Confinamiento total amenaza a una Europa que está ‘asustada’

154

Reino Unido, Alemania e Italia incrementaron o prolongaron drásticamente desde ayer martes sus restricciones ante una pandemia que no cede y que hace temer un reconfinamiento total en varios países de Europa, donde las autoridades son criticadas también por la lentitud en las campañas de vacunación.

“A partir de hoy (martes), deben quedarse en casa, con contadas excepciones”, indicó el gobierno británico en Twitter, horas después de que el primer ministro Boris Johnson anunciara el reconfinamiento de los 56 millones de habitantes de Inglaterra.

El objetivo es, según el jefe de gobierno, retomar “el control de la nueva cepa” del coronavirus que agrava la situación desde finales de año y ha provocado en estos días unos 50.000 contagios diarios. A diferencia del segundo confinamiento, Johnson optó también por cerrar todas las escuelas.

En Escocia, el gobierno semiautónimo impuso el confinamiento total desde este martes e Irlanda del Norte y Gales ya habían instaurado importantes restricciones antes de Navidad.

Según el ministro británico Michael Gove, encargado de coordinar la acción gubernamental, el confinamiento estará vigente hasta marzo.

El Reino Unido, que lamenta ya más de 75.000 muertes por covid-19, es el segundo país de Europa más enlutado por la pandemia después de Italia.

En este contexto de urgencia y a diferencia de lo que sucede en otros países europeos, la campaña de inmunización va a toda velocidad en el Reino Unido, donde el lunes ya comenzó la distribución de la vacuna del laboratorio británico AstraZeneca y la universidad de Oxford.

 SIN REYES MAGOS POR LA PANDEMIA

La situación que vive hoy el Reino Unido no es única. Otros países de Europa, la zona del mundo más golpeada por esta pandemia con más de 589.000 fallecidos y 27,3 millones de casos, temen que los rebrotes obliguen a endurecer las medidas.

Italia, que suma más de 75.600 muertos, decidió el martes prolongar sus restricciones y atrasar la reapertura de las escuelas de secundaria.

En Alemania, el gobierno prolongó y reforzó las restricciones hasta el 31 de enero. La mayoría de comercios que no sean de alimentación, los bares y restaurantes, los centros culturales y de ocio, así como las escuelas permanecerán cerrados. Y, fuera del núcleo conviviente, las reuniones sólo podrán ser con otra persona, en lugar de las cinco actuales.

“Las medidas que hemos decidido son drásticas”, admitió la canciller alemana, Angela Merkek, hablando de una “carrera contrarreloj”.

Al contrario que en primavera, la gestión de la segunda ola suscita ahora críticas en Alemania. El diario Bild, el más leído del país, acusa al gobierno de haber contado “demasiado” con la Unión Europea (UE) para el suministro de vacunas y de haber privilegiado solo el fármaco de Pfizer/BioNTech, cuya primera dosis ya fue inyectada a más de 264.000 personas.

En Francia, donde hasta el 1 de enero solo 516 personas habían recibido la vacuna de Pfizer/BioNTech, el gobierno, acorralado por las críticas, prometió el martes acelerar la campaña de vacunación. /AFP

También podría gustarte