Robos de energía en Santander suman hasta $47 mil millones anuales

276

BUCARAMANGA (Vanguardia). Los robos de energía eléctrica en Santander van más allá de las comunidades vulnerables. De hecho, las autoridades han identificado reconocidas empresas y establecimientos de comercio que cometen este ilícito, y que ocasionan millonarias defraudaciones que también perjudican la inversión social en la región.

Recientemente se conoció uno de los casos más insólitos, en el cual se evidenció que una ladrillera captó energía de forma ilegal por un valor acumulado que supera los $400 millones.

Además de esta millonaria deuda, el representante legal de dicho negocio deberá responder por una multa contemplada en el Código de Policía por cerca de $416 mil, por modificar o alterar redes o instalaciones de servicios públicos.

De acuerdo con los cálculos realizados por la Electrificadora de Santander, Essa, anualmente las pérdidas a raíz de conexiones ilegales de energía eléctrica suman cerca de $47 mil millones.

Rodrigo Gualteros, subgerente de Conexiones de la Essa, indicó que “se trata de una problemática nacional, de la cual no se pudo recuperar Electricaribe. Nuestro indicador de pérdidas hoy en día es de 11,63%; es decir, de cada $100 que compramos de energía se pierden $11,63 de inmediato, lo cual suma al año cerca de $47 mil millones.

“Es complejo determinar el número de conexiones ilegales que existen, porque muchas de las que legalizamos al poco tiempo vuelven a cometer defraudación de fluidos, lo cual es delito. Existen sanciones como encarcelamiento hasta por cinco años, y multas que pueden ascender hasta 150 salarios mínimos mensuales, además de los comparendos del Código de Policía”, agregó Gualteros.

En un año en el país las pérdidas por robos de servicios públicos pueden ascender hasta los $442 mil millones, según los estudios realizados por la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones, Andesco.

En el caso de la ladrillera en Santander, ubicada en el kilómetro 9 de la vía Barrancabermeja-Bucaramanga, Essa señala que efectuó acercamientos previos antes de cancelar el servicio a tal establecimiento.

Investigación e inspección

Para contrarrestar la ilegalidad, en Santander se avanza en un trabajo coordinado con la participación de autoridades policiacas, gubernamentales y comunidad, en tres ámbitos: social, legal y técnico.

El Subgerente de Conexiones de la Essa informó que “mediante actividades lúdicas y pedagógicas con la ciudadanía combatimos la cultura de la ilegalidad, y explicamos los problemas que enfrentarían por este delito”.

“En el entorno legal, hicimos un convenio con la Policía y hemos capacitado a más de 980 uniformados para identificar irregularidades en las redes. También tenemos un contrato con investigadores profesionales, quienes se encargan de recaudar evidencias para el respectivo proceso legal”, agregó el directivo.

En aquellas comunidades vulnerables en donde se demanda el servicio de energía, también existe una estrategia para la formalización de usuarios.

Gualteros explicó que “vamos hasta los asentamientos humanos y les legalizamos el servicio. Instalamos redes nuevas y habilitamos medidores prepago, los cuales se recargan desde $2.000 en adelante para obtener el servicio y pueden recargar las veces que deseen; así en cada hogar se crea conciencia de consumo. En estos momentos tenemos operando alrededor de 30 mil medidores prepago en el departamento”.

El directivo de la Essa hizo un llamado a la comunidad para denunciar acciones irregulares que observen en las redes del servicio de energía eléctrica, a las líneas: Essa, 01 8000 971 903 y Policía, 123

“Las conexiones ilegales atentan contra la calidad del servicio, pues muchas de estas conexiones ilegales perjudican el fluido. Por eso en muchos casos la comunidad advierte oscilaciones o fluctuaciones, y tras hacer inspecciones identificamos que hay personas ‘colgadas’ a la red”, señaló Gualteros.

También podría gustarte