Turistas llegaron a disfrutar de las bellezas naturales de Santa Marta

3.674

Por estos días de temporada turística de la ciudad se encuentra llena de visitantes lo que se constituye en un buen indicador y renacer de la Bahía de Santa Marta donde los carperos y demás prestadores de servicios se esmeran por cumplir y hacer cumplir los protocolos de bioseguridad, así como también mantener todo organizado y aseado en ese sector. 

A pesar de estar cerrado gran parte del malecón Rodrigo de Bastidas por remodelaciones que se estiman se finalizarán durante el primer semestre de este año nuevo año que llega, la afluencia de turistas y visitantes se ha incrementado, esto lo han visto con buenos ojos, los gremios y prestadores de servicios turísticos quienes padecieron por más de nueve meses de las consecuencias económicas y sociales a raíz de la parálisis del turismo.

La concurrencia de turistas en la bahía sorprendió a muchos samarios que pueden constatar el aumento en la franja de playa que se encuentra al lado de la Marina Internacional en donde se instalan algunas carpas con sillas para acoger a los visitantes bajo todos los protocolos de bioseguridad. En este punto del malecón también se hace el abordaje de lanchas o embarcaciones que realizan traslados hacia distintos balnearios de la ciudad.

Es válido resaltar que, bajo esta nueva normalidad el Distrito de Santa Marta a dispuesto para el control y la prevención del coronavirus a la entrada y salida de los balnearios puestos de bioseguridad en donde se realiza las correspondientes tomas de temperaturas, desinfección y recolección de datos de todo aquel que llega con la intención de relajarse con un baño de mar.

La presencia de agentes de la Policía Metropolitana de Santa Marta que están en la caseta de información turística y que también recorren la Bahía de Santa Marta garantiza la seguridad para quienes llegan a disfrutar del paisaje y broncear su piel en la playa.

Es válido destacar que, en esta temporada turística la ciudad se ha organizado mejor para recibir y atender a los visitantes, toda vez que, la coyuntura lo ha ameritado, por lo que han activado un plan de contingencia el cual fue coordinado desde la Alcaldía Distrital con todas sus secretarías y con la participación de representantes gremiales, organismos de seguridad para lograr una articulación de las distintas instituciones en pro de garantizar unas vacaciones seguras, tranquilas y en paz.

Otro de los atractivos para los visitantes es la feria artesanal donde se exhibe una gran variedad de productos autóctonos y otros típicos de las regiones del país que pueden adquirirse a precios cómodos. En los distintos stands se pueden contemplar mochilas, blusas, sombreros, bolsos, hamacas, dulces de leche, bocadillos, helados, cremas con concha de nácar, móviles y un sinnúmero de artículos.

Definitivamente el destino está a tono con el momento que vive la ciudad cuyo proceso de transformación urbana ha propiciado la llegada de más turistas y nuevos inversionistas que le están apostando a un desarrollo turístico organizado y sostenible luego de la reactivación económica del turismo.

El Centro Histórico tiene una dinámica comercial impresionante donde es posible disfrutar de la gastronomía nacional e internacional en distintos restaurantes, también existe una oferta de alojamiento renovada y moderna en establecimientos hoteleros y hoteles boutique de alta calidad.

SE REACTIVA LA BAHÍA 

Desfilando sus mejores trajes de baños, shorts y atuendos playeros, los samarios y turistas engalanaron las playas de Santa Marta, entre ellas la Bahía y la ancestral Taganga; con caras sonriente y acuestas de los bloqueadores solares, el ambiente alegre y de optimismo que se vive durante esta temporada es sin precedentes.

Patricia Robles, una samaria por adopción, resaltó de manera positiva los protocolos de bioseguridad que se han implementado en la Bahía de Santa Marta, señaló que, la toma de temperaturas y la desinfección a la hora de entrar deja tranquilidad al bañista de que se están respetando las medidas para evitar la expansión del virus.

 “Vine con mi familia, porque después de seis meses de cuarentena ya era hora de volver a las playas, este es el principal atractivo de Santa Marta y resulta curioso que se nos tuvo que quitar por seis meses para que valoramos la belleza de playas que tenemos en la ciudad, sobre todo, la de Santa Marta”, destacó Robles.

Cómo Robles, otros visitantes exteriorizan su regocijo por volver a gozar de las playas en esta temporada. Tal es el caso de una pareja de turistas que desde tempranas horas esperaban con ansias, al igual que decenas de bañistas, a que se diera acceso a la playa.

Cabe resaltar que, sectores como Bello Horizonte, Playa Salguero, Playa Blanca, Taganga, entre otros también contaron con presencia de propios y turistas que han llegado a renovar energías y a saludar el nuevo año aprovechando lo relajante que resulta un baño en el mar, contemplar el paisaje o caminar descalzo por la arena caliente.

Y es que Santa Marta atrapa y cautiva en cada temporada porque existe una constante renovación con innovación y los distintos prestadores de servicios turísticos han adquirido una conciencia en atención al cliente, amabilidad y buen trato al visitante.

CIRCUITO TURÍSTICO 

De acuerdo con lo expresado por Omar García Silva, director ejecutivo de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Cotelco Magdalena, la reactivación de la Bahía de Santa Marta es significativa para el turismo y, sobre todo, para la historia de la ciudad de Santa Marta.

