¿Por qué faltan algunos medicamentos para UCI?

182

Pese a que la situación de abastecimiento de medicamentos para la atención de pacientes en Unidades de Cuidados Intensivos en Colombia es complicada, desde el Ministerio de Salud prevén que mejore en las próximas semanas en tanto no se presente un aumento exponencial en los contagios de coronavirus.

Así lo indica el médico Leonardo Arregocés, director de Medicamentos del Ministerio, quien apunta que la industria farmacéutica ha respondido a la alta demanda en todo el mundo, aunque la situación actual es apretada y se produce una competencia por la adquisición de los medicamentos entre todos los países del globo, tal y como pasó con los ventiladores mecánicos durante los primeros meses de la pandemia.

“Lo que vemos es que para estas semanas de enero el abastecimiento de medicamentos va a ir mejorando y la cantidad disponible permitirá tener cierta tranquilidad, siempre y cuando el número de casos se mantenga en un nivel razonable. Si aumenta en la forma en que lo ha venido haciendo las últimas dos semanas, va a ser muy difícil crecer la oferta así como crecen los casos”, afirma Arregocés.

“La industria que trabaja en el país ha venido respondiendo. Ahora en el mercado hay disponibles cinco o seis veces más medicamento de lo que había antes de la pandemia, lo que quiere decir que la situación se ha manejado, pero es bastante apretada, sobre todo si los casos crecen muy rápido”, destaca.

El Director de Medicamentos del Ministerio de Salud afirma que la situación de varias ciudades se ha visto más afectada por la disponibilidad de camas que por el desabastecimiento de medicamentos, pues las camas están ocupadas haya o no haya medicamentos.

Actualmente -dice- hay suficientes ampollas del sedante midazolam para ser enviadas a las ciudades donde no hay, lo que cubriría la demanda del mes de enero, pero “aquí lo que estamos luchando es porque las instituciones también tienen que hacer todos los trámites para adquirir los medicamentos”.

Precisamente el midazolam y el propofol, también sedante, son dos de los medicamentos que presentaron una reducción en sus existencias durante las últimas semanas de diciembre. En Colombia, los primeros medicamentos por los que se reportó desabastecimiento hace algunos meses fueron los relajantes musculares y posteriormente se presentó una disminución en la oferta de analgésicos como fentanil, remifentanil, morfina e hidromorfona.

No obstante, si bien ha sido difícil conseguir algunos medicamentos, las asociaciones médicas del país aseguran que ningún paciente llegó a quedarse sin tratamiento pues siempre hubo una alternativa disponible.

Cabe mencionar que en la atención de pacientes con complicaciones por covid-19 se usan anestésicos, analgésicos y sedantes “para mantenerlos tranquilos, adaptados al ventilador mientras el proceso de recuperación del pulmón avanza”. Los relajantes musculares se suministran a personas con un estado de salud más delicado para que “los músculos no se contraigan y los pacientes se adapten mejor al ventilador y se puedan cambiar de posición para que oxigenen mejor”.

Desde el Ministerio de Salud, donde el objetivo es que haya medicamentos para todas las camas UCI disponibles en el país -pero que no se registre una ocupación total- recomiendan a las clínicas y hospitales contar con comités de abastecimiento para monitorear el uso de los medicamentos y que se haga de forma eficiente, sin desperdiciar.

Por su parte, a los ciudadanos los llaman al autocuidado y al respeto de las medidas de bioseguridad para prevenir contagios del virus y que así disminuya la cantidad de personas que necesitan ser hospitalizadas. /Colprensa

También podría gustarte