitando.

Cuando se presentan estos factores, se emite una alerta al Sistema Nacional de Alerta de Tsunamis, quienes son los encargados de trabajar mancomunadamente para activar el plan de contingencia.

Este se encuentra integrado por la Dirección General Marítima, Dimar, la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres, Ungrd, la Sociedad Colombiana de Geotecnia, SCG, y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam.

Al activarse esta alerta se coordina directamente con las capitanías de puerto para ver cómo se emitirá el estado de alerta hacia todo el gremio marítimo. Al mismo tiempo que los comités locales y regionales se activan para empezar a actuar dependiendo de la información recibida.

¿QUÉ HACER EN CASO DE UN TSUNAMI?

La Dimar recomienda que si la persona siente un sismo fuerte que le dificulta permanecer de pie, observa un retroceso o aumento repentino del nivel del mar o escucha un ruido extraño proveniente del mar, aléjese de la costa y diríjase a los puntos de encuentro o zonas de menor exposición.

Busque puntos altos y siga todas las recomendaciones emitidas por las autoridades. /Colprensa.

 

También podría gustarte