Santa Marta registró 207 casos de violencia sexual

POR  
KATIA VÁSQUEZ  

Según el último boletín estadístico mensual del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en la ciudad de Santa Marta entre los meses de enero y noviembre del 2020, se registraron un total de 207 casos de presunto abuso sexual.

De este modo, la entidad forense reveló que las cifras de violencia durante el periodo de cuarentena han aumentado en la capital del Magdalena. En Santa Marta durante el mes de noviembre las estadísticas mostraron un alza frente a los reportes entregados en octubre.

No obstante, en comparación con el mismo periodo del año 2019, Santa Marta presentó una disminución de 84 casos, puesto que, el año cerró con un total de 207 presuntos delitos sexuales.

Del mismo modo, el informe también encendió las alarmas, puesto que se siguen presentando incrementos en todas las cifras donde resultan víctimas los menores de edad, con un rango más alto entre los 12 y los 17 años, seguidos muy de cerca por los menores entre los 6 y 11 años y aquellos quienes tienen entre 0 y 5 años.

Cabe recordar que la violencia sexual es un fenómeno muy común en nuestra sociedad, que genera daños en la autoestima del individuo, sentimientos de tristeza, culpa e indefensión y en la red familiar secuelas difíciles de superar; a parte de las consecuencias físicas, tiene efectos psicológicos a corto y largo plazo como depresión, ansiedad, intentos de suicidio o el Síndrome de estrés postraumático.

Frente a esta situación, la secretaria de la Mujer y Equidad de Género del Distrito, Yunia Palacios Cuesta, indicó que “el abuso contra las mujeres de manera generalizada es algo que incide no solamente en su parte física, sino sobre todo de su parte moral y su parte espiritual”.

De igual manera, Palacios aseguró que, “es una mujer que vive con miedo, con inseguridades, con el miedo a salir a la calle, de relacionarse e incluso con miembros de su familia, sobre todo con el sexo opuesto”.

De este modo, la funcionaria dio a conocer que la Secretaría de la Mujer tiene un equipo psicosocial dedicado exclusivamente a tratar precisamente este tipo de situaciones de todo tipo de violencia contra la mujer, sea sexual, económica, verbal o física.

CONSECUENCIAS PARA LA SALUD

La violencia de pareja (física, sexual y emocional) y la violencia sexual ocasionan graves problemas de salud física, mental, sexual y reproductiva a corto y largo plazo a las mujeres. También afecta a sus hijos y tiene un elevado costo social y económico para la mujer, su familia y la sociedad.

Estas formas de violencia también pueden ser causa de depresión, trastorno de estrés postraumático y otros trastornos de ansiedad, insomnio, trastornos alimentarios e intento de suicidio. La secretaria de la Mujer argumenta que las mujeres que han sufrido violencia de pareja tienen casi el doble de probabilidades de padecer depresión y problemas con la bebida.

La violencia sexual, sobre todo en la infancia, también puede incrementar el consumo de tabaco, alcohol y drogas, así como las prácticas sexuales de riesgo en fases posteriores de la vida. Asimismo, se asocia a la comisión (en el hombre) y el padecimiento (en la mujer) de actos de violencia.

Yunia Palacios, afirma que “el tema de violencia sexual es muy difícil. La violencia sexual muchas veces se vive dentro de los hogares, y las mujeres no la reconocen como tal, por el desconocimiento de la ley, piensan que hace parte de sus obligaciones como mujeres, entonces llega el hombre a medianoche borracho y las accede de forma violenta y ellas piensan que no hay un delito, por eso precisamente hacemos nuestras pedagogías de la ley 1257 de 2008, porque es necesario que las mujeres sepan que ese tipo de situaciones no están enmarcadas en la normalidad, son un delito y como tal mientras ellas no sean conscientes que lo que están viviendo es un delito y no van a denunciar”.

FACTORES DE RIESGO  

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, ha identificado como factores de riesgo para que ocurra el abuso sexual los siguientes: sexo femenino, tener entre 11 y 15 años, padecer insuficiencias económicas y culturales, haber sufrido previamente otros tipos de maltrato infantil y haber desarrollado una baja autoestima, sumisión a la autoridad y poca confianza en los adultos. Medicina Legal constató que en el 78% de los casos, el agresor era un conocido del niño o niña, especialmente padre, padrastro u otro familiar.

En cuanto al perfil del agresor/a, con respecto al sexo, se constata que los varones están significativamente más implicados como agresores en los abusos sexuales a menores, con unos porcentajes que oscilan entre el 80% y el 92%, especialmente cuando las víctimas son niñas.

TIPOS DE VIOLENCIA SEXUAL, SIN PENETRACIÓN  

Intento de violación: Cuando el acto no se consuma, pero si hay una intención.

Coacción sexual: utilizando presión emocional para forzar una actividad sexual.

Tocamientos indebidos:  tocar partes del cuerpo ya sean sobre o debajo de la ropa, sin la autorización de otra persona.

Acoso sexual: comentarios, mensajes, correos electrónicos, fotografías, vídeos, amenazas, que sean de tipo sexual y que la otra persona no desea y moleste.

Fotografías: Obligar a otra persona a posar para fotografías de índole sexual.

Relaciones sexuales frente a terceros: obligar a otras personas a presenciar actos sexuales sin participar en ellos.

Pornografía: Obligar a otra persona a ver material pornográfico.

RUTA DE ATENCIÓN  

 “Esta es una situación que afecta la seguridad de las mujeres y no solamente desde la Secretaría de la Mujer nos esmeramos porque se logre justicia en este hecho de violencia contra la mujer, sino que necesariamente le brindamos el apoyo psicosocial para que ella desde su sentir pueda empezar a sobrellevar esta situación y pueda empezar a sanar en ese sentido”, añadió Palacios Cuesta.

Es importante mencionar que en caso de abuso sexual físico a menores en Santa Marta se puede acudir al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf o llamar a la línea gratuita nacional: 018000112440 o en Santa Marta al 57(5) 421 69 26. Ext: 566013.

Otra de las opciones para personas que están siendo víctimas de este abuso es acudir al Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual, Caivas, ubicado en la Avenida del ferrocarril carrera 12 No 25-55 o llamar al teléfono: 4214767.

Asimismo, se puede denunciar en las Unidades de Reacción Inmediata, URI, en las Comisarías de Familia, en los Centros Zonales de Icbf, en las Casas de Justicia, en las Personerías en los municipios o en las Inspecciones de la Policía.

Una iniciativa del Ministerio TIC, el Icbf, el Foro de Generaciones Interactivas de España, Fundación Telefónica y Red Paz en convenio con Policía Nacional, opera desde mayo de 2012 como el canal de denuncias en Colombia para denunciar de manera virtual situaciones que vulneren la seguridad y los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Se pueden reportar situaciones con menores de 18 años como la pornografía infantil, la explotación sexual, el ciberacoso y el abuso, entre otras. Los analistas se encargan de revisar, canalizar la denuncia a la autoridad competente y hacer seguimiento hasta su resolución.

Se reporta en www.teprotejo.org o mediante el aplicativo para celulares inteligentes que se descarga de manera gratuita.

También podría gustarte