A un año de la muerte de ‘Maikol’, madre del menor pide traslado del caso a Bogotá

1.077

La madre, abuela, sus pequeños hermanos  y otros familiares de Maikol Mateo Martínez Montes, de 14 años de edad, asesinado de 15 puñaladas en El Difícil en diciembre del 2019, piden a las autoridades que su caso sea estudiado en Bogotá porque temen que este quede en la impunidad por negligencia investigativa por parte de la Fiscalía Seccional Magdalena y la Policía. Por el hecho hay una persona cercana a la familia capturada. 

Aferrada a Dios cada día y clamando justicia por la muerte de su hijo, de quien sus recuerdos permanecen vivientes en su mente, permanece cada instante Yuranis Montes Serrano, desde que se enteró el 22 de diciembre de la desaparición y posterior muerte de su hijo Maikol Martínez Montes en el municipio de El Difícil, Magdalena.

Este hecho, que aún retumba en las mentes y corazones de los habitantes de esta población; una de las más calurosas de la Región Caribe, podría quedar en la impunidad según las víctimas, debido a que son pocos los avances que se han dado, y la única persona capturada; sospechosa, no ha colaborado con la justicia.

En esta población de un poco más de 30 mil habitantes, sus moradores rumoran que detrás de la muerte de Maikol Mateo de 14 años de edad se encuentran familias poderosas de la región que no quieren que su muerte sea investigada.

“Le pido a las autoridades que la muerte de mi hijo no quede en la impunidad, que hagan lo que tengan que hacer y que paguen los que tengan que pagar. No tengo miedo, voy hacer lo que tenga que hacer y tocar las puertas que tenga que tocar para buscar yo misma a los culpables si me toca”, expresó en medio de lágrimas y dolor Yuranis Montes Serrano.

La dolida madre, quien afirma además no tener calma en su vida, exige a las autoridades que la muerte de su hijo no quede en el olvido como centenares en el país. “Mi vida, si se puedes llamar vida, no ha sido lo mismo. Es como si te arrancarán algo de ti. Mis días son igual a las noches; no tengo calma. Ha sido duro y me siento impotente al no poder hacer nada. Las cosas para mí son difícil y mi día a día; aún solo al despertar y saber que no lo voy a ver, me parte el Alma. Sobra decirte que me da rabia y mi corazón se llena de odio cada día más. Solo quiero justicia por la muerte de mi hijo y que no reine la impunidad”, comentó.

EL HECHO QUE CONMOVIÓ A TODO UN DEPARTAMENTO 

La desaparición de Maikol Mateo Martínez Montes según el reporte policial del 23 de diciembre del 2019 se dio luego que el joven saliera a eso de las 4:00 de la tarde de la casa de su abuela materna Olga Judit Serrano Caray, ubicada en el barrio 20 de Mayo, pero al cerrar la noche este no volvió, ni llegó a la casa de su madre, a donde iría luego de visitar el parque.

De acuerdo a Montes Serrano, al enterarse de la desaparición de su hijo trató de buscar ayuda en la Policía, pero allí no recibió ningún tipo de colaboración por parte de los uniformados de turno.

“Recibe una llamada de mi mamá en la que me decía que si Maikol había llegado a la casa y le dije que no. Me dijo que él había salido para la plaza y después se iba para mi casa pero Maikol no había llegado; peor aún, tenía el celular apagado. En ese momento sentí miedo pero tenía mi fe que lo iba a encontrar. Salí a buscarlo por todo el pueblo, con mis vecinos, los amigos y no lo encontrábamos. En ese momento salí a poner la denuncia, llegue hasta la Estación de Policía y los policías me dijeron que el estaba por ahí con alguna amiguita tomando. Les dije que no, que ese niño no salía y que tiene que estar en peligro pero ellos no nos ayudaron”, describe ese angustiante domingo 22 de diciembre que jamás se borrará de su mente.

Tras una exhaustiva búsqueda por diferentes sectores del municipio, un grupo de personas logró dar con la ubicación del cadáver la mañana del lunes 23 en los predios de una finca ubicada en el sector conocido como de Loma del Golero, en la vía que comunica a esa población con el municipio de Bosconia, Cesar.

En medio del procedimiento de inspección técnica al cadáver, los funcionarios de Policía Judicial hallaron que el cuerpo del menor de edad presentaba 15 puñaladas en el pecho y la espalda. Por su parte, en el informe forense de Medicina Legal se pudo establecer que el joven no fue violado.

El hallazgo, causó repudio en todo el departamento, por lo que de inmediato la Policía Nacional en coordinación con la Fiscalía inició las indagaciones que, arrojaron como resultado la captura de José Escobar Nieto, conocido como ‘Goyo’ o ‘Mano Goyo’ en el mes de marzo. Este, sería una de las últimas personas que tuvo contacto con el menor antes de su muerte cuando lo transportó en su motocicleta, así lo muestran videos de cámaras de seguridad de algunos barrios.

“Él niño sale caminando de la casa pero lo que no sabemos es si él lo llamó más adelante porque después se ve en las cámaras donde lo lleva. Hay un gran vacío investigativo en todo esto porque no han logrado establecer qué fue lo que pasó, ni mucho menos los investigadores han podido logar que ‘Goyo’ diga con quién o donde dejó a Maikol. Este señor era muy cercano a la familia; lo conocíamos desde hace años. Él tuvo un silencio que nos pone a pensar porque lo transporta desde el día que el niño desaparece, se entera que lo estamos buscando y se queda cayado. Viene a hablar es ya el 26 de diciembre. La biblia dice que en la viña del señor hay ovejas disfrazadas de lobos; así describo a ‘Goyo’, un lobo disfrazado de oveja”, explica la madre de la víctima.

EL PROCESO NO AVANZA  

Según Montes Serrano, uno de los mayores temores es que en cualquier momento este proceso se dilate mucho más de lo que ya está, debido a que hoy no se ha presentado una audiencia en la que se vincule a ‘Mano Goyo’ con la desaparición. Él, fue capturado por señalamientos de otros menores de edad que afirmaron haber sido víctimas de abusos de su parte.

“Sentimos mucho temor que no pase nada con este proceso. Aquí hay una serie de anomalías, nos da miedo que ‘Goyo’ quede en libertad y no diga nada sobre las últimas horas de vida en las que estuvo con mi hijo”, comenta.

‘SOLO FUE UN APOYO POR EL MOMENTO’ 

A pesar que este hecho conmovió las fibras del corazón de muchas personalidades del departamento y el país, según Yuranis no se le ha dado la agilidad judicial que debería tener el proceso. “El gobernador Carlos Caicedo se comprometió en apoyarnos y no pasó nada, solo me pusieron un sicólogo pero yo lo único que quiero es ayuda para dar con los asesinos de mi hijo. El alcalde David Farelo sí ha estado muy pendiente y realizó un homenaje el 23 de diciembre en conmemoración de la muerte del niño. Pedimos un mayor apoyo por parte de todos los sectores para que esta muerte no quede en la impunidad por negligencia y el caso sea remitido a Bogotá”, concluyó.

También podría gustarte