¡EE.UU. bajo fuego! Turba asalta el Capitolio

Partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron en el Congreso de Estados Unidos cuando se certificaba la victoria de Joe Biden, provocando el caos y acusaciones de un intento de «golpe» tras un llamado de último minuto del mandatario para revertir su derrota electoral.

Una turba enardecida ingresó al Capitolio y forzó la interrupción de los debates poco después de que el vicepresidente Mike Pence anunciara que no tenía autoridad constitucional para oponerse a la certificación del triunfo de Biden.

«Nos estamos apoderando de la Cámara», dijo a la AFP un manifestante anónimo. «Este es nuestro Congreso».

El ingreso en tropel de los partidarios de Trump ocurrió luego de un mitin extraordinario del mandatario republicano en las afueras de la Casa Blanca, en el que arengó a sus seguidores a impedir la ratificación del triunfo de Biden. «Nunca nos rendiremos. Nunca concederemos» la victoria, aseguró.

Los incidentes en el Capitolio, que fue puesto bajo confinamiento, ocurren cuando el Partido Demócrata se encamina a ganar dos escaños en el Senado tras una segunda vuelta en las elecciones del martes en Georgia, con lo cual Biden, que debe asumir la presidencia el 20 de enero, tendría control total del Congreso.

Legisladores dijeron que recibieron instrucciones de ponerse máscaras antigás y tumbarse en el suelo, mientras la policía del Capitolio debió desenfundar sus armas para proteger a los congresistas.

Medios reportaron una persona herida de bala al interior del Capitolio. La víctima es una mujer que recibió un disparo en el hombro, según un agente citado por el Washington Post. Fue evacuada en camilla. Según CNN, se encuentra en estado crítico.

La alcaldesa de Washington ordenó un toque de queda a las 18H00 (23H00 GMT) en la capital federal, que regirá hasta las 06H00 del jueves.

Ante la violencia desatada, Trump, que antes había instigado a la protesta, pidió a sus seguidores «mantenerse pacíficos».

Más de media hora después, cuando continuaban los disturbios, insistió en apaciguar los ánimos. «Pido a todos en el Capitolio de Estados Unidos que permanezcan en paz», dijo Trump.

Y finalmente añadió en un video de un minuto en Twitter: «Entiendo su dolor (…) tuvimos una elección que nos fue robada. Pero tienen que volver a casa ahora».

Legisladores demócratas denunciaron un intento de «golpe» de Estado.

«Tristemente, y peligrosamente, una parte del Partido Republicano cree que su supervivencia política depende del respaldo de un intento de golpe», dijo el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

«Un golpe en marcha», tuiteó la congresista Val Demings.

«Esto es anarquía. Es un intento de golpe», señaló su colega Seth Moulton.

«El presidente está incitando al terrorismo interno», apuntó el legislador Mark Pocan.

«No reconozco a nuestro país hoy y los miembros del Congreso que han apoyado esta anarquía no merecen representar a sus compatriotas», dijo la congresista Elaine Luria.

GASES LACRÍMOGENOS

El Congreso de Estados Unidos suspendió ayer de urgencia una sesión destinada a certificar la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales luego de que partidarios del mandatario Donald Trump irrumpieran en el Capitolio.

Las dos cámaras, el Senado y la Cámara de Representantes, fueron confinadas y los legisladores recibieron instrucciones de ponerse máscaras antigás y tumbarse en el suelo, según congresistas.

Los manifestantes ingresaron a ambas cámaras, según medios estadounidenses, así como a la rotonda del Capitolio, donde se utilizó gas lacrimógeno.

Los oficiales de policía del Capitolio sacaron sus armas para defender a los legisladores, según el congresista demócrata Dan Kildee, quien denunció un «ataque a Estados Unidos».

Trump, quien anteriormente pidió a sus partidarios que fueran al Congreso para presionar a los funcionarios republicanos electos para que se opusieran a la certificación de la victoria de Biden, desde entonces les ha pedido que eviten la violencia.

«Ellos están verdaderamente del lado de nuestro país», dijo Trump pidiendo apoyo para la policía del Capitolio y los miembros de las fuerzas del orden. «¡Manténganse pacíficos!», añadió.

«Tomamos la cámara(…) Es nuestra», dijo a la AFP un manifestante. «Llegaría a sacrificarme para proteger mis derechos», insistió Jim Wood, otro manifestante de 60 años de New Hampshire.

Al menos un manifestante tuvo que ser evacuado por personal médico.

La alcaldesa de Washington ordenó un toque de queda a las 18H00 locales (23H00 GMT) en la capital federal, que está programado para durar hasta las 06H00 del jueves por la mañana.

También podría gustarte