Peso criptomoneda

322

Para temas de pagos, en seis meses avanzamos seis años. Las metas de bancarización del Plan de Desarrollo de 2022 se sobrepasaron durante los primeros tres meses de cuarentena. La imposibilidad de compra presencial causó una educación digital forzosa. El consumidor descargó apps y usó páginas web para descubrir comodidad digital. El comerciante que improvisó nuevos sistemas de pagos, entendió la omnipresencia y constante disponibilidad digital.

Se facilitó el manejo de inventario con una reducción del costo de ventas y manejo de efectivo. Según Citi Research, solo las divisas de bitcoin en Colombia llegan a casi 2% del PIB. La emisión de una criptomoneda por parte del Banco de la República no solo es conveniente, es el futuro.

Esto no es el fin del efectivo, por mucho tiempo esto no será posible. Tocaría avanzar demasiado en inclusión bancaria y digital. Aun con 1,6 millones de colombianos bancarizándose en los primeros seis meses de 2020, según la Superfinanciera, 14,1% de adultos siguen por fuera del sistema financiero. De acuerdo con Andesco, la cobertura de internet es 52% en zonas urbanas y 7% en rurales. El temor de exclusión llevó a Nueva York a obligar al comercio a recibir efectivo. Con esta salvaguarda, no hay razón para no acelerar la digitalización.

Hoy las transacciones digitales ocurren de manera bilateral con altísimos costos de encripcion. A esto se le suma el 4×1.000 de impuestos y el 30×1.000 de las tarjetas de crédito. Muchos ganan no por cobrar el servicio de pagos, sino por la información personal.

Las plataformas digitales conocen la vida privada del cliente mejor que él, le ofrecen productos y crédito. La tecnología Blockchain cambia todo con la validación de pagos, siendo descentralizada en un libro digital público. La tecnología permite trazabilidad perfecta de transacciones y costo marginal cero. La pregunta es si este fenómeno debe ser privado o público.

Un esfuerzo de Facebook para formalizar una moneda digital, rápidamente fue derrotado. No dejaron privatizar la privacidad para venderla al mejor postor. Temores de lavado de activos también han frenado otras criptomonedas diseñadas para poder ser ultra secretas. Es un mecanismo idóneo para el lavado de activos donde hay privacidad sin costos cambiarios. Hay versiones que los IP de los principales departamentos cocaleros son grandes receptores de criptomonedas. Como en todo, existe un riesgo de que justos paguen por pecadores.

Una emisión monetaria con tecnología blockchain ofrece información perfecta, es el sueño de un banquero central. No solo se sabe quién está detrás de cada transacción, se conoce con precisión el multiplicador y velocidad de la base monetaria.

Se elimina costo del efectivo y transaccional fomentando la formalidad. Se podría expandir o contraer la oferta monetaria de manera exacta, se controla la entrada y salida del sistema con instituciones de confianza. Mejora el manejo de la economía. Lo que era teórico, ahora es una realidad.

El vacío de regulación sobre cryptomonedas genera incertidumbre, pirámides, y lavado de activos. El Banco de la República lleva dos años de pilotos entendiendo la tecnología y los riesgos. Leonardo Villar puede ser visionario si se adelanta a todo y lidera la innovación.

*ExJefe de Planeación Nacional 

 

También podría gustarte