 “La Bahía con El Morro al frente, con los barcos, es importante para el turismo y la historia de Santa Marta, porque a los turistas les gusta mirarlos, por lo que, la Bahía juega un papel fundamental, sumado a la Marina Internacional y a la brisa que está haciendo es el destino preferido por los nacionales”, sostuvo el líder gremial.

García Silva precisó que, este atractivo es el que permite que en torno a él se cree una especie de ‘circuito turístico’, “creemos que junto a los hoteles que están en el centro, la gente aprovecha y hace un circuito, es decir, camina por las diferentes plazas y callejones, terminando por lo general en la Bahía, contemplando toda la belleza. Es positivo y nos imaginamos que dentro de un año cuando ya esté totalmente terminado el camellón, cuando ya la pandemia pase a otra fase, creemos que va a ser muy positivo. La invitación es a seguir protegiéndonos”.

LOS KAYAK VOLVIERON AL MAR 

La Bahía de Santa Marta es un destino mágico por naturaleza, por lo que se ha convertido en el preferido por su gran belleza e interés, especialmente en esta temporada del año, en donde además turistas y propios pueden conocerlo a bordo de un kayak.

Sobre todo, después de un largo periodo de tiempo en que la humanidad ha estado confinada en sus hogares por el estado de alarma decretado por el Gobierno de Colombia por la llegada y expansión del coronavirus.

Una de las excursiones estrella de actividad es una ruta para descubrir la que fue y sigue siendo el imponente morro de Santa Marta a nivel del mar, asimismo, las personas que se aventuran a vivir las aguas samarias a bordo de un kayak pueden adentrar lo suficientemente al mar para observar la belleza de distintas playas como Lipe y la soledad y tranquilidad que trae consigo el mar Caribe.

TAGANGA ANCESTRAL 

Taganga, un paraíso tropical escondido a diez minutos del Centro Histórico, este tradicional y ancestral pueblo pesquero, recibió solo durante esta temporada turística decenas de visitantes, que llegaron atraídos por su belleza y por lo atractivo y emblemático que resultó ser el destino.

Es así como Playa Blanca y Taganga, fueron una de las más visitadas este comienzo de año por samarios y turistas que decidieron un chapuzón en el mar para aliviar la resaca y guayabo después del consumo de licor durante la despedida del año 2020.

De acuerdo con lo manifestado por Omar García Silva, Presidente ejecutivo de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Cotelco Capítulo Magdalena, la ciudad tuvo un movimiento importante de visitantes que generaron una ocupación hotelera significativa lo que se refleja en buenos ingresos para los empresarios del sector.

García Silva precisó además que, si bien este cierre del año fue atípico y por supuesto, no se vivió como en años anteriores en donde el común denominador eran los balnearios como Taganga a colapsar de turistas y visitantes nacionales e internacionales ávidos de disfrutar las bondades naturales que Santa Marta tiene para ofrecer, toda vez que, las condiciones económicas y sanitarias cambiaron, si se fue un cierre de año productivo y alentaron para el sector de la industria sin chimenea.

Desde Cotelco Magdalena se emitió un parte de tranquilidad para quienes lleguen a Santa Marta a disfrutar de esta temporada turística del año. Omar García manifestó que toda la oferta turística se encuentra articulada para brindarle las mejores experiencias y servicios a los visitantes bajo el cumplimiento estricto de los protocolos de bioseguridad.

Se espera que, entre los sectores de la ciudad más apetecidos por samarios y visitantes, se encuentre el corredor turístico del sur, es decir, Pozos Colorados, Bello Horizonte y Don Jaca; no obstante, Minca y el turismo de naturaleza han cobrado especial relevancia durante los dos últimos puentes festivos, así lo señalan las estadísticas. De manera significativa, el Centro Histórico y El Rodadero también se encuentran a la vanguardia de los sitios emblemáticos preferidos por samarios y visitantes.

UNA PASEO POR EL MIRADOR 

Ahora con una carretera en óptimas condiciones, además de sus playas, el mirador de Taganga es un lugar especial para los que llegan hasta este sitio mágico, lugar desde el cual los turistas pueden divisar la majestuosidad del paisaje natural que posee el balneario ancestral.

Toda persona que toma rumbo a Taganga tiene una parada obligada en el lugar exacto que limita el ascenso y el descenso de la carretera hacia Taganga, porque en ese punto alto de la carretera está el mirador y para nadie ese lugar pasa desapercibido.

El sitio permanentemente recibe visitantes convirtiéndose en uno de los lugares más visitado por lo que se ha convertido poco a poco en otro sitio turístico, obligado a visitar por todos los turistas.

Además de ser un lugar para observar las bellezas de las playas, las ensenadas, las playas, los cerros, también en un lugar en donde los visitantes pueden llevarse un recorrido de su estadía en Santa Marta, en Taganga, pues muchos artesanos han colocado en ese sector su puesto de venta.

Manillas, brazaletes, aretes, collares y toda clase de objetos artesanales se pueden conseguir en el mirador, por eso la afluencia de visitantes extranjeros también ha aumentado.

 

También podría gustarte