Desolador panorama deja la crecida del río en Guachaca

955

Las fuertes precipitaciones que han sobrevenido en las últimas horas, en la cabecera del afluente en la parte alta de la Sierra Nevada de Santa Marta, ocasionaron el desbordamiento del río Guachaca 

Casas inundadas, establecimientos de comercio con pérdidas totales y un centro de salud anegado, es el panorama que reporta la comunidad de Guachaca, por el desbordamiento del río que lleva el mismo nombre, dejando a decenas de familias damnificadas. Afortunadamente no hubo pérdidas humanas, pero sí pérdidas materiales, viviendas averiadas, cultivos, enseres, entre otros.

Cabe precisar que el pasado viernes en horas de la noche ya se había presentado una primera inundación afectando las casas ubicadas en la parte baja. Pero en la tarde de este domingo la situación fue más crítica, pues los habitantes luego de las seis de la tarde fueron sorprendidos por una creciente súbita que solo les dio tiempo para abandonar las viviendas y salvaguardar su vida.

Una de las afectaciones más graves se registró en el puesto de salud del sector, en el que el agua alcanzó varios centímetros de altura, afectando así las labores de los profesionales que allí trabajan y pacientes del lugar, a quienes el agua les llegaba a las rodillas.

De acuerdo con reporte oficial de los organismos de socorro indica que más del 90 por ciento de la superficie del corregimiento quedó bajo el agua y aproximadamente el 82 por ciento presenta afectaciones de gravedad.

Del mismo modo, se estima que la inundación dejó a unos 1728 damnificados entre niños, adultos y ancianos. Así mismo los daños superan los 3.450 millones de pesos.

“La evaluación de daños indica que ocho inmuebles quedaron destruidos, 67 casas más averiadas y más de 300 con diferentes tipos de afectaciones al igual que el centro de salud local y un colegio que quedaron cubiertos por el agua”, reveló Jaime Avendaño de la Oficina departamental de Gestión del Riesgo que hace parte del equipo que asiste a esta hora a la población de Guachaca.

Por su parte, Jorge Lizarazo, director de la Oficina de Gestión de Riesgo y Desastres distrital, precisó qué hay cuatro personas con problemas de salud, uno de gravedad, por lo que tuvo que ser remitido a una clínica de Santa Marta para que recibiera atención oportuna, “no hay reporte de personas desaparecidas o fallecidos hasta el momento,  hemos articulado acciones con las entidades prestadoras de servicio emergencia , como el Cuerpo de Bomberos, los voluntarios del Cobasa, la Cruz Roja Colombiana y la Defensa Civil; así como las secretarías de Salud, Seguridad , de la Mujer y Promoción Social del Distrito, al igual que la Empresa de Servicios Públicos -Essmar-, para evacuar a niños y personas mayores, donde se logró rescatar a uno con limitación visual, por ende,  seguimos haciendo los recorridos de inspecciones para identificar el grado de afectación y evacuar  a aquellas personas que se ubican en los puntos críticos y se rehúsan de salir de las viviendas”.

Seguidamente, Lizarazo, manifestó que “a la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo y Desastre, ya le hemos reportado lo que se presenta acá en Guachaca, próximamente estaríamos convocando un consejo municipal de gestión de riesgo, para tomar las determinaciones puntuales en conjunto con la alcaldesa Virna Johnson, para brindar todo el apoyo institucional a las personas afectadas en este sector”.

GUACHACA BAJO EL AGUA

 “La avalancha no nos dio tiempo de sacar los electrodomésticos, todo eso quedó bajo el agua”, señaló Tatiana Sobrino, una de las damnificadas.

Sobrino, aseguró que lo que hoy están viviendo es una pesadilla, “desde el viernes que se presentó la primera inundación permanecíamos intranquilos, sabíamos que el río se podía meter en cualquier momento; sin embargo, uno nunca está preparado para afrontar un desastre natural”, manifestó.

Según lo informado por la comunidad la situación se agravó al punto de inundar todas las viviendas del pueblo: “Solo bastaron cinco minutos para que perdiéramos todas nuestras cosas. Hay viviendas en la zona baja donde el agua llega hasta el techo, y en las que están en la parte alta se supera el metro y medio. El río no para de crecer”, mencionó Tatiana Sobrino.

La mujer damnificada y madre de dos hijos, aseguró que “estamos preocupados, perdimos todo, primero la pandemia y ahora esta emergencia. Quedamos con una mano adelante y la otra atrás; esperamos que Dios y el gobierno no nos deje solos en esto”.

El río presentaba señales de desbordamiento desde el pasado viernes con la inundación de un estadio de fútbol y algunas casas de la zona. Por lo anterior, la líder Claudia Liliana Santos Rodríguez había alertado a los habitantes sobre la llegada de una segunda ola de desbordamientos.

 “El agua se metió al puesto de salud de Guachaca y llega por los tobillos, el río sigue creciendo por las lluvias en la Sierra Nevada”, dijo Santos.

Además, se conoció que las personas cuando sintieron que el río estaba creciendo, corrieron despavoridas hacia la carretera para protegerse. Esa oportuna reacción permitió que no ocurriera una tragedia. No obstante, la comunidad aseguró qué hay algunos habitantes que quedaron atrapados por el agua en sus viviendas en la parte media de la localidad.

Para James Marquetalia, líder del corregimiento, esta es una situación “que se veía venir, porque siempre hemos pasado la petición, considero que desde la Administración Distrital no se ha hecho la inversión que se requiere, cuando los niveles del río suben, las aguas entran al pueblo. En imágenes compartidas por redes sociales se evidencia la magnitud de la inundación. En 2017 la zona también vivió una tragedia, cuando una creciente se llevó varias casas, las autoridades encargadas de corregir esta problemática no hicieron presencia en el territorio, razón por la cual los líderes siempre pasaban la petición para que esto no volverá a ocurrir y bueno volvió a presentarse a la situación”.

 “Guachaca es un corregimiento de más de 25 mil habitantes, cuenta con un puesto de salud en condiciones precarias, lo poquito que teníamos el río lo terminó de afectar, si se llega a presentar una emergencia no hay dónde atenderla, es hora de que las autoridades le pongan un ‘ojo’ a nuestro pueblo” añadió.

Por su parte, el director de la Defensa Civil seccional Magdalena, Karlotz Omaña García, “hubo cierta dificultad para llegar al corregimiento, puesto que la altura de las aguas alcanzó casi los dos metros en algunos sitios, esto obviamente generó que nuestros voluntarios tuvieran dificultad para llegar a las diferentes zonas, razón por la cual tuvimos que realizarlo con chalecos salvavidas aplicando todos los protocolos para este tipo de actividades de atención de emergencia”.

 “Desde el momento en que se presentó la emergencia nosotros como organismo de socorro acudimos al corregimiento de Guachaca, en este momento tenemos 26 voluntarios y funcionarios que están atendiendo la emergencia en el corregimiento, de igual manera, en acompañamiento de la Oficina de Gestión de Riesgo y Desastre del Distrito y del Departamento, atendiendo con los demás organismos de socorro que posteriormente llegaron apoyarnos la atención de emergencia”.

SIGUE LA ALERTA

Según lo informado por Karlotz Omaña García, “en estos momentos el Ideam ha emitido una alerta naranja por probabilidad de lluvia, acompañada de fuertes vientos y tormentas eléctricas, la cual se extenderá por 48-72 horas y esta lluvia se estará presentando en todo el departamento del Magdalena y especialmente en la Sierra Nevada de Santa Marta”.

Asimismo, Omaña García, indicó que “en el corregimiento de Guachaca los niveles de las aguas han ido disminuyendo, obviamente esa inundación deja sus secuelas y sus rastros, como lodo, barro, algunos escombros y algunos desechos naturales, orgánicos como troncos, palos, maderas y la afectación a muebles y enseres a las viviendas, pero poco a poco los niveles van bajando”.

En este sentido, desde la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático de Santa Marta, se informó que se mantiene la alerta y se pidió a los habitantes de esta zona a mantenerse atentos a las indicaciones por cambios en este afluente, mientras se hace la evacuación de las familias afectadas y se logra su reubicación temporal en las partes altas de los territorios, así como de las mascotas y animales domésticos que sea posible y viable su traslado a zonas seguras.

De igual manera, el jefe de la Ogricc,  había anunciado la posibilidad de lluvias en el Distrito, por el fortalecimiento del fenómeno de la niña, que tomaría fuerza durante los últimos días del mes de noviembre y  el desarrollo de diciembre, “a pesar de las precipitaciones anunciadas, las alertas sobre creciente súbita permanecían según los pronósticos en amenaza baja, sin embargo, los protocolos de respuesta  a emergencias se encuentran activos en el marco del Plan de Contingencias para hacer frente a la segunda temporada de lluvias y la niña”, aseguró.

Es importante destacar que, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) aseguró que, según sus análisis y los de centros meteorológicos internacionales, se prevé el aumento de la probabilidad de lluvias en lo que resta del año y se espera que continúen hasta mayo de 2021.

Según el Ideam, la ola invernal que a inicios de noviembre se dijo que iría hasta abril del próximo año, se extenderá un mes “debido a que persiste el enfriamiento sobre aguas del océano Pacifico tropical”.

Las condiciones de La Niña están presentes (con una probabilidad entre el 90 % y 95 % en lo que resta del 2020 y primera parte del 2021), debido al fortalecimiento del enfriamiento en el Pacífico central y oriental, y a las señales de acoplamiento por parte de la atmósfera, respecto a indicadores de presión, flujo de viento y nubosidad”, aseguró el Instituto.

También podría gustarte