Samarias rechazaron los actos de violencia contra las mujeres

183

Las samarias salieron ayer a las calles pidiendo justicia contra los violadores y perpetradores de sus derechos. Santa Marta fue testigo de la movilización convocada por colectivos de mujeres feministas de esta ciudad, quienes se reunieron desde las 3:00 de la tarde para rechazar, y visibilizar, los múltiples abusos contra las mujeres y niñas.

El punto de encuentro fue las puertas de la Unidad de Reacción Inmediata, URI, de la Fiscalía de Santa Marta, en donde de manera pacífica conmemoraron el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Al sitio asistieron decenas de mujeres quienes con una movilización vistieron las calles de Santa Marta de morado y verde, colores emblemáticos del movimiento feminista para conmemorar a cada una de las víctimas de feminicidios durante este año y años atrás.

La marcha culminó en el Centro Histórico de Santa Marta, en donde las mujeres manifestantes realizaron actos simbólicos pidiendo por la protección, el respeto a la vida y rechazaron los actos de violencia en contra de la población femenina no solo de Santa Marta, sino de todo el país.

Por su parte, los educadores del Magdalena, en homenaje y sumándose a la lucha por la reivindicación de los derechos de la mujer, realizaron un acto con velas en el Parque Bolívar.

De acuerdo con Jennifer Del Toro, líder del colectivo de defensoras de derechos de las mujeres, el departamento del Magdalena ha sido uno de los más violentos en Colombia en contra de las mujeres, a pesar de su baja densidad poblacional. Aseguró que esto tiene que ver con una historia de exclusiones en materia económica, política, física y material contra la población femenina

 “Un departamento con una pobreza desbordada, se traduce en una mayor violencia contra la mujer, porque cuando no hay condiciones materiales las mujeres son las que más sufren. Es un departamento donde no hay garantías para el acceso a los derechos sexuales y reproductivos, es un departamento que no les brinda condiciones para la libertad de las mujeres, podríamos bien decir que, las mujeres seguimos estando maniatadas en la sociedad, porque no tenemos garantías para el pleno ejercicio de nuestros derechos y eso es aún más delicado en un departamento con presencia de bandas criminales y de todas unas redes de delincuencias que significan unas condiciones en la calidad de vida de las mujeres y unos riesgos mayores para sus vidas”, señaló la líder social.

Según Del Toro, son más de 900 las mujeres que han denunciado violencia intrafamiliar en este territorio ubicado al norte de Colombia en lo corrido del año, cifra que sin lugar a duda, deja entrever que se necesitan garantías para la protección de sus derechos.

 “La violencia intrafamiliar es de las que menos se denuncian, uno porque tienen miedo de denunciar y dos porque una vez logran vencer ese miedo llegan a una institución a interponer una demanda o cualquier tipo de denuncias y el sistema judicial no está preparado para aceptarlas, entonces las revictimizan y las hacen ir una y otra vez, es ahí donde ellas finalmente se agotan y desisten de sus denuncias”, precisó la líder del colectivo de defensoras de derechos de las mujeres.

Ante esto, precisó que, estas cifras generan mayor preocupación, porque gran parte de las denuncias quedan en la impunidad y sin ningún tipo de reparación para las víctimas.

LA ASAMBLEA 

Desde la Asamblea del Magdalena también se escucharon voces de apoyo a la actividad conmemorativa de parte de las mujeres que hacen parte de la Duma.

Martha López, diputada magdalenense, aseguró que el llamado a todas las instituciones es a que trabajen mancomunadas para evitar más casos de violencia y maltrato en nuestro departamento.

A su vez, Claudia Patricia Aarón, lamentó que Magdalena sea uno de los departamentos con más casos de feminicidios y casos de violencia.  “El Magdalena ocupa uno de los primeros lugares en casos de violencia contra la mujer, nos duele esta realidad” añadió Aarón Viloria.

LAS CIFRAS EN EL MAGDALENA

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, ONU, violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

Mismas que desde que se desató el brote de Covid-19, los nuevos datos e informes que presentan quienes están en primera línea revelan que se ha intensificado todo tipo de violencia contra las mujeres y las niñas, sobre todo, la violencia en el hogar.

De acuerdo con los datos entregados por Medicina Legal, a nivel general, se evidencia que las mujeres, adolescentes y niñas experimentan un mayor riesgo a sufrir violencia sexual por razones de género y hechos de violencia en el entorno de la familia.

En el departamento del Magdalena, entre los meses de marzo y agosto el 82 por ciento de los abusos sexuales se cometieron contra niñas y adolescentes, es decir, un total de 82 casos; mientras que otros 94 se cometieron contra mujeres adultas. La mayoría de los agresores suelen ser miembros del grupo familiar o conocidos; asimismo, en gran parte conocidos, amigos y pareja de las víctimas.

En materia de abuso de pareja, un total de 160 mujeres en este departamento denunciaron ser víctimas y otras 51 sufrieron maltrato intrafamiliar. Asimismo, a corte del 16 de noviembre, según las estadísticas suministradas por peritos judiciales, 14 mujeres han sido asesinadas en diferentes circunstancias, de las cuales 10 de ellas fueron catalogadas como feminicidios partiendo de las circunstancias en que ocurrieron y a quienes involucra.

La mayoría de los victimarios en los casos ocurridos, tuvieron una relación sentimental con las víctimas, algunos de los agresores eran esposos o novios de la mujer que asesinaron; otros eran su ex pareja. Esto evidencia que un feminicidio suele ser el fin de un ciclo de agresiones que las mujeres afrontan antes de morir a manos de sus parejas. Muchas habían denunciado a sus agresores por violencia física, psicológica, económica, patrimonial o sexual, pero las medidas y respuestas que recibieron por parte de las autoridades no fueron suficientes.

Las cifras no fueron mucho mejores durante el año inmediatamente anterior, en el Magdalena, un reciente informe del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses durante el año 2019, de 1.645 casos denunciados de violencia intrafamiliar, un total de 1.290 fueron contra mujeres; de las cuales 725 residen en Santa Marta. Es decir que, durante el año pasado, en el departamento del Magdalena el 78 por ciento de las víctimas de violencia intrafamiliar fueron mujeres de todas las edades.

El año pasado en el departamento del Magdalena 952 mujeres padecieron de violencia intrafamiliar a manos de sus parejas o exparejas sentimentales, siendo este el tipo de violencia mayor denunciada por las mujeres.

Por otro lado, en ese mismo año 80 menores de edad fueron víctimas de violencia intrafamiliar en el departamento del Magdalena; En Ariguaní; Ciénaga; El Banco; Fundación; Plato; Puebloviejo; Salamina; Santa Marta y Zona Bananera, se denunciaron este

Las niñas entre los 10 y 14 años son el grupo población que mayor afectado resulta por la violencia intrafamiliar, seguido de las adolescentes entre los 15 y 17 años.

También podría gustarte