Gaula puso en alerta sobre una nueva modalidad de extorsión

1.203

La nueva modalidad de extorsión es aplicada desde cárceles del país, por individuos que dicen hacer parte de grupos guerrilleros para intimidar y cobrar sumas millonarias.

Ante el caso del bus incinerado la semana pasada en zona alejada de Palmor, en jurisdicción de Ciénaga, en medio de un supuesto caso de extorsión que fue perpetrado por personas que se identificaron como miembros del ELN, la capitana Marinela Frasica Alarcón, comandante encargada de la Policía del Magdalena, se refirió a los hechos y alertó sobre una nueva modalidad de extorsión.

La oficial de Policía aclaró que lo ocurrido tiene que ver con la modalidad de extorsión a que le llaman ‘falso servicio’ y consiste en que los delincuentes contratan un servicio privado, generalmente acarreos o transporte, y llevan los vehículos hasta zonas apartadas o corregimientos. “Consiste en que contratan a una persona de cualquier tipo de actividad económica, bien sea ingenieros, topógrafos, que realicen algún tipo de servicio de acarreos, de transporte y son llevadas hacia municipios alejados. Estando allí los vuelven a contactar, haciéndose pasar por grupos ilegales y le informan a la víctima que está secuestrada”, explicó la oficial.

Así mismo explicó que todo este proceso se realiza vía telefónica, con la que delincuentes generan terror en sus víctimas para exigirles dinero a cambio de no atentar contra sus vidas, en varios municipios del Magdalena. “Después de esa intimidación telefónica, contactan a los familiares, les hacen una exigencia económica y que deben cancelarlo de manera inmediata para dejar en libertad a su familiar”, añadió.

Los presuntos delincuentes exigen entre 5 y 10 millones de pesos, los cuales deben ser cancelados a través de giros. “Cuando la familia ha consignado estos montos, dan la supuesta liberación de la persona. Cabe resaltar que, en ningún momento, la víctima ha sido privada de la libertad, solo es la presión que mediante teléfono han ejercido”, aseguró.

Finalmente, la Comandante del Gaula de la Policía, aseguró que han podido verificar mediante investigaciones, que las llamadas con fines de extorsión provienen de personas que se encuentran pagan condenas en las cárceles de Valledupar y Boyacá.

La Policía recordó que está habilitada la línea nacional 165 para asesorías y denuncias sobre cualquier modalidad extorsiva.

El mencionado caso ocurrido en jurisdicción de Palmor, se presentó cuando el conductor y su pareja, ambos víctimas de la extorsión fueron obligados mediante presión telefónica, a quemar el vehículo en el que se transportaban porque, supuestamente, el dueño no había accedido a hacer el pago de la extorsión.

 

También podría gustarte