Defensa Civil realiza monitoreo constante en el río Guachaca

418

POR  
KATIA  VÁSQUEZ  

Organismos de socorro se encuentran en alerta tras la fuerte ola invernal que se registra en esta zona del distrito de Santa Marta.  

Debido a la alerta naranja emitida por parte del el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, que está proyectada por unas 48 o 72 horas, por probabilidad de lluvias, vientos y tormentas eléctricas y ante las lluvias que se han presentado en los últimos días en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, que generaron la emergencia en el corregimiento de Guachaca, con el desbordamiento del río que lleva el mismo nombre, provocando la inundación en la zona, afectando a aproximadamente unas 400 familias, organismos de socorro se mantienen atentos ante cualquier eventualidad.

Por eso la Defensa Civil seccional Magdalena, realiza un continuo monitoreo en puntos estratégicos del rio Guachaca para la verificación del nivel de agua, y poder así dar una alerta temprana a las comunidades que se puedan ver afectadas por el desbordamiento de este rio.

 “La Defensa Civil, viene adelantado una serie de acciones de prevención y entre ellas, están los observadores comunitarios del riesgo y el monitoreo permanente y constante de los ríos y quebradas que nacen en la Sierra Nevada de Santa Marta y que son afluentes de los mismos, como la quebrada Mendihuaca, con el fin de poder estar controlando y verificando su nivel, para poder generar alertas ante la posible creciente súbita de los mismos y con esto evitar que se presenta algún incidente que afecten persona y se sigan presentando emergencias en el corregimiento”.

Es por ello que el director de la Defensa Civil seccional Magdalena, pidió a la ciudadanía y a los gobiernos locales activar alertas.

En este sentido, los organismos de socorro, advierten que la alerta naranja se da con el fin de estar preparados para atender cualquier situación en la salud de los samarios, por lo que se requiere a la Cruz Roja, Bomberos, Defensa Civil y el CRUE Distrital a estar atentos y disponer tanto del recurso humano, como técnico ante cualquier llamado de la ciudadanía o las autoridades de salud.

 “La Defensa Civil recomienda a las familias que viven cerca de los afluentes, estar atentos a los cambios que se puedan registrar como cambios de color y disminución de nivel, que podría indicar un represamiento en la parte alta”, indicó Omaña.

Es preciso recordar que el pasado viernes en horas de la noche, en el corregimiento de Guachaca, ya se había presentado una primera inundación afectando las casas ubicadas en la parte baja. Pero en la tarde de este domingo la situación fue más crítica, pues los habitantes luego de las seis de la tarde fueron sorprendidos por una creciente súbita que solo les dio tiempo para abandonar las viviendas y salvaguardar su vida.

Una de las afectaciones más graves se registró en el puesto de salud del sector, en el que el agua alcanzó varios centímetros de altura, afectando así las labores de los profesionales que allí trabajan y pacientes del lugar, a quienes el agua les llegaba a las rodillas.

De acuerdo con reporte oficial de los organismos de socorro indica que más del 90 por ciento de la superficie del corregimiento quedó bajo el agua y aproximadamente el 82 por ciento presenta afectaciones de gravedad.

Del mismo modo, se estima que la inundación dejó a unos 1728 damnificados entre niños, adultos y ancianos. Así mismo los daños superan los 3.450 millones de pesos.

Por su parte, Omaña García, resaltó que “en el corregimiento de Guachaca los niveles de las aguas han ido disminuyendo, obviamente esa inundación deja sus secuelas y sus rastros, como lodo, barro, algunos escombros y algunos desechos naturales, orgánicos como troncos, palos, maderas y la afectación a muebles y enseres a las viviendas, pero poco a poco los niveles van bajando”.

Mientras tanto, desde la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático de Santa Marta, se informó que se mantiene la alerta y se pidió a los habitantes de esta zona a mantenerse atentos a las indicaciones por cambios en este afluente, mientras se hace la evacuación de las familias afectadas y se logra su reubicación temporal en las partes altas de los territorios, así como de las mascotas y animales domésticos que sea posible y viable su traslado a zonas seguras.

También podría gustarte