Asesinados dueño de ferretería y estudiante de derecho a balazos en Bonda y Don Jaca

5.088

Las víctimas fueron identificadas como Jaime Alfonso Rodríguez Rivas y Luis Felipe Gómez Montoya. El herido de nacionalidad venezolana fue identificado como Andry José Mendoza Piña. 

Dos cuñados fueron asesinados a balazos y sus cuerpos hallados en sitios geográficos diametralmente distantes en esta ciudad. El cuerpo de uno de ellos fue encontrado a orillas del río Bonda, mientras que otro en una zona enmontada de la playa Don Jaca.

Por lo tanto, este doble crimen se ha convertido en un misterio  para las autoridades del Distrito de Santa Marta

Se ha informado además, que una tercera persona de nacionalidad venezolana, resultó herida y sería clave para esclarecer este doble asesinato, que se podría tratar de una ajuste de cuente entre miembros de grupos de venezolanos.

Aunque se desconocen las causas de este doble asesinato, las autoridades no descartan la hipótesis que pudieron ser acribillados en el mismo lugar y posteriormente arrojados en parajes diferentes como para distraer el sentido de la investigación.

Lo cierto es que fueron asesinados bajo la misma modalidad, por el sistema de sicariato, debido a que ambos presentan heridas producida con arma de fuego en diferentes partes del cuerpo.

A primeras horas del día, exactamente a las 6:15 de la mañana en el kilómetro 4 de la Troncal del Caribe, cerca del Peaje en la entrada a Neguaje, en el sector conocido como la Sabana de Bonda, fue encontrado el primer cadáver en una trocha.

Las autoridades que llegaron hasta el lugar después que fueron contactados por la comunidad, identificaron al muerto como Jaime Alfonso Rodríguez Rivas, de 30 años, quien presentaba heridas producidas con arma de fuego en diferentes partes del cuerpo.

No se habían concluidos de un todo las diligencias de inspección, reconocimiento y levantamiento del cadáver de Rodríguez Rivas, cuando recibieron notificación de la existencia de otro cadáver en orilla de la playa en inmediaciones del Hotel Decamerón en el sector de Don Jaca, en los límites con el municipio de Ciénaga.

Llevado el primer cadáver hasta la morgue de Medicina Legal y Ciencias Forenses en el Hospital Universitario Julio Méndez Barrenche, se trasladaron hasta el lugar donde se encontraba la segunda víctima, siguiendo las especificaciones del lugar suministrada por varios pescadores.

 A las 8:40 de la mañana llegaron hasta el sitio referenciado cerca de la playa, en inmediaciones del complejo turístico mencionado donde efectivamente en medio de la maleza hallaron el segundo cadáver.

Fue identificado como Luis Felipe Gómez Montoya, de 25 años, quien presentaba heridas producida con arma de fuego en diferentes partes del cuerpo, lo que ocasionaron su muerte en el acto.

Un portavoz allegado a las autoridades sin confirmar advirtió que por el estado de rigidez de los cadáveres, sus muertes pudieron ocurrir entre las 4:00 y 5:00 de la mañana y se aventuró a decir que fueron asesinados en el mismo lugar y posteriormente dejados en sitios diferentes.

LOS MUERTOS 

Jaime Alfonso Rodríguez Rivas, fue hllado por residentes de la vereda Sabanas de Bonda, en cercanías al cementerio Jardines de Jerusalén, más exactamente en el kilómetro 4, entrada a Neguanje.

Los residentes de la zona de forma inmediata llamaron a los uniformados adscritos a la unidad de vigilancia por cuadrante de la estación Bonda, quienes arribaron hasta el lugar y se apersonaron de la situación, además, acordonaron la zona para evitar que se alterara la escena del crimen.

De igual forma, las autoridades señalan en el informe que, el cuerpo sin vida de ‘Jaime’ quedó tendido en medio de una polvorienta trocha, boca abajo y con su rostro sumergido en un charco de sangre, producto de las graves heridas que le produjeron con arma de fuego. El hombre era propietario de una ferretería que se ubica en el barrio Cristo Rey.

Así mismo indican, que el pistolero le propinó dos balazos certeros, los cuales de forma instantánea le quitaron la vida, uno de ellos lo registra en la parte superior de la cabeza y el otro en la espalda, este último le afectó uno de sus pulmones. Al parecer, al lado del cuerpo sin vida había un letrero que dejó el sicario, donde decía “por ladrón y por sapo”. “Nosotros sentimos las detonaciones, pero no salimos; en la mañana que esclareció cuando nos dirigimos a trabajar, nos topamos con  el cuerpo sin vida”, relataron residentes de la zona.

Mientras tanto Luis Felipe Gómez Montoya, de 25 años de edad, el cuerpo apareció en un sector la playa del sector de Don Jaca.

Una vez recibida la llamada de emergencia, uniformados del cuadrante 12 de la estación de Policía en el barrio La Paz, se dirigieron hasta el lugar de los hechos, en donde al inspeccionar el cuerpo evidenciaron que no tenía signos vitales y procedieron a acordonar la escena del crimen.

El informe de la Policía señala que, la víctima, quien vestía un jean, una camisa color azul con flores y unos zapatos negros, presenta una herida producida con arma de fuego en la parte posterior de la cabeza. Al parecer, el sicario le dio muerte en horas de la madrugada de ayer y luego lo dejó abandonado boca abajo, en una zona enmontada a orillas de la playa del mencionado sector.

El comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, el coronel Oscar Solarte, manifestó que ha delegado un grupo de investigadores especiales para esclarecer este hecho que, al parecer, podría tratarse de un ajuste de cuentas. “Estamos recopilando todo el material que nos permita darle una oportuna respuesta a la comunidad samaria acerca de este crimen”, dijo.

También podría gustarte