Ser solidarios, la invitación en Día Mundial del Sida

226

Se insta a los países multiplicar sus esfuerzos para lograr sociedades más sanas. En este Día Mundial del Sida se convoca a la solidaridad mundial y la responsabilidad compartida.

El 1 de diciembre de cada año, el mundo conmemora el Día Mundial del Sida. En esta fecha, gente de todo el mundo se une para apoyar a las personas que viven con el VIH y están afectadas por el virus.

Onusida, en su declaratoria anual destaca que en este 2020, todos los ojos se han puesto sobre la pandemia de la Covid-19 y sobre cómo ha afectado a la salud.

Para acabar con las pandemias del VIH y de la Covid-19, coincidentes en el tiempo, es clave eliminar el estigma y la discriminación, poner a las personas en el centro de la pandemia, basar nuestras respuestas en los derechos humanos y adoptar enfoques con perspectiva de género, es la propuesta de Onusida.

“Sin embargo, esta crisis también pretende llamar nuestra atención para que actuemos, se nos presenta como una oportunidad para hacer las cosas de forma diferente: bien y juntos. En muchos aspectos, el poner fin al sida como amenaza de salud pública depende de cómo el mundo logre responder a la Covid-19.

Tenemos infinidad de ejemplos que nos demuestran que el activismo de las comunidades y la solidaridad, una vez más, han sido de suma importancia para brindar a las personas afectadas por el VIH, información, servicios, protección social y esperanza. Pero, dicha solidaridad no puede ser responsabilidad exclusiva de las comunidades. Los Gobiernos, los donantes, los líderes de fe, la sociedad civil y todos y cada uno de nosotros hemos de contribuir para hacer del mundo un lugar más sano”, es el mensaje que este año nos entrega Onusida.

“La Covid-19 nos ha reafirmado de qué forma mediante la política se puede también lograr el cambio. Hemos visto Gobiernos que han aprobado medidas extraordinarias y que han invertido recursos económicos para salvar vidas y proteger empleos. Hemos sido testigos de la enorme colaboración entre los países con el fin de garantizar la continuidad de los tratamientos para el VIH. Asimismo, hemos presenciado cómo los países alzan sus voces al unísono para hacer un llamamiento internacional y solicitar una vacuna contra la Covid-19 al alcance de todos y disponible para toda la humanidad de forma igualitaria”, puntualizó la citada organización.

La solidaridad mundial y la responsabilidad compartida nos obligan a contemplar las respuestas sanitarias mundiales. El acceso garantizado a la salud. Los medicamentos que salvan vidas, las vacunas y las pruebas diagnósticas se deben considerar bienes públicos.

Debe haber una solidaridad mundial y una responsabilidad compartida capaces de garantizar que ninguna persona, comunidad ni país quede atrás a la hora de acceder a los productos sanitarios que salvan vidas.

 

También podría gustarte