Lola Salcedo: ¿Suicidio o asesinato?

2.310

La Fiscalía dice  que las pruebas preliminares no certifican que se trató de un suicidio como señala el informe de los oficiales de la Policía Metropolitana de Barranquilla, quienes acudieron la mañana del domingo  3 de enero al sitio donde se presentó el caso. 

Por 
JUAN MANUEL  
CANTILLO ARRIETA 

La seccional de la Fiscalía en el Atlántico anunció en las últimas horas que investigará de oficio la muerte de la periodista Dolores Salcedo Castañeda, más conocida como Lola Salcedo, quien el pasado domingo 3 de enero fue encontrada muerta dentro de su habitación de Casa Nabila Hostal Yoga, ubicado en el corregimiento de Pradomar, jurisdicción de Puerto Colombia.

Según el ente acusador las pruebas preliminares no certifican que se trató de un suicidio como señala el informe de los oficiales de la Policía Metropolitana de Barranquilla, quienes acudieron la mañana de ese domingo al sitio donde se presentó el caso.

Ese 3 de enero, las personas que habitan en el hostal encontraron el cuerpo sin vida de Lola Salcedo tendido en su cama. Llamaron al servicio de una empresa de salud. Los paramédicos que llegaron al lugar comprobaron que el cuerpo de la periodista estaba sin signos vitales y procedieron llamar a la Policía.

Los oficiales luego de percatarse de lo sucedido emitieron un informe preliminar a sus superiores que decía lo siguiente:

“Dios y Patria, Mi General buenos días.

Información preliminar: Suicidio

Distrito: 1

Estación: Puerto Colombia.

Cuadrante: 122

Pradomar el día 03/01/2021, en la carrera 18 No. 1 E – 66, se presentó un caso de suicidio, se trata de la señora Dolores Salcedo Castañeda de 70 años de edad, con cédula de ciudadanía No.32.458.002. No presenta signos de violencia.

Hechos presentados según la información preliminar recopilada por la unidad de Policía Judicial: la señora Dolores se habría inyectó veneno lo cual le causó la muerte. Inspección técnica de cadáver a cargo de la SIJIN. Frente al caso: Verde 2, Supervisor 2, patrulla de cuadrante y SIPOL”.

El suicidio fue lo primero que dieron a conocer las autoridades como la causa de la muerte de la aguerrida comunicadora social, pero su hermano Gregorio y amigos cercanos pusieron en duda la hipótesis entregada por las autoridades, “mi hermana era una mujer sana, la noche anterior a su fallecimiento hablamos y la noté contenta, como siempre… nos contaba que estaba feliz de vivir en Casa Nabila Hostal Yoga… allí convivía con una comunidad muy bella”. Narró Gregorio al periodista Sergio García.

Su hermano Gregorio, al igual que colegas y amigos que la conocieron, ha manifestado que lo de Lola Salcedo no fue un suicidio, que más bien fue un homicidio e instaron a las autoridades investigar para que se esclarezca su muerte.

 “Esa información de que mi hermana se inyectó un veneno nos ha parecido irrespetuosa, en su habitación había una jeringa que ella utilizaba para matar hormigas. Nos duele leer