Rayo por poco mata a vigilante de colegio en los Almendros 

176

La fuerte descarga eléctrica causó que una de las paredes cayera y, además, dejara sin fluido eléctrico a la institución.  

Las fuertes lluvias que cayeron durante la tarde-noche del sábado provocaron fuertes vientos y descargas eléctricas en la capital del Magdalena. Uno de los rayos impactó sobre una institución educativa Midia Leonor Castellón de Sánchez, que está ubicada sobre la calle 11 del barrio Los Almendros, allí trabaja un hombre como vigilante, quien manifestó que está vivo de milagro.

El hecho se presentó cuando el reloj marcaba las 7:00 de la noche, y de acuerdo a lo manifestado por el vigilante, quien se identificó como Edwin Arnedo, la descarga eléctrica cayó segundos después de que él se levantara del andén, en donde estaba sentado colocando una motobomba para jalar el agua.

 “Yo iba a entrar al colegio, pero cuando vi la luz del rayo me devolví para la casa que está al frente y a los segundos sentí ‘el pretinazo’, cuando quise ver la pared de la entrada y parte del techo estaban sobre el suelo; eso quedó pasando corriente. De verdad que estoy vivo de milagro, porque ese rayo me hubiese dejado ahí tirado”, relató Arnedo.

TAMBIÉN PUEDE LEER Rayo cayó y derrumbó pared de un colegio en Los Almendros

Habitantes del mencionado sector también catalogan el momento como un “milagro de Dios”, afirman que el vigilante se encontraba esperando que llegara el agua y su hijo fue quien lo hizo levantar para que lo llevara a jugar. “Él estaba unos minutos antes ahí, ese rayo fue tan fuerte que lo hubiera matado de una vez. Está vivo de milagro”, relataron los vecinos.

RECOMENDACIONES  

El jefe de la Oficina para la Gestión de Riesgo y Cambio Climático (Ogricc), en Santa Marta, Jorge Lizarazo, hizo un llamado a la comunidad residente en esta capital a atender las recomendaciones que hace esta dependencia para la reducción del riesgo de desastres en el marco de la segunda temporada de lluvias y la temporada de huracanes que se experimentaría hasta el 30 de noviembre.

Entre las más significativas para reducir los riesgos asociados a precipitaciones con actividad eléctrica y fuertes vientos, Lizarazo Álvarez destacó: No permanecer en espacios abiertos o terrazas durante las lluvias; no estacionar vehículos bajo vallas publicitarias, árboles o postes de energía, que pudieran caer por efecto de los vientos o figurar como un atrayente de descargas eléctricas y apagar los aparatos electrónicos (celulares o tabletas), si debe desplazarse bajo la lluvia.

También podría gustarte