El mundo celebró discretamente la llegada del 2021

432

En todo el planeta, las nuevas olas de la epidemia obligaron a la mayoría de la gente a seguir los festejos desde la sala de sus hogares.

Con afluencia reducida en Times Square, playas casi vacías en Río de Janeiro; Colombia y países vecinos, la mayoría de sus habitantes resguardados en sus hogares, y los Campos Elíseos prácticamente desiertos en Paris, el mundo recibió discretamente al año 2021 bajo la influencia de la pandemia de covid-19.

Tras meses de restricciones por esa contagiosa enfermedad que causó más de 1,8 millones de muertos en todo el planeta, las nuevas olas de la epidemia obligaron a la mayoría de la gente a seguir los festejos desde el sofá de su hogar.

En Nueva York, el barrio de Manhattan fue bloqueado y la gente instada a seguir por televisión los shows de estrellas como Jennifer Lopez y Gloria Gaynor quien a sus 77 años interpretó viejo hit “Sobreviviré” (I will survive).

En Times Square, que cada 31 de diciembre rebosa de gente eufórica que disfruta la “caída de la bola” bajo una lluvia de papel picado, la multitud fue reemplazada por trabajadores de la primera línea contra la pandemia que fueron especialmente invitados y separados con vallas para asegurar el distanciamiento social.

Estados Unidos es el país con mayor cantidad de muertos del mundo. Sin embargo el presidente electo Joe Biden, quien asumirá en tres semanas, dijo ser optimista. “Estados Unidos puede hacer cualquier cosa y estoy plenamente seguro de que volveremos y  aún más fuertes”, aseguró en la red de TV ABC

Brasil, el segundo país con más decesos por la pandemia, recibió el año 2021 con su emblemática playa de Copacabana de Río de Janeiro casi desierta, en vez de los millones de personas que acoge normalmente cada 31 de diciembre para celebrar el nuevo año con baños de mar y fuegos artificiales.

La Policía impidió acceder a las playas de Río y en la medianoche se dispararon algunos fuegos artificiales, pero también se escucharon cacerolazos al grito de “¡Fuera Bolsonaro!”, un presidente severamente criticado por desdeñar a la pandemia que ha matado a unas 195.000 personas en Brasil.

En Sídney, la mayor ciudad de Australia, los fuegos artificiales de Nochevieja iluminaron el puerto con una exhibición deslumbrante, pero pocos espectadores.

En Madrid, los españoles se comieron las doce uvas con las campanadas del famoso reloj de la Puerta del Sol desde los sofás de sus casas, ya que la famosa plaza de la capital española estaba esta Nochevieja completamente vacía.

En la golpeada Londres no ha habido celebraciones como recomendó el Gobierno, que pidió a la gente que se quedara en casa para evitar propagar el virus con el eslogan “Hagan como si lo tuvieran”.

En París, los Campos Elíseos estaban vacíos. Bajo los árboles adornados con luces rojas, una veintena de policías paraban a los escasos vehículos que circulaban por esta famosa calle para verificar los certificados de desplazamiento y multar a los infractores. Francia vivió la Nochevieja bajo toque de queda, vigilada excepcionalmente por 100.000 policías y gendarmes.

En Wuhan, la ciudad china donde se detectó el virus por primera vez a finales de 2019, miles de personas festejaron la llegada de 2021.

En Hong Kong, pese a las restricciones, algunos se aventuraron al puerto Victoria para hacerse selfies. En Rusia, el presidente Vladimir Putin, reconoció en su discurso de Año Nuevo que una segunda ola del coronavirus golpea al país.

En Dubai, miles de personas asistieron a un espectáculo de fuegos artificiales e iluminaciones láser en Burj Khalifa, la torre más alta del mundo, a pesar de un gran número de nuevos casos. Los asistentes debían usar mascarilla y registrarse con un código QR./AFP

 

También podría gustarte