La Navidad de una enfermera en tiempos de pandemia

571

La enfermera Ledys Martínez ´ruega a Dios que el 2021 llegue sin esa enfermedad´, al referirse al coronavirus. 

Por:  
Gissell 
Campo Acosta 

En este contexto, marcado por la crisis del coronavirus, las enfermeras y enfermeros están teniendo un papel crucial. En estos momentos de pandemia se está viendo que las enfermeras son una  pieza clave en la prestación de cuidados y seguimiento de los pacientes con coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud proclamó el 2020 como el Año Internacional de la Enfermera, teniendo en cuenta la labor que vienen desarrollando por la emergencia sanitaria, donde muchos arriesgan su vida por salvar la de otros.

En esta época de navidad y fin de año son muchos los sentimientos encontrados por estos profesionales de la salud quienes en ocasiones han querido salir corriendo al darse cuenta de que por la irresponsabilidad de muchos, personas han perdido la batalla contra esta terrible enfermedad; es entonces cuando se cuestionan y se preguntan si vale la pena hacer tanto sacrificio si otros no lo valoran.

Los profesionales de la medicina, estas fiestas decembrinas, los llenan de nostalgia,  por no poder estar junto a sus seres queridos, en esta ocasión la nostalgia es aún mayor teniendo en cuenta las personas que han perdido la batalla mientras que otros se debaten entre la vida y la muerte; es una fecha un poco triste y diferente a las demás.

VIVENCIAS DE UNA ENFERMERA

Ledys Martínez Correa, es una auxiliar de enfermería desde hace 10 años, acostumbrada a pasar estas fiestas trabajando acompañando a las personas que se encuentran en delicado estado de salud, lejos de sus familiares, por encontrarse en una Unidad de Cuidados Intensivos.

Para ella y muchos de sus compañeros este año será diferente teniendo en cuenta que por la pandemia no es posible organizar una reunión entre sus compañeros mientras hacen la ronda a los pacientes.

 “El 24 de diciembre lo compartiré con mis hijas y mi acompañante, haré una cena especial y estaremos manejando 2 metros  de distancia con los tapabocas  y lavado de manos sin tocarnos, el 25 me toca trabajar corrido 12 horas”, dijo Ledys Martínez.

La profesión de  enfermera apenas tiene tiempo para tomarse unos días de vacaciones, y en el periodo navideño se acentúa un poco más el hecho de tener que trabajar en unas fechas tan señaladas para todos. Profesionales sanitarios, entre ellos médicos y enfermeros, siguen atendiendo a pacientes y enfermos que en estos días se encuentran hospitalizados en numerosos centros de salud, especialmente por la pandemia donde los centros de salud se han colapsado.

RECIBIENDO EL 2021 

El 2021 es sinónimo de esperanza para muchos que han perdido a un ser querido, se han enfermado o han tenido alguna complicación a causa de la pandemia. La mayoría de las personas esperan con ansias que este 2020 termine para dar inicio a un 2021 con salud y prosperidad.

 “Este año pasaré con algunos de mis compañeros  dando manejo a la distancia y con todos los protocolos que se deben tener en la Unidad de Cuidados Intensivos no podemos hacer reunión por el Covid, lo cual nos da un poco de nostalgia”, expresó Ledys Martínez.

De otra parte dijo: “Pediré que este 2021  me traiga primero que todo vida con salud y con trabajo, para seguir dando en cada turno lo mejor de mí y ayudar a salir feliz y con vida a los pacientes que se infecten por el Covid y  declarando que este nuevo  año que llegue sin esa enfermedad”

Los doctores y enfermeras, algunos jóvenes y otros mayores, saben que para ellos no hay días festivos y que muchas veces tendrán que perderse de momentos familiares importantes para dedicarse a ayudar a sus semejantes, que por alguna enfermedad o un accidente necesitan de la atención médica.

Los enfermeros de hospital dedican su esfuerzo a proporcionar atención de cabecera y el cuidado directo a los pacientes ingresados, consultando con los médicos y otros miembros del equipo de asistencia sanitaria sobre el plan de cuidados más idóneo para los enfermos, garantizando una calidad asistencial acorde con la profesión elegida.

EL COVID-19 Y LA PROFESIÓN 

Las jornadas de trabajo son cada día más extenuantes y las pocas horas de sueño no parecen ser suficientes para combatir a diario contra un doble enemigo, los contagios por coronavirus y la incredulidad de cientos de ciudadanos.

Ledys Martínez, actualmente trabaja en la Clínica Cehoca, reconoce que en su trayectoria como empleada del sector salud, nunca se enfrentó a una contingencia sanitaria de esta magnitud, es por eso que hace un llamado a la conciencia y a seguir cuidándose especialmente en estas fechas que es cuando más peligro hay,  por aquello que somos una sociedad fiestera y entusiasta, que aprovecha estos espacios para poder compartir con familiares y amigos más cercanos.

A pesar del riesgo inminente al que se enfrenta todo el personal de salud, a Ledys  no la domina el miedo, comenta que desde que era muy joven aprendió a controlarlo, pues llueva, truene o relampaguee, ella debe realizar su trabajo, mismo que implica tener cercanía constante con los pacientes.

MEDIDAS PARA EVITAR  EL CONTAGIO 

Durante sus jornadas de trabajo, Ledys  toma todas las precauciones para evitar un contagio, sin embargo, sus esfuerzos no terminan ahí, pues al volver a casa las medidas de precaución aún deben mantenerse.

No todos los ciudadanos se esfuerzan tanto como ella para disminuir el número de contagios por Covid-19, pues en repetidas ocasiones se encuentra a personas que dicen no creer en que el virus sea real y haya personas contagiadas.

Orgullosa de su trabajo en la Clínica Cehoca, Ledys  reitera que seguirá al pie del cañón apoyando a la mayor cantidad de gente que lo necesite, aunque espera que el número de contagios disminuya pronto. A los ciudadanos les pide actuar con seriedad ante la contingencia sanitaria que enfrentamos actualmente.

Llega Navidad y con ella las reuniones en torno a una mesa decorada para la ocasión, las luces en el árbol y el pesebre, la música alegre, las comidas deliciosas preparadas por la abuela, abrazos y besos en el reencuentro con familiares y amigos, la risa de los niños destapando sus regalos. Muchas familias en Colombia vivirán un ambiente así, pero para algunas otras será una Navidad melancólica y triste.

Lo importante como dice Ledys es tener salud y pedir a Dios para que el 2021 llegue sin esa enfermedad que tantas vidas ha cobrado este año.

También podría gustarte