Violencia y sicariato dejó 496 muertos en el Magdalena

998

El departamento del Magdalena terminó el 2020 con escalofriantes estadísticas en materia de criminalidad, y el homicidio se ´disparó´ principalmente en la capital, generando una alta preocupación en las autoridades distritales y departamentales encargadas de velar por la seguridad y tranquilidad de los propios y visitantes. En el semestre que acaba de culminar hace unos días, se presentaron 6 casos menos, frente al mismo periodo del año pasado, cuando se reportaron 502 muertes violentas.

Las cifras revelan que la criminalidad no cede en Santa Marta ni en el Magdalena. Las estadísticas entregadas por las autoridades judiciales y los encargados de las diligencias de inspección a cadáveres de la Policía Judicial del CTI, la Sijín y la Unidad de Tránsito y Transporte, revelan que en el primer semestre del año hubo 246 casos violentos – con víctimas mortales – y finalizando diciembre, el balance reveló que se presentaron 250, para un total de 496 muertes en todo el Magdalena.

Las estadísticas revelan que el mes más violento del año fue febrero con 66 casos, seguido de diciembre con 59, enero con 57, noviembre con 40 y el de menor cifra fue junio y marzo con 30. De esas víctimas 219 corresponden a personas asesinadas con armas de fuego – casos ocurridos en hechos de intolerancia, y sicariato por ajuste de cuentas entre organizaciones criminales -. Mientras que 91 murieron por lesiones sufridas en accidentes de tránsito durante este semestre que pasó.

Las cifras señalan que, 219 de estas fueron a tiros de las cuales 116 tuvieron incidencias en Santa Marta, siendo los sectores oriental y nororiental en los que ocurrieron la mayoría de los hechos.

Los números indican que, 91 de los decesos se presentaron por accidentes de tránsito, gran parte fueron en Santa Marta, mientras que por inmersión 28 personas dejaron de existir, de estas 10 en la capital del Magdalena. Así mismo, 53 fallecimientos fueron por suicidios de los cuales un gran porcentaje ocurrió en la capital magdalenense.

Por otra parte, las autoridades judiciales argumentaron que en este ente territorial 28 ciudadanos perdieron la vida por ataques con armas cortopunzantes, sea hechos de intolerancia entre familiares o vecinos, de los cuales 11 se presentaron en Santa Marta.

SEGUNDO SEMESTRE 

Por otra parte, para el segundo período comprendido entre julio, 44 personas murieron en todo el departamento; en agosto 35, septiembre 39, octubre 33, noviembre 40, y diciembre 59, para un total de 250. En el 2019, en Santa Marta hubo 131 asesinatos a bala, la mayoría por ‘ajuste de cuentas’ entre organizaciones criminales, y temas de microtráfico, mientras que en los municipios del Magdalena se presentaron 61 homicidios.

Así las cosas, según el censo oficial de la Fiscalía, en el periodo comprendido de enero y al 31 de diciembre del 2020, se presentó un aumento en las muertes ocurridas por siniestros viales y víctimas de hechos sicariales, situación que mantuvo ‘encendidas’ las alarmas  luego de conocerse las estadísticas sobre las muertes violentas en los 12 meses del año pasado, cifras que tristemente no fueron alentadoras.

LOS CASOS MÁS RELEVANTES 

Todo el país se conmocionó ante la absurda tragedia de Tasajera, Puebloviejo, en la que 45 personas, entre pescadores, mototaxistas y vendedores ambulantes murieron a causa de las graves quemaduras que sufrieron en el incendio del camión cisterna cargado de gasolina que se volcó en la carretera Troncal del Caribe, en un hecho que enlutó al país entero.

