Lo esencial para superar el Covid-19 es…

268

Para ti, que recibiste el resultado positivo y que cursas la enfermedad; para ti, que tienes un familiar contagiado, estos son los consejos de 8 personas que ya pasaron por lo que tú atraviesas.

Hasta la noche del 29 de diciembre, el Instituto Nacional de Salud reportaba 1.441 casos de Covid-19 activos en Cartagena, lo cual significa que más de mil personas pasaron -o debieron pasar- la Nochevieja aisladas. Si bien el deber de cada uno es prevenir, no sería raro que tú o yo nos contagiáramos en los próximos días o meses, finalmente, estamos en medio de una pandemia, las vacunas anti-Covid llegarán al país a finales de enero e inmunizar a 20 millones de personas toma más tiempo del que todos quisiéramos.

Para ti, que recibiste el resultado positivo y que cursas la enfermedad; para ti, que tienes un familiar contagiado, estos son los consejos de 8 personas que ya pasaron por lo que tú atraviesas. Ellas nos cuentan qué fue esencial, desde la salud física y la mental, para superar la enfermedad.

NICOLÁS PAREJA BERMÚDEZ

En mi caso, fue el convencimiento de que había que darse para que las cosas fluyeran y que no había que parar por ningún motivo. Que todo esfuerzo sería poco y que no había margen para incapacitarse ningún día, ni aún en los más duros de la enfermedad; eso sí, trabajando desde casa. Y que la oración confiada en papá Dios llamaría a una protección especial para sortear el virus sin mayores consecuencias. A nivel físico o material, solo usé vapor de agua caliente con mentol varias veces al día, cubriéndome con una toalla encima de la olla.

LAURA VANESZA ARÉVALO PATERNINA, 31 AÑOS

Esencial fue confiar en Dios, tener muchísima paciencia y tomar bebidas calientes. Traté de apoyarme en mis amigos e incluso, el 24 de diciembre, que aún tenía COVID-19, me arreglé y me vestí, y desde mi habitación hice videollamadas con mis familiares, que me dieron amor desde la distancia.

PEDRO TORRES VERGEL, 53 AÑOS

Desde mi experiencia, te cuento que la parte mental es importantísima para superar esta enfermedad, porque es la que te genera el resto de reacciones positivas para comer, para predisponerte a curarte. Lo primero es la parte mental, en mi caso conté con los mensajes de mis compañeros de trabajo, de mi familia… mis hijos, mi esposa, mis hermanos; dentro de la clínica, conté muy especialmente con el ánimo de las enfermeras que me atendían, con los médicos, pero, sobre todo, las enfermeras. Ellas me decían: “Tranquilo, usted va a salir adelante. Ánimo, no se me quede, que usted va para adelante, nosotros estamos aquí, con usted”. Esa parte mental me ayudó tanto que me estimuló el hambre, me dio un hambre voraz y comer es fundamental, el médico le dice a uno: “Coma todo lo que pueda”, entonces yo lo hacía con ganas. Comer es fundamental porque te va a ayudar a fortalecer las defensas. También fue vital hacer una posición que uno llama ‘prono’, o sea, estar bocabajo tanto tiempo como sea posible. Es fastidioso, incómodo, pero ahí se ayuda uno con esa parte mental para seguir adelante. Y te comento que mis pulmones estuvieron ambos afectados 85% con neumonía, o sea, mi situación era delicada pero la fuerza mental, medicamentos y comida me ayudaron mucho.

GABRIEL GARCÍA GARCÍA, 31 AÑOS

Primero, el contexto. Desde el 2019 venía con unos síntomas que yo atribuía a algo respiratorio, a pesar de que en radiografías los pulmones salían bien. Eso hizo que cuando llegara la pandemia a Colombia yo me encerrara varios meses. Apenas salía en ocasiones a la terraza de mi casa.

Como, además, cambié mi tuno -Gabriel es periodista- para apoyar con cosas -contenido noticioso- de Civid-19, siempre estuve leyendo mucho sobre la enfermedad, síntomas, contagios y muertes en Colombia y Cartagena.

La muerte de Ernesto Taborda -compañero periodista- me afectó los nervios y creo que eso me ocasionó no sé si un efecto en el colon o en el estómago, pero pasé con malestares esos días y con el pulso sobre 120. Un médico a domicilio me dijo que había acumulado mucho estrés. En esos días empecé a hacer ejercicios de nuevo en la casa. Desde el encierro solo había hecho la primera semana y no más.

