Adolescente murió al ingerir pastillas por supuesto aborto

2.743

La preocupación y el afán para que sus familiares no se enteraran, conllevaron a una menor de 16 años a cometer un hecho que horas después le causó la muerte al interior de un centro asistencial de Santa Marta, cuando era atendida por especialistas de turno.

El caso se registró en la madrugada del pasado jueves, cuando la víctima se enteró que se encontraba en estado de embarazo – a su corta edad ya tenía novio –, y para evitar que sus padres y demás familiares supieran de que le había salido positiva la prueba, sin consultar con un adulto o profesionales en estos temas, decidió ingerir más de 10 pastillas que su progenitor toma para la presión, con el fin de que la ayudara a abortar.

Sin embargo, no consiguió lo que buscaba. Horas después la adolescente empezó a presentar complicaciones de salud, razón por la que su padre la auxilió y la trasladó hasta la sala de urgencia de la clínica Cehoca, en donde los galenos de turno le manifestaron que su hija presentaba intoxicación y se había empeorado porque estaba en estado de embarazo.

 “Yo la ingresé a esta clínica porque era la única que estaba abierta y era la más cercana. Ahí los médicos me hicieron un lavado y me le pusieron unos medicamentos (en el momento no recuerdo cuales); la niña mía siempre estuvo estable conversando conmigo. Salí a cambiarme a la casa y cuando regrese a la clínica me la habían subido a UCI sin ningún tipo de autorización”, relató ante los medios de comunicación Eduardo Abello, papá de la menor que lastimosamente perdió la vida.

La menor de 16 años perdió la vida, de acuerdo con el reporte entregado por el centro asistencial y la llamada que recibieron sus familiares, a las 11:23 de la noche del sábado, tras complicaciones de salud que presentó y los especialistas de turno no pudieron salvarle la vida.

PROBLEMAS CON LA CLÍNICA 

Los familiares de la adolescente culpan a la clínica Cehoca, de presuntamente causarle la muerte, indicando que la menor fue dejada en una de las habitaciones estables y dos días después la entregan sin vida. Aseguran que uno de los médicos, al parecer, le inyectó un medicamento que le complicó su salud y posteriormente le causó la muerte.

 “Durante todo el sábado tenían una llamadera de un número privado donde le manifestaban al papá que se fuera preparando que ya Carolay no aguantaba más y se iba a morir. Nos llamaron porque se había muerto y era mentira, regresamos a la casa, después nos vuelven a llamar y nos manifiestan que ahora sí había muerto. Yo subí con otro familiar de la niña y una enfermera nos entregó el acta de difusión e epicrisis”, contó una mujer allegada a la adolescente.

Los familiares de la víctima, indican que horas después volvieron a recibir un acta de defunción donde presuntamente la clínica mencionaba que la menor había muerto por Covid-19. “Nunca nos dijeron que la niña tenía Covid, ahora por qué salen a decir en el acta de defunción que fue por algo de Covid-19. Queremos que nos den claridad”, manifestaron.

Finalmente, allegados y amigos dicen que hubo negligencia médica y piden que la parte administrativa del centro asistencial aclare lo sucedido con la menor. No obstante, tomarán acciones legales.

También podría gustarte