El pasado 6 de julio del año 2020, decenas de habitantes entre menores y adultos aprovecharon la ‘oportunidad’ para rebuscarse, aglomerándose alrededor de un camión con varias pimpinas a fin de saquear y posteriormente vender el combustible para conseguir dinero, el vehículo de placas WGV 913 que se movilizaba a la altura del kilómetro 48 se incendió rápidamente dejando como resultado siete personas muertas en el lugar y otras más en diferentes clínicas, además de las 16 personas que sufrieron considerables quemaduras  en sus cuerpos y se recuperaron en diferentes centros asistencial del país.

Tras la entrega de los cuerpos en su totalidad, las autoridades entregaron el listado oficial de las siete personas que murieron calcinadas en el lugar del hecho, que fueron identificadas como Juan Carlos Robles Maldonado, Eider Carranza Ariza, Eduard Rafael González González, Raúl Cantillo Cabello, Jorge Luis Guerrero Viloria, Ancy Ortiz Núñez y Raúl Marín Herrera, estos inicialmente habían sido reportados como desaparecidos por sus familiares.

MASACRE EN LUIS R.CALVO 

Uno de los hechos violentos ocurridos en el segundo mes del año, tuvo incidencias en el sector de Luis R. Calvo, donde tres personas integrantes de una misma familia fueron atacadas a bala por dos ciudadanos venezolanos que se movilizaban en una motocicleta de alto cilindraje. Las víctimas fueron Demis Herrán Morales, quien perdió la vida cuando era atendido en una clínica privada de la ciudad, tras ser acribillado a balazos. Franklin Antonio San Juanuelo Márquez otra de las víctimas del hecho de intolerancia registrado en el nororiente de esta capital y Pedro Fernando San Juanelo Morales, hijo, quedó tendido sobre el asfalto en medio de un charco de sangre que emanaba de las heridas producidas con arma de fuego.

TRIPLE CRIMEN EN SANTA MARTA 

Otro caso que causó miedo y terror entre los habitantes de la capital del Magdalena, se presentó la medianoche del pasado 21 de diciembre cuando un criminal, con sangre fría, abrió fuego contra un grupo de personas que se encontraban departiendo en una fiesta que se adelantaba en una vivienda ubicada sobre la Avenida del Río, en cercanías al barrio Las Malvinas, y desencadenó una masacre.

El ataque con arma de fuego que despertó a los residentes de la zona antes mencionada, se perpetró a las 12:06 a.m., en la calle 24 con carrera 23 del barrio Villa del Río, y dejó como saldo tres personas sin vida, quienes fueron identificadas como Ana María Paulina Acosta Gámez, alias ‘Ana’ o ‘Gorda Linda’, Breyner Alfonso Escobar Obregón, de 21 años, y Pedro Antonio Torres Velásquez, de 20.

14 FEMINICIDIOS EN EL 2020 

Por otro lado, los datos suministrados por la Policía Judicial informan que en el departamento del Magdalena se registraron 14 feminicidios durante el año pasado, de los cuales ocho tuvieron lugar en Santa Marta, y el restante en diferentes municipios del departamento, repartidos de la siguiente manera: Ciénaga 2, El Banco 1, Plato 1, Sitionuevo 1, Aracataca 1.

Dicho comunicado indica que, cinco de las víctimas de estos hechos de violencia de género fueron de nacionalidad venezolana, un informe revelado por Jennifer Del Toro, directora de la fundación ‘Frente Amplio de Mujeres del Magdalena’.

Las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas sentimentales, han sido identificadas como: Julieth González Criado, de 27 años, asesinada el pasado 2 de enero; Edith del Socorro Acosta, 17 años, homicidio registrado el pasado 26 de abril en Sitionuevo; María Alejandra Meriño, 27 años, 7 de junio en Santa Marta.

