Moody’s mantiene calificación de Colombia; baja perspectiva estable a negativa

489

La agencia calificadora de riesgos Moody’s Investors Service cambió de estable a negativa la perspectiva del Gobierno de Colombia, pero mantuvo la calificación. El cambio refleja los riesgos que ha dejado a su paso la situación económica y fiscal producto del impacto generado por el nuevo coronavirus, ya que estos podrían dejar un impacto duradero en Colombia solidez fiscal y su perfil crediticio general.

Moody’s afirmó las notas de Baa2 para la política local de largo plazo de Colombia y la Prime-2 (P-2) para el emisor de corto plazo en moneda local y extranjera. Según la calificadora, “La afirmación de la calificación Baa2 de Colombia está respaldada por la historial de políticas macroeconómicas prudentes que apoyan la capacidad para soportar choques”.

En línea con esto resaltó que la vulnerabilidad a los riesgos externos se ha mantenido contenida a pesar del shock experimentado en 2020, que incluyó una caída en los precios del petróleo. A esto se le suma que la calificadora “también considera que la estrategia de financiación del gobierno ha sido eficaz en minimizar los riesgos de financiación mediante la diversificación de las fuentes de financiación y la limitación aumentos en los costos de endeudamiento”, según la publicación.

Las razones del cambio de perspectiva
El cambio de perspectiva por parte de Moody’s se debe a que la calificadora proyecta que la pandemia provocará una contracción del PIB de 7,2% en 2020, a lo que se le suma el gasto que ha tenido que ejecutar el Gobierno Nacional para mitigar el choque en materia de economía y salud por las medidas que se anunciaron en su momento para contener la expansión del virus.

“Moody’s pronostica que el déficit fiscal se acerca a 9% del PIB, contribuyendo a un aumento de 15 puntos porcentuales en la relación deuda / PIB de las administraciones públicas a 67%, por encima del Mediana ‘Baa’ del 61% del PIB”, detalla el documento.

EL FUTURO DE LA CALIFICACIÓN

Según el documento compartido por Moody’s, debido a los argumentos que sustentan el cambio de perspectiva, es poco probable que se evidencia una mejora. Son embargo, en el escenario en el que Moody’s concluyera que las estrategias que las autoridades son eficientes para aumentar los ingresos del gobierno y abordar las rigideces del gasto, la perspectiva podría volver a ser estable.

Si se lograra alcanzar el anterior escenario descrito, en ambos frentes, se podría lograr la consolidación fiscal sostenida y unos coeficientes de deuda pública decrecientes, lo cual traería consigo menores riesgos.

Mientras que “la calificación de Colombia podría reducirse si Moody’s llegara a la conclusión de que es poco probable que los esfuerzos de consolidación fiscal lleven a la estabilización y eventual reducción de los ratios de deuda pública, ya que esto dejaría Colombia con menor fortaleza fiscal en relación a sus pares”, detalló la firma.

Además de lo anterior, Moody’s también podría bajar la calificación si el país se volviera más dependiente de las entradas de deuda externa para financiar el déficit en cuenta corriente, o si los crecientes desequilibrios externos generarán un debilitamiento de los colchones de liquidez externos.

Reacción del Gobierno Nacional

Luego de conocer la noticia de que Moody’s mantuvo la calificación pero bajó la perspectiva, el Gobierno Nacional afirmó que “con esto el país concluye de manera favorable el ciclo de evaluaciones crediticias por parte de las principales calificadoras internacionales en 2020″.

Sobre el cambio de perspectiva, el Gobierno aseguró que la firma evaluará las iniciativas de consolidación fiscal para determinar su efecto en el perfil crediticio del país en 2021.

César Arias, director de Crédito Público y Tesoro Nacional, aseguró que “nos aproximamos al cierre de 2020 con un balance muy positivo en materia de financiamiento. Todas las agencias de riesgo afirmaron la calificación de grado de inversión de Colombia en un año en el que el país enfrentó desafíos económicos, fiscales y sanitarios sin precedentes”.

“La confianza de los mercados nos permitió fondearnos de manera oportuna, a los costos más baratos y los plazos más largos de la historia reciente. Este respaldo de los inversionistas locales y extranjeros nos da razones para ser optimistas sobre el proceso de reactivación económica en el 2021”, añadió Arias.

/Colprensa

También podría gustarte