Una celebración ‘sin pachangas’

755

Como es sabido, una de las fiestas de mayor arraigo entre los colombianos, y principalmente en la Costa, es el Día de las Velitas, que se celebra mañana 7 de diciembre. Es la primera de las cuatro fiestas.   

Pero esta vez la celebración tendrá especiales limitaciones debido a la pandemia de coronavirus que se vive y que en el país ha cobrado la vida de más de 38 mil personas.

El mandatario de los colombianos Iván Duque dijo que la celebración del Día de las Velitas está en el corazón de los colombianos, es una fecha en la que muchas familias se reúnen para dar la bienvenida a la Navidad, por lo que el mensaje es que todos se cuiden y eviten las aglomeraciones.

A su vez, recomendó evitar el uso de alcohol y gel antibacterial a la hora de entrar en contacto con las velas, ya que se podría provocar un accidente.

TOQUE DE QUEDA   

Durante la temporada de fin de año, debido al aumento de contagios de covid-19, en Santa Marta, habrá toque de queda para evitar aglomeraciones, una medida se extenderá hasta al 16 de enero, al menos en un comienzo, según la alcaldesa Virna Johnson.

Desde el pasado primero de diciembre, tanto los habitantes como los turistas de Santa Marta tienen prohibido movilizarse por la ciudad entre las 12 de la noche y las 4 de la mañana, según el decreto 283 del 30 de noviembre, con el cual, además, se prohibió el consumo de bebidas alcohólicas en el espacio público y en establecimientos comerciales. En el departamento de Magdalena, a corte del 1 de noviembre, se registraron 20.431 casos de COVID-19, de los cuales 13.703 son de Santa Marta; de ahí el porqué de la medida.

HISTORIA Y SIGNIFICADO   

El Día de las Velitas es el nombre que se le ha dado en Colombia a la celebración de la Inmaculada Concepción, que es una doctrina de la Iglesia donde se indica que la Virgen María permaneció libre de pecado (inmaculada) desde el momento de su concepción.

De esta manera el concepto resalta las cualidades de la Virgen por las que no fue una mujer común y fue apta como madre de Jesús. Así pues, la idea está relacionada puramente con la concepción de la Virgen y no de Jesús, como suele pensarse.

El origen de la Inmaculada Concepción como día festivo se remonta a la época de inicios del cristianismo. Los primeros relatos de su celebración datan del siglo V en Siria, donde se llevaba a cabo el 9 de diciembre. En 1476 se incluyó el evento en el calendario romano para el 8 de diciembre, fecha que se calculó restando 9 meses del cumpleaños de la Virgen.

En 1708 el Papa Clemente XI extendió su celebración a todo el mundo cristiano como un evento obligatorio, lo que significó un aumento significativo en la devoción por la Virgen. Sin embargo, fue hasta 1854 que se consolidó la fiesta sobre otras celebraciones religiosas, cuando el Papa Pío IX proclamó la Inmaculada Concepción como dogma de la Iglesia Católica. Aunque la Iglesia ya reconocía que la Virgen había sido pura y libre de pecado, el dogma ratificó que su pureza se daba desde el momento de su concepción, hecho que buscaba solucionar debates entre grupos cristianos.

También podría gustarte