Cuando llegó el Covid, todavía estaba en acondicionamiento. Al principio fue un malestar leve, pero cuando se me fue el olfato y el gusto supe que era el coronavirus -no me dio gripa ni nada, así que no podía ser otra cosa- y me asusté de nuevo y ahí empeoraron los síntomas.

Al malestar general se añadió de nuevo el del estómago y empecé a vomitar todo lo que comía. Por lo que había leído, sabía que no comer podía llevar a empeorarme, me forzaba a comer, aunque luego tuviera que vomitar. Así pasé la primera semana.

En la segunda fue peor, porque estaba en esa fase del malestar en la que uno no resiste mucho tiempo por fuera de la cama y de estar acostado me dolía la espalda. La solución eran las pastillas que me enviaron para pasar las molestias. Pero esos días mi papá -también contagiado- se empeoró y, además de cómo me sentía, estaba la preocupación por ver que a él le estaba dando más fuerte.

Al final él tuvo que ir hospitalizado con oxígeno, pero se recuperó. Y yo en la tercera semana me empecé a sentir mejor.

La parte mental creo que influyó tanto a que la enfermedad me diera un poco más fuerte de lo que creo que me habría dado en otras condiciones tras ver los síntomas que tuve, pero también para que no me diera de manera grave.

En lo físico, yo siempre he tratado de hacer ejercicios y tras los meses de no hacerlo durante el encierro, creo que tuve suerte porque unas semanas antes había retomado y seguro que también tuvo su efecto para soportar el virus.

ERNESTO ARMENTEROS DE LA HOZ, 55 AÑOS

Creo que las ganas de vivir, todavía tengo muchas cosas que hacer en esta vida. Ha sido un regalo de dios.

                DELFINA POLO VIVERO, 30 AÑOS

Lo esencial para superar esta calamidad, ante todo, es Dios. Lo primero es orar mucho y que haga su voluntad en las manos de los instrumentos de Dios, que son los trabajadores de la salud; es importantísima la familia, es lindo ver cómo la familia y los amigos se unen, te das cuenta de que te quieren, te aman de verdad, en estas situaciones es donde se conoce el verdadero amor de pareja, de familia y los verdaderos amigos… Se necesita de mucho apoyo del personal de salud, pasé casi tres meses en UCI y ellos siempre oraban, me agarraban la mano, me decían lucha por tu vida, lucha con tu cuerpo… y la rehabilitación es dura, pero el personal médico pone un empeño tan bonito, te tienen paciencia y siempre están sonrientes.

JENNIFER DÍAZ

El apoyo y amor de la familia, la constante supervisión del equipo médico, mucha serenidad, tomar mucho líquido. Es fundamental no dejarse llevar por la ansiedad y, por supuesto, ser responsable con la enfermedad y aislarse.

J.J. VILLARREAL, 28 AÑOS

Para mí, definitivamente, el querer estrechar mis brazos para abrazar a esas personas que tanto quiero, las más cercanas: a mi mamá, a mi novia y amigos… Ellos me motivaban con cada llamada y cada gesto, con cada “quiero que te recuperes”, ellos me ayudaron a dar esa batalla, por eso siento que es esencial el amor de los nuestros y saber que los quieres ver y sentir con más cercanía a tu lado otra vez.

PARA TENER EN CUENTA

-Es importante que te aísles en un cuarto bien ventilado y ojalá puedas tener un baño para ti solo en casa.

-No debes compartir utensilios personales, ni de aseo, ni de alimentación, con ningún otro miembro de la familia.

-Debes lavarte las manos constantemente, comer separado de tus demás familiares y usar tapabocas cuando tu cuidador te lleve medicinas u otros elementos absolutamente necesario y deba interactuar contigo.

-Es importante mantener limpia toda la casa y, especialmente, las superficies con las que interactues, para ello tú (si te sientes en condiciones), usa desinfectante.

-Por favor, chequea tus síntomas, especialmente si tienes fiebre y si sientes que no puedes respirar bien; avísale a tu médico ante cualquier anomalía.

-Ten a la mano el teléfono de tu médico o de tu EPS.

-No te automediques. Sigue al pie de la letra las indicaciones de tu médico.

-Mantente siempre conectado a través de chats y videollamadas con tus seres queridos, la parte anímica es fundamental en este proceso.

También podría gustarte