Bajó el hacinamiento en la cárcel samaria

172

La situación que se vive en los centros carcelarios del país, entre ellos el de Santa Marta ‘es una crisis de nunca acabar’, a pesar de los planes de contingencia que ha preparado el Gobierno Nacional, el hacinamiento sigue siendo una problemática que persiste; no obstante, a raíz de las medidas implementadas por la coyuntura sanitaria producto de la pandemia que azota a esta zona del país y al mundo entero las cifras han registrado una disminución.

Según datos entregados por la Personería Distrital de Santa Marta, el hacinamiento en el centro carcelario ‘Rodrigo de Bastidas’ disminuyó significativamente, lo que ha permitido mejorar un poco las condiciones de vida de la población privada de la libertad en esta capital ubicada al norte de Colombia.

A pesar de haber sido construida para atender a solo 312 reclusos; a corte de febrero, el centro penitenciario de Santa Marta registraba una población de reclusos de 1.280 hombres y 60 mujeres para un total de 1.356 reclusos.

No obstante, según Edwar Orozco, personero Distrital de Santa Marta, actualmente la población privada de la libertad al interior del centro carcelario samarios es de un poco más de 970, “todavía sigue presentando el hacinamiento, pero si es verdad que ha bajado, esto es gracias al el decreto 546 del 2020 y a que muchos internos han adquirido beneficios, lo que nos ha ayudado a estar en donde estamos; sin embargo, en la última visita que efectuamos el hacinamiento sigue siendo notorio”.

Es válido precisar que, gran parte de esta sobrepoblación se debe a entre otros factores la tardanza en resolver la situación jurídica de los implicados, dato que de manera extraoficial se conoce que alcanzaría incluso el 60%.

Una de las medidas que ayudaron a la reducción del hacinamiento fue precisamente el decreto 546 del 2020 emitido por el Gobierno Nacional, el cual permitió que reclusos de las cárceles del país sigan cumpliendo su pena bajo el beneficio de casa por cárcel.

Y es que sin duda la medida es excepcional que se adoptó por el alto grado de hacinamiento que registran las cárceles del país, entre esas la de Santa Marta, la cual presentaba una sobrepoblación de más del 300%. Del mismo modo, otros privados salieron por medidas ordinarias que ya tenía la ley y que, de cara a la pandemia, se resaltaron.

PROBLEMAS DEL HACINAMIENTO 

En medio de la nueva realidad que se vive en Colombia y por supuesto, en Santa Marta, este hacinamiento representa un factor de riesgo, sobre todo para algunos internos adultos mayores y con comorbilidades tales como hipertensión, diabetes, tuberculosis, VIH y obesidad. Puesto que, predispone un escenario propicio para que el contagio del Covid-19 se expanda de manera más rápida y acelerada.

Sin embargo, no es solo esta problemática, han sido reportados eventos violentos en los cuales no sólo privados de libertad han sufrido las consecuencias, además pueden contarse entre las víctimas funcionarios penitenciarios, y de seguridad.

Pero esto trasciende los eventos violentos, según los expertos también se plasma en cualquier acto cotidiano, aquello que para cualquier ciudadano podría ser algo tan sencillo como acudir a una cita médica, tener un espacio para dormir, un lugar adecuado para satisfacer necesidades fisiológicas, degustar un segundo plato de comida e inclusive estudiar, para quienes habitan los centros carcelarios, se torna harto dificultoso e inclusive hasta arriesgado

CENTRO TRANSITORIO 

Las autoridades del Distrito coordinan acciones encaminadas a mejorar la condición de hacinamiento por la que atraviesa la cárcel Rodrigo de Bastidas de Santa Marta, las estaciones de Policía y la Unidad de Reacción Inmediata y crearán un Centro Transitorio para Sindicados.

Sandra Vallejo Delgado, secretaria de Seguridad y Convivencia asegura que “se ha venido avanzando en un proyecto que producirá un impacto sobre la seguridad ciudadana con la creación del Centro Transitorio para Sindicados a través de un comodato efectuado con la Gobernación del Magdalena, en el que la Alcaldía recibiría un inmueble que requiere de la adecuación y el fortalecimiento de las instalaciones”.

Explica que se han realizado mesas de trabajo con la dirección Regional del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario -Inpec- y el director del establecimiento penitenciario Rodrigo de Bastidas, para fortalecer el convenio con esta institución y pueda autorizar el funcionamiento del Centro Transitorio para Sindicados.

Este centro quedaría matriculado en la estructura orgánica del Inpec y adicionalmente, la ampliación del convenio para la provisión de alimentos, salud y seguridad que se les brindará a las personas que llegarán a este lugar y los custodios que estarán por cuenta de la mencionada entidad nacional.

El Centro Transitorio para Sindicados contará con una estructura orgánica y recurso humano profesional y experto también en Derechos Humanos dispuesto por la alcaldesa Virna Johnson.

“La importancia de la apertura y puesta en funcionamiento de este centro, no solamente va a servir para descongestionar la Unidad de Reacción Inmediata y las estaciones de Policía, sino además brindará la capacidad para llevar a cabo las operaciones que están aplazadas cuyos actores afectan la seguridad y tranquilidad ciudadana”, sostiene Sandra Vallejo.

Por su parte, el coronel Wolfrando Arbeláez, comandante operativo de la Policía Metropolitana, reiteró el compromiso con la seguridad y convivencia de la ciudadanía samaria y asegura que las custodias que se tienen en las unidades policiales frente a los capturados, es una situación que afecta infortunadamente el servicio, al considerar que se tiene a un gran número de integrantes de la Policía comprometidos en el cuidado de estas personas que están privadas de la libertad y en condición de sindicados.

En tal sentido, la importancia de este Centro de Reclusión radica en que se tendrá el sitio para estas personas que están en proceso de juicio y luego de ser condenados, trasladados al centro carcelario.

MINJUSTICIA ABRE CUPOS PARA SANTA MARTA 

Entre las acciones para enfrentar de fondo el hacinamiento, el Ministerio de Justicia, a través de la Uspec, entregó el año pasado 352 nuevos cupos carcelarios en Girardot, y se está estructurando un plan de infraestructura para entregar 9.082 cupos.

Según informó la cartera, este diciembre se realizará la entrega de 752 cupos penitenciarios en Girón, Santander, y 608 más para aliviar el hacinamiento en Ipiales, Nariño.

Además, para 2021 se tienen previstos 2.450 cupos penitenciarios, y con tal fin planea entregar en junio próximo 410 cupos para el patio 2 en Bellavista, Antioquia, y 2.040 cupos en Barranquilla, Santa Marta, Cartagena e Itagüí.

Estos últimos amplían la infraestructura ya existente en esas cárceles bajo esquemas de construcción modular. Y para 2022 se tiene presupuestado entregar 4.920 cupos en Magdalena, Bellavista, Riohacha, Silvia y Pereira.

También podría gustarte