Asamblea reconoce labor del Liceo Celedón en sus 115 años de existencia

179

La institución educativa fue centro de estudios para personajes de la talla de Rafael Escalona Martínez, Carlos Valderrama y el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo. 

Por 
ANDRÉS 
GARCÍA CASTAÑO 

 “Y es el hambre del Liceo, que no me deja engordar”, esa es una de las frases del paseo de Rafael Escalona que recuerda las viejas épocas del Liceo Celedón el cual engrosa su historia con un reconocimiento hecho por la Asamblea del Magdalena, tras 115 años de existencia.

El colegio en el que estudiaron personajes como Rafael Escalona y Carlos Valderrama, recibió de manos de la Duma departamental nota de estilo entregada por la diputada Elizabeth Molina Campo.

“Hoy entregamos reconocimiento con nota de estilo a la IED Liceo Celedón por sus 115 años de existencia, una institución que ha aportado a la educación de miles y miles de magdalenenses, pero también que es icono de este departamento y mejor aún, un monumento nacional desde 1993”, manifestó Molina.

La certificación fue recibida por la directora de la institución de educación básica, Gloria Larios.

Por su parte la directora de la institución agradeció el reconocimiento otorgado, “quiero agradecer a la mesa directiva de la honorable Asamblea del departamento del Magdalena y a todos los diputados que la entregan por honrarnos con este reconocimiento”, dijo Larios.

El Liceo Celedón ha albergado en sus aulas de clases a personas reconocidas en el mundo artístico como Carlos Vives; y además, su infraestructura ha sido epicentro de eventos culturales y un atractivo para la pantalla chica.

EL LICEO FUE CREADO A TRAVÉS DE ORDENANZA 

La Asamblea Departamental del Magdalena, expidió una Ordenanza en 1903 autorizando su creación, la cual fue concretizada al reglamentarse por medio del Decreto 118, del 24 de noviembre de 1905, sancionado por el entonces gobernador Dr. Rafael de Armas.

Su nombre, Liceo Celedón, fue instituido en honor a la memoria del obispo Rafael Celedón, quien murió en 1902, después de dejar una huella imborrable como prelado  religioso y como poeta, escritor, antropólogo, filósofo, jurista, filólogo, historiador, lingüista, matemático, gramático, miembro de la Academia  Colombiana de la Lengua y rector del Seminario San José de Santa Marta.

El día 5 de Marzo de 1906 se oficializó  su apertura teniendo como sede una casa identificada como “El Faro”, ubicada en la esquina de la calle 15 con carrera sexta contando con una matrícula de 23 alumnos, de los cuales 16 eran internos y 6 externos.

 

También podría gustarte