El caso Arango Bacci 

390

En los últimos días ha sido motivo de muchos comentarios el fallo del Consejo de Estado, mediante el cual condena a la Fiscalía General de la Nación a indemnizar al ex¬-almirante de la Armada Nacional, Gabriel Arango Bacci por una suma de doscientos cincuenta y un millón de pesos ($ 251.000.000).

En una extensa reseña periodística se lee con toda claridad que el proceso tuvo su momento estelar en 2009 cuando la Corte Suprema de Justicia de Colombia exoneró al ex-almirante de toda culpa por los delitos que pretendían inculparlo desde la Inteligencia y Contrainteligencia de la Armada Nacional para evitar su ascenso al mando de la Fuerza Naval. En ese fallo, la  Corte ordenó investigar, además de varios  almirantes, al Ministro de Defensa de la época Juan Manuel Santos quien a la postre sería el próximo Presidente de la República.

Colombia posee suficiente información en el sentido de que la investigación ordenada por la Corte Suprema al Ministro de la Defensa de esa época ha sido una burla al Estado de Derecho de la Nación, porque no se conoce ningún resultado al respecto. Debido a esto son innumerables las quejas del ex¬-almirante Arango Bacci al explicar a la prensa nacional su paso por este escabroso proceso judicial, cuando afirma que: “le dolía profundamente escuchar las palabras del doctor Juan Manuel Santos diciéndole a todo el país que yo tenía actividades de narcotráfico y que había sido retirado por eso”.

Agrega Arango Bacci: “Dónde están los autores del montaje en mi contra? ¿qué se hizo, dónde está esa investigación, para que el país la conozca?”

También se ordenó investigar al almirante Barrera y a un capitán que trabajaba en contrainteligencia y a los testigos falsos. “A esos testigos los investigó a la Fiscalía y los condenó. ¿Pero los autores intelectuales dónde están? Nadie sabe”.

Actualmente, con el fallo del Consejo de Estado se ha revivido la historia del ex¬-almirante Arango Bacci quien ha dado una constante batalla para defender su honor y dignidad de Almirante. Sin embargo en lo profundo del alma de este excelso militar le seguirá tañendo su inquietud por saber quién reparará el daño causado después de pagar 18 años de cárcel.

Lo que llama la atención del ex¬-almirante es que la Justicia colombiana no haya dado respuesta clara a su intuición militar de que Juan Manuel Santos no se le haya investigado tal como lo solicitó la Corte Suprema de Justicia. Eso hace pensar a muchos colombianos que “ahí está el detalle”.

*Economista 

También podría gustarte