Estrictos controles de bioseguridad para el ingreso a las playas

1.305

Samarios y visitantes ingresan con tapabocas y portando alcohol. Se ubican en zonas delimitadas para respetar el distanciamiento social y al ingresar al agua procuran igualmente conservar un espacio diferente a los otros bañistas.

Ante el aforo tota que se presentó ayer en el balneario de El Rodadero, las autoridades lo cerraron y no permitieron el ingreso de más bañistas. Lo anterior como consecuencia del cumplimiento de las medidas de bioseguridad adoptadas por la administradora de la ciudad Virna Liz Jhonson Salcedo.

En esta temporada de vacaciones, y teniendo en cuenta el aumento de los casos de Covid-19, la Administración Distrital, ha establecido restricciones y medidas especiales para las visitas a las playas de la ciudad, previniendo los contagios.

La Alcaldía Distrital de Santa Marta, por directrices de la mandataria Virna Johnson, dispuso que las playas deben funcionar con solo el 20 por ciento de su capacidad. Hay sitios de desinfección en lugares estratégicos, está prohibida la presencia de vendedores ambulantes y de masajistas y los bañistas no pueden ingerir alimentos en la arena o las carpas.

También se determinó que los balnearios funcionen en dos turnos para recibir una cantidad mayor de personas. A las de demanda superior como El Rodadero, Taganga, Playa Blanca y Playa Grande solo se puede ingresar realizando reservas en la página que habilitó la Alcaldía.

Funcionarios de la Alcaldía y los prestadores de servicio turístico trabajan en equipo para hacer cumplir los controles en los accesos y verificar que se cumplan las medidas de bioseguridad en 18 playas, incluyendo las del parque Tayrona.

También podría gustarte