Tom y Jerry y otros delfines

117

El Centro Democrático ya anuncia como sucesores de su padre a Tom y Jerry. Como los dos no pueden ser aspirantes a presidente y vicepresidente, hablan de que primero sería el mayor, Tomás, y después será Jerónimo. Así que los Holmes, Nieto Loaiza, Paloma y demás que hacen cola serán por otro partido.

Aquí hemos tenido Ospinas, Lleras, López, Santos, Pastranas, Holguínes. En el caso de los Uribe, irían por zona franca. No solo Colombia se inclina por acudir a los delfines para buscar a sus gobernantes.

“Los Estados Unidos no deberán otorgar ningún título nobiliario”, fue una frase perentoria de los padres fundadores en respuesta a los estados monárquicos europeos, pero la historia demuestra que igual acuden a las mismas familias para escoger sus mandatarios. John Adams, fue el segundo presidente, y su hijo John Quincy, fue el sexto. Después llegaron los Harrison (el abuelo William Henry y el nieto Benjamín); los Roosevelt (Theodore –nos quitó Panamá– y Franklin Delano –nos dio por donde sabemos–, eran primos); hubo un Kennedy (John) y casi llega Bobby (a quien también mataron) y Edward, a quien no mataron pero estuvo en el accidente de Chappaquiddinck, en donde falleció su secretaria Mary Jo. Tuvo sufragio. Hubo dos Bush, y casi llega un tercero quien como gobernador de la Florida hizo fraude en favor de su hermano. Hubo un Clinton y también casi llega Hillary.

Luego, con calle en Miami, es fácil que Tom y Harry lleguen también a la Casa de Nariño. De esa manera el Centro Democrático se convertirá en un CD, que hoy son desechables.

Posdata.- Que nombren embajador en España a Néstor Humberto Martínez y le presente credenciales al rey emérito.

*Abogado*Historiador*Periodista 

También podría gustarte