Día de las velitas una celebración diferente pero con indisciplina social

1.197

No todos se portaron bien en muchos municipios del Magdalena y otros guardando los protocolos de bioseguridad  y dando riendas suelta al disfrute, al jolgorio a la alegría, celebraron la ‘Noche de Velitas’. 

Sin embargo, a pesar de las recomendaciones hechas por los administradores municipales la fuerza pública, especialmente la Policía Nacional tuvo que redoblar sus acciones para evitar el desenfreno en algunos municipios, propio de la ingesta de alcohol.

Los resultados de estas fiestas oficialmente no se conocen, pero como se trata de una celebración que viene de antaño, se espera que los lesionados, incluso muertos, no sea la nota negra de estas festividades que se dio con gran entusiasmo en la región Caribe.

‘La Noche de Velitas’  considerada como la antesala  a las tradicionales fiestas de la Virgen de la Inmaculada Concepción, definitivamente es el motivo que tuvieron miles de magdalenenses para celebrar, porque el objetivo era pasarla bien, en medio del licor, la alegría y los bailes tradicionales.

CIÉNAGA 

En este municipio a pesar que se profirió un decreto donde prohibía  la fabricación, venta, uso, distribución,  manipulación y comercialización de la pólvora y productos pirotécnicos en todo el municipio de Ciénaga no se dieron los resultados esperados.

Ayer las autoridades reportaron un joven quemado por la manipulación de pólvora a sabiendas que eso estaba prohibido.

Y así en varios sectores se reportaron casos de venta de pólvora de manera clandestina, que muchos irresponsables, desadaptados usaron anoche en medio de los festejos acostumbrados, sin que existiese una autoridad capaz de controlar el desenfreno.

 EL BANCO

Allí al igual que en Ciénaga y otros municipios del Magdalena, la medida de prohibición del uso de la pólvora, no fue tenido en cuenta por la gente que se dedicó a parrandear en medio de la celebración con  voladores, volcanes, matasuegra y otros elaborados con pólvora.

Según se conoció, muchas personas fueron retenidas transitoriamente por las autoridades, porque fueron sorprendidas haciendo uso de elementos prohibidos y en reuniones sin guardar el distanciamiento social y sin tapabocas.

Debido al excesivo consumo de alcohol se dieron algunas riñas entre tomadores, donde fue necesario la intervención de otras personas para evitar que las cosas se complicaran.

SANTA BÁRBARA DE PINTO 

En medio de la celebración lo que menos tuvo en cuenta la gente fue la prohibición  establecida en el decreto 2020 del 30 de noviembre del presente año, expedido por la Administración Municipal, para evitar las festividades.

Los anuncios hechos por el Secretario de Gobierno, sobre una celebración familiar y en paz, no fue posible, porque en los barrios donde la vigilancia es escasa, se dieron los excesos entre los residentes de los mismos.

La manipulación de la pólvora y demás objetos pirotécnicos no fue posible controlarlo por parte de la Policía, porque no podían estar en todas partes a la vez.

EL RETÉN 

La cabalgata realizada el domingo por la noche sin permiso de la Alcaldía Municipal, marcó lo que sería la celebración de las velitas en esa cabecera municipal, al igual que en el área rural.

Allí la gente de acuerdo con el reporte de la misma comunidad, festejó mesuradamente, guardando los protocolos de bioseguridad, sin concentración de personas y el uso del tapaboca.

Según se conoció no se dieron las riñas como en celebraciones de años anteriores. “La gente celebró sanamente, porque fueron conscientes de que para superar esto, todos debemos contribuir”, dijo un residente en esa cabecera municipal.

Quizás el éxito de la celebración en El Retén, se dio por la acogida a la medida de toque de queda desde las 11:00 de la noche de ayer 7 de diciembre hasta las 5:00am de hoy 8 de diciembre.

TENERIFE 

En esta cabecera municipal las recomendaciones para evitar la propagación del Covid – 19, se guardaron hasta las 8:00 de la noche, porque después de esa hora con el pretexto de prender las velitas, todos comenzaron a celebrar.

Vecinos entre vecinos se reunieron frente a sus casas  y de trago en trago se emborracharon, olvidándose por completo de las recomendaciones para evitar un contagio de Covid – 19.

Una que otra riña, se reportó sin que se hablara de gravedad por parte de alguno de los que festejaban, que bajo los efectos del alcohol revivir viejas rencillas.

ARACATACA 

En esta jurisdicción a pesar que se decretó el toque de queda para garantizar la paz, tranquilidad y convivencia de todos los cataqueros, no fue posible, porque en muchos barrios las celebraciones de velita no se hizo esperar.

Aunque no hay reporte de caso de lesionado, las autoridades supervisan en los establecimientos de salud, para contactar si hubo atención de quemados o atención de personas deshidratadas  por el excesivo consumo de alcohol.

GUAMAL 

En este municipio a pesar de que se reguló  la fase de aislamiento selectivo y distanciamiento individual responsable para evitar la propagación del Covid – 19, no fue posible contener los festejos de la ciudadanía.

Una fiesta tan tradicional como la Noche de Velitas, no podía pasar desapercibida para los guamaleros, quienes festejaron con cordura en algunos sectores y con mucho jolgorio y aglomeración de personas en barrios donde casi no van las autoridades.

Los bares, discotecas y billares a los cuales se les concedió permiso especial como consecuencia en su inclusión en los planes pilotos, solo podrán prestar sus servicios los días viernes y sábados de cada semana hasta las 12:00 a.m. de la media noche, no dieron abastos para la atención de las personas..

Las riñas no se hicieron esperar y aunque no hubo reporte de personas muertas, si hubo contusos por efecto de las riñas personales derivadas de las reclamaciones de las personas, en medio del estado de alicoramiento en que se encontraban.

ARIGUANÍ 

No se dio la comercialización de pólvora como en otros tiempos, pero imperó la venta clandestina, lo que no pudo ser controlada por las autoridades.

Las reuniones en las plazas donde se citaron muchos para el consumo de alcohol, fueron controladas por la policía que a todo momento estuvo pendiente de evitar los excesos.

Fue en esta cabecera municipal donde las celebraciones en su mayoría se dieron en familia, lo que fue fundamental para evitar  problemas por borrachera.

También podría gustarte