El Magdalena, noveno en desnutrición infantil

143

Aunque las cifras hablan por sí solas, no se puede olvidar que se habla de personas y no de números: 17 millones de niños padecen desnutrición grave en el mundo según los datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur; mientras que, el 45% de las muertes de los niños antes de los cinco años se producen por desnutrición.

El Magdalena, excluyendo a Santa Marta, para el periodo epidemiológico IX, es decir a corte del mes de agosto del presente año, se posicionó en el noveno puesto entre los entes territoriales con mayor número de casos de desnutrición aguda infantil con un total de 222 casos registrados según el Instituto Nacional de Salud, INS.

Por su parte, la ciudad de Santa Marta registró un total de 34 para el periodo de análisis. Dicho informe sobre el estado de la primera infancia reitera la necesidad de incluir los indicadores de desnutrición en todos los procesos de planeación y gestión. Porque los resultados dejan entrever vacíos que exigen acciones específicas.

Y es que, de acuerdo con los expertos la desnutrición o subnutrición en la población infantil tiene efectos negativos en la salud, en la educación y a lo largo del tiempo en la productividad y el crecimiento económico de un país, pues se pueden ven implicados las habilidades, el desarrollo cognitivo, la prevalencia de enfermedades transmisibles y no transmisibles, y la mortalidad.

LOS NIÑOS INDÍGENAS 

La situación de la población indígena también es un tema que se debe analizar a la luz de las condiciones de seguridad alimentaria y nutricional. La desnutrición crónica de los menores de cinco años indígenas representa un significativo número, comparado con la población no indígena.

En el departamento del Magdalena, de acuerdo con el INS, cinco niños indígenas registraron desnutrición aguda; mientras que, en Santa Marta fueron tres. En Colombia la situación no es mucho mejor, para el periodo epidemiológico IX se notificaron 1.440 casos.

EL MAGDALENA NECESITA MAYORES ESFUERZOS 

Expertos en nutrición y desarrollo hicieron un llamado de atención a las autoridades para que concentren mayores esfuerzos en programas de nutrición en municipios de La Guajira, Cesar, Magdalena y Córdoba. Estos departamentos presentan una situación de vulnerabilidad en este campo que con los efectos de la pandemia tiende a agudizarse, como lo evidencian los resultados del Índice de Desnutrición Crónica 2020 realizado por la Fundación Éxito.

En este sentido, a los departamentos con mayor vulnerabilidad en esta enfermedad les sugirió: Proveer servicios básicos de saneamiento, agua potable o segura; dar acceso a salud y a educación de manera más generalizada, haciendo especial énfasis en las zonas rurales y rurales dispersas; fortalecer la articulación de recursos con la administración departamental y nacional para acceder a líneas de financiación de servicios sociales básicos.

Asimismo, poner en práctica estrategias de prevención y promoción de la salud haciendo uso de la atención extramural, la telemedicina y otras tecnologías adaptadas a la interculturalidad y a las barreras de acceso geográfico y promover la lactancia materna e implementar programas de complementación alimentaria enfocados a las mujeres gestantes y lactantes, y a los niños y niñas en primera infancia.

Estos municipios requieren mayor acompañamiento del nivel nacional para estructurar sus políticas de primera infancia, salud y seguridad alimentaria, así como de asistencia técnica y concurrencia de recursos para implementarlas. Son territorios que exigen fortalecer el tejido social y la acción comunitaria, fracturados por las dinámicas del conflicto y la ilegalidad, a través de actividades de apoyo familiar y redes comunitarias que tengan como eje el cuidado de la niñez, la familia, su salud y su nutrición”, agregó Paula Escobar, directora de la Fundación Éxito.

 

También podría gustarte