Tráfico fluido en el canal de la Mancha durante el primer día del Brexit

El tráfico de camiones y mercancías por el canal de la Mancha fluyó «sin ningún problema» este viernes en las primeras horas de la partida definitiva del Reino Unido de la Unión Europea, a pesar de los temores que había de bloqueos y caos.

Casi 200 camiones pasaron por el Túnel de la Mancha en la noche del jueves al viernes, luego de que se restablecieran las formalidades aduaneras, informó la dirección de Getlink, operador del túnel.

Después de una interrupción en el tráfico marítimo por la Nochevieja, un primer ferry procedente del Reino Unido atracó en el puerto francés de Calais a las 10h15 locales (09h15 GMT).

El «Orgullo de Kent», de la empresa P&O Ferries, desembarcó 36 camiones en los muelles, de los cuales tres fueron dirigidos a controles adicionales, y los demás autorizados a continuar su viaje, constató la AFP.

En el Eurotunel, «el tráfico fue lo suficientemente sostenido para una noche excepcional e histórica, todo salió bien», dijo a la AFP un vocero del grupo Getlink.

«Todos los camiones habían cumplido con las formalidades» que ahora impone el Brexit, «no hubo rechazo de camiones», dijo.

En el lado francés, las nuevas formalidades entraron en vigor a medianoche, con la llegada al «pit stop», el puesto de control de los camiones que parten hacia el Reino Unido, de un primer vehículo pesado procedente de Rumania, que transportaba correo y paquetes.

Además de los controles de seguridad habituales, los agentes escanearon su matrícula frente a la prensa.

«Estoy muy feliz, es un privilegio para mí», declaró su conductor, Toma Moise, de 62 años, antes de que la alcaldesa de Calais, Natacha Bouchart, apoyara simbólicamente el botón que autorizaba su paso.

«Este es un momento histórico (…) son 48 años de retroceso con consecuencias de las que aún no vemos todo el impacto», declaró a la AFP.

«Es un día difícil para Europa», reconoció el secretario de Estado para Asuntos Europeos francés, Clément Beaune, que acudió al puerto fronterizo junto al ministro de Cuentas Públicas, Olivier Dussopt.

«Pero gracias a los preparativos, estamos listos», aseguró.

– 500 permisos por anticipado –

La policía británica cerró de su lado partes de la principal carretera a Dover, la M20, en el marco de su plan de gestión del tráfico de camiones en dirección del puerto del sudeste de Inglaterra.

Para ser autorizados a circular en Kent, los camiones con destino a Europa tenían que disponer de una autorización, entregada de manera electrónica, que probaba el cumplimiento previo de las nuevas formalidades.

Quienes estén en infracción puede sufrir una multa de 300 libras esterlinas (405 dólares, 334 euros).

Las autoridades indicaron el jueves que otorgaron cerca de 500 permisos de ese tipo -válidos por 24 horas- para el 1 de enero, y preveían un total de 800.

El primer transbordador ferroviario del Reino Unido también descargó su primer lote de camiones sin dificultades.

En Francia, las empresas también deben declarar sus mercancías en la aduana de manera anticipada por internet, a través del sistema informático «frontera inteligente».

Sobre la base de estas declaraciones y de un análisis de riesgo realizado durante el cruce, los transportistas reciben una luz verde que les permite continuar su viaje o una luz naranja para detenerlos y hacerlos pasar los controles.

El presidente del puerto Jean-Marc Puissesseau, dijo el jueves estar «sereno» en lo que respecta a la gestión del tráfico, «porque desde hace tres años, hemos podido perfeccionar lo que teníamos preparado» para amortiguar el Brexit.

Hoy, el 70% del comercio entre el Reino Unido y la UE pasa por Calais y Dunkerque. En promedio, 60.000 pasajeros y 12.000 camiones lo atraviesan diariamente.

Calais, Francia | AFP | 

 

También podría gustarte