Afanador homenajea a comunidades indígenas

980

El colombiano Ruvén Afanador, uno de los más reconocidos fotógrafos del mundo de la moda, acaba de lanzar ‘Hijas del Agua’, un libro homenaje a guardianes que han sido invisibles a los ojos de muchos, pero que merecen ser reconocidos por todos.

Se trata de un trabajo con comunidades indígenas colombianas, con limitados en algunos recursos materiales pero enriquecidos en espíritu, cultura, tradiciones, intuición, conexión y respeto por la naturaleza.

El objetivo de Afanador, es visibilizar sus causas y rebasar diariamente las barreras de una cultura que no está acostumbrada a conocerlos ni reconocerlos y que es ajena a sus realidades, esta vez, en compañía de la artista Ana González, en un libro de gran formato que cuenta con el apoyo del Grupo Bolívar  Davivienda.

“Es un registro hermoso y sensible de personajes distantes, de sus costumbres y atavíos, un registro que esperamos que active nuestra conciencia para preservarlos antes de que desaparezcan para siempre en la oscuridad del olvido. También es un documento que pretende que seamos mucho más conscientes de su presencia y la manera cómo viven en armonía con el agua, la tierra, la fauna y la flora que los rodean”, aseguró Efraín Forero, presidente de Davivienda.

Ruvén Afanador combina en su trabajo una gran calidad técnica con una enorme sensibilidad estética y poder comunicativo, lo que lo hace dueño de una particular sintaxis visual, decidió emprender una travesía de tres años junto a  la artista y arquitecta colombiana Ana González, una de las mujeres con mayor proyección en la escena del arte nacional.

Con la fiel y delicada tarea de atravesar el país desde el desierto guajiro, pasando por la Sierra Nevada de Santa Marta, las montañas del Cauca, el Urabá antioqueño, la serranía del Chiribiquete, el río Apaporis en el Vaupés, hasta la infinidad del río Amazonas y su espesa selva y retratar la belleza y espontaneidad de nukaks, wayúus, arhuacos, tucanos, kamëntsás, ingas, koguis, uitotos, yaguas, yucunas, curripacos, esperaras siapidaras, emberá chamís, gunadules, ticunas, jiws, koreguajes, muinanes, cubeos, nasas, ocainas, wounaans, piaroas, emberá katíos, pachacuarís y misaks.

Así, Ruvén Afanador entró en las almas de estos seres casi  y con su lente los abrazó en busca de su mirada más digna. Por su parte, Ana González, con su particular sensibilidad hacia lo femenino y ancestral, observó con el corazón y creó, sobre las imágenes de Afanador, varias capas que intervino respetuosamente, bordando, dibujando y escribiendo, para dejar un testimonio de vida, de los oficios y de la magia de los encuentros con estas comunidades.

El texto que acompaña las imágenes es de Wade Davis, escritor, poeta, conferencista y profesor que fue explorador residente de la National Geographic del 2000 al 2013, y en 2019 recibió la ciudadanía colombiana honoraria.

Adicionalmente, el libro cuenta con un poema inédito de William Ospina, destacado poeta y escritor colombiano, ganador del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos en 2009 con El País de la Canela, libro que forma parte de una trilogía sobre la Conquista española y el descubrimiento del río Amazonas.

Enriquecen también esta publicación los testimonios de Jacinta Cuchillo, lideresa indígena de la comunidad misak del Cauca, y de Shibulata Zarabata, mama de la comunidad kogui en la Sierra Nevada de Santa Marta.

También podría gustarte