De igual modo, Edumar Tavera, 21 años de edad, asesinada en Santa Marta el 6 de agosto del presente año; Dubleidis Ospino Álvarez, de 32 años, crimen perpetrado en Plato el 16 de Agosto; Gregoria Hernández, 35 años, ocurrido en Ciénaga, el 28 de agosto y ese mismo mes, Patricia Cantillo Cera, 36 años, en el mismo municipio. Yarima Martínez Trespalacios, 36 años, asesinada en El Banco el 26 de octubre; Katy Vides Esmeral, 36 años, asesinada en Santa Marta el 8 de noviembre del 2020 y el último caso, registrado el lunes en Santa Marta, Mairely Marín Quintero, madre de cuatro hijos.

El penúltimo feminicidio del año pasado ocurrió en el barrio Vista Hermosa, sector La Paz en donde Gustavo Adolfo Jiménez, alias ‘El Coreano’, de nacionalidad venezolana llegó hasta la vivienda de su mujer reportada Naydelín del Carmen Marín Quintero y luego de sostener una discusión la asesinó de varias puñaladas.

Otro caso, tuvo lugar la tarde del pasado 30 de diciembre en el barrio 8 de Febrero, cuando Eliécer Oreja Arena Ramírez no aceptó que su ex pareja sentimental pusiera fin a la relación que sostenían durante varios años y por eso decidió asesinarla. Para ello tomó un arma de fuego con la que segó la vida de la mujer y luego intentó quitarse la propia con un disparo en la cabeza.

EL AÑO CERRÓ CON 59 MUERTES 

Por otro lado, el mes de diciembre, que siempre ha significado un reto en términos de seguridad, rompió los ‘records’ de los meses anteriores con altos índices de violencia. Las estadísticas del instituto de Medicina Legal y Policía Judicial indicaron que 59 personas perdieron la vida de forma violenta en todo el departamento. Este diciembre que pasó fue un mes violento, 31 muertos a bala en el departamento, de esos 16 se concentraron en Santa Marta.

EL CRIMEN DE LOS CUÑADOS

Cabe mencionar que entre los hechos de sangre registrados en el último mes del año, en la capital del Magdalena se presentó el caso de los dos cuñados asesinados a balazos y cuyos cuerpos fueron hallados en sitios geográficos diametralmente distantes en esta ciudad. El cuerpo de uno de ellos fue encontrado a orillas del río Bonda, mientras que otro en una zona enmontada de la playa Don Jaca.

El primer muerto fue identificado como Jaime Alfonso Rodríguez Rivas, de 30 años, mientras adelantaron las diligencias de inspección, fueron notificados de la existencia del otro cadáver, en orilla de la playa del sector de Don Jaca, reportándose Luis Felipe Gómez Montoya, de 25 años, quien presentaba heridas producida con arma de fuego en diferentes partes del cuerpo.

RIÑAS Y SICARIATO: CAUSAS DE MUERTES 

Después de la modalidad de sicariato, las riñas son la segunda causa del asesinato en el departamento. En medio de peleas o pequeñas discusiones un gran porcentaje alto de personas perdieron la vida el año 2020 mientras se vivió el inicio de la pandemia por Covid19, información que la Fiscalía y el instituto de Medicina Legal han logrado establecer en medio de gran cantidad de esos casos violentos. De igual forma, las autoridades afianzan políticas y campañas de prevención y concientización dentro del entorno familiar para poder reducir los hechos violentos que están ligados al porte de armas de fuego y al consumo de drogas y alcohol.

ARMA BLANCA 

Ante las cifras de homicidios con armas cortopunzantes, las autoridades judiciales indicaron que los crímenes han sido por temas de intolerancia, el consumo de bebidas embriagantes o sustancias alucinógenas que conllevan a los agresores a cometer estos hechos de sangre. , “La mayoría de los casos registrados el año pasado con la utilización de arma blanca; un factor recurrente, más el ingrediente de intolerancia y consumo de alcohólicas fueron los que llevaron a que se registraran estos hechos”, explicó un investigador judicial, quien hizo un llamado a la comunidad samaria y magdalenenses a evitar el consumo de bebidas alcohólicas en cantidad, para así evitar que se presenten hechos de violencia entre familiares y amigos.

Una de las víctimas fue Carlos Arturo Redondo Ortega, de 26 años de edad quien según sus familiares llegó a observar un caso de intolerancia registrado la madrugada del lunes 5 de octubre al norte de esta capital, y desafortunadamente encontró la muerte.

Según la información entregada por las autoridades, al llegar al lugar de los hechos y entrevistarse con la madre del victimario, identificado como Faizer Hidalgo, esta manifestó que la víctima llegó y comenzó una riña, realizando varios disparos en la vivienda, luego el presunto agresor sostuvo una par de palabras y con un arma cortopunzante lo atacó a la altura de la ingle, quedando gravemente herido en el suelo, sin alcanzar a ser auxiliado.

NARCOTRÁFICO DISPARÓ LOS HOMICIDIOS 

De acuerdo con las investigaciones adelantadas por las autoridades policiales sobre la situación, revelan que el tema de seguridad ciudadana en la capital del Magdalena durante las últimas semanas de diciembre del año pasado se vio afectada por temas de microtráfico que está asociado a múltiples manifestaciones del conflicto social, de violencia y de criminalidad por el control del territorio urbano en el mercado de la distribución de las drogas. De acuerdo a la información oficial, la Policía sostiene que gran parte de los crímenes registrados en el último mes del año corresponden a un ajuste de cuentas entre organizaciones criminales dedicadas al microtráfico. De estos se tienen identificadas varios puntos de venta de drogas en el área metropolitana, y van encaminados a identificar, judicializar y capturar a las personas dedicadas al expendio de alucinógenos.

SANTA MARTA SE RAJÓ EN SEGURIDAD 

A pesar de que, según cifras entregadas por la Secretaría de Seguridad y Convivencia del Distrito, los índices de criminalidad como el hurto a personas disminuyeron de manera significativa durante el año pasado, la percepción de inseguridad aumenta cada día más en distintos sectores de la ciudad de Santa Marta.

La comunidad se ha visto afectada de manera reciente por la ola atracos a viviendas y hurtos a personas que se viene presentando no solo en la capital del Magdalena sino en diferentes sectores del departamento, quienes además desde hace un tiempo vienen quejándose de este difícil momento que se vive en materia de seguridad en Santa Marta, dejando personas heridas o muertas por negarse a ser víctimas de este flagelo.

Una de las personas que murió en medio de un hecho delincuencial fue identificado como Yesid Sangregorio Royero, de 48 años aproximadamente, quien salía de su inmueble con destino hacia la tienda del barrio y fue interceptado por dos desconocidos, quienes apuntándoles con un arma de fuego les exigían que entregara sus pertenencias, entre ellas una cadena de oro y su celular de alta gama, sin embargo, este se negó y cuando intentó sacar su arma para defenderse, uno de los delincuentes accionó la pistola que portaba en ese momento.

ZONAS DEL MAGDALENA SIN HOMICIDIOS 

La tasa de cero homicidios en ocho municipios del departamento del Magdalena en el año 2020, es atribuida al trabajo articulado entre las autoridades civiles, militares, policiales y la comunidad.

Las poblaciones en las que no se presentaron cero muertes por armas de fuego o armas blancas son: Chibolo, Zapayán, Cerro de San Antonio, Pijiño del Carmen, Salamina, Santa Barbará de Pinto, Tenerife y San Sebastián; este último el año anterior a la fecha registró un homicidio.

De acuerdo a lo informado por la Policía, la cifra positiva se logró por los constantes patrullajes que se vienen realizando en coordinación con el Ejército, pero además al buen comportamiento de la ciudadanía. “Esto es gracias a un arduo trabajo que se realiza día a día en el que se trabaja de la mano con la comunidad. En estos municipios se vienen realizando arduas labores con los cuadrantes y diferentes seccionales para conservar la calma en la que están y combatir otros delitos que se vienen presentando”, dijo la unidad policial.

También podría gustarte