El fracaso del Unión: causas de una eliminación

1.097

Algunos jugadores que eran titulares no mostraron un  buen nivel. Uno de los casos es el de Jhoiner Viveros que  fue titular en casi todos los partidos pero en ocasiones no se vio comprometido en cancha.

Los cuadrangulares finales le  pesaron mucho al Unión Magdalena, aunque en la fase de todos contra todos la campaña fue regular, no le alcanzó para meterse a las finales del Torneo.

NO HIZO RESPETAR LA CASA

La primera gran razón de la eliminación de Unión de los cuadrangulares semifinales fue su desempeño y resultados en el estadio Sierra Nevada. Fue uno de los mejores visitantes del torneo pero a su vez el peor local.  Empató (1-1) con Quindío, de igual forma cedió puntos con Atlético (1-1) y perdió con Valledupar (0-1) en la fase regular, mientras que en los cuadrangulares perdió (1-0), y con Huila sucumbió (3-2).

PERDIÓ PUNTOS CON RIVALES DIRECTOS 

Unión Magdalena no les pudo ganar ni a Quindío  ni a Atlético Huila, los dos equipos con los rivales directos para llegar a la final. A ambos los tuvo en ‘Sierra Nevada: con Quindío  perdió  1-0, y con Huila sucumbió 3-2, en un juego en el que casi no creó opciones de gol. Y a eso hay que sumar la derrota 1-2 con Atlético Huila el pasado lunes en Neiva.

LOS REFUERZOS NO SE NOTARON

Las contrataciones que llegaron para este semestre no rindieron ni dieron lo que se esperaba de ellas.

Las contrataciones que llegaron para este semestre no rindieron ni dieron lo que se esperaba de ellas. A Braynner García le costó el arranque y meterse en el esquema y cuando lo hizo, sufrió una lesión que lo dejó por fuera varias  fechas claves. En su regreso no pudo recuperar el nivel.

Oidel Pérez regresó después de un año en el exterior en Portugal y no fue titular pero tuvo oportunidades en algunas no respondió con las expectativas.

Stiwar Mena, arrancó bien, pero se fue quedando y su remate del semestre fue malo. El defensa central fue titular en  casi todos los partidos del semestre, se lesionó y le costó recuperarse.

NIVEL BAJÓ EN LOS EXPERIMENTADOS

Algunos jugadores que eran titulares no mostraron un  buen nivel. Uno de los casos es el de Jhoiner Viveros que  fue titular en casi todos los partidos pero en ocasiones no se vio comprometido en cancha.

Pero el más grave fue el de Luis Narváez, capitán y líder del equipo, que no tuvo su mejor semestre (aunque anotó varios goles). Le costó arrancar, jugó sin reacción, sin marca y eso fue una marca para el equipo en la zona defensiva. En pocas palabras, está viejo y es hora que se retire del fútbol.

EL PRÓXIMO AÑO

Ahora lo que hay que pensar es armar un nuevo equipo para el 2021 y hablar seriamente con el profesor Carlos Silva. No puede seguir titubeando, no puede seguir improvisando, no puede seguir siendo el técnico Osorio ( exNacional) de la B. Aun cuando los técnicos no son los que juega, si son los que aportan con sus estrategias el rendimiento de un equipo. Y en eso se equivocó enormemente. A rectificar y ojalá para bien.

A los directivos, meterse la mano al dril, donde ciertamente no hay recursos pero deberán buscarlos para hacer buenas contrataciones. Por fortuna que se cuenta con un activo importante de puntos en la reclasificación y ese plan B se debe consolidar, pero para ello hay que armar un buen equipo, asunto en el que no es muy efectivo el plantel bananero. Dios proveerá para el año entrante

También podría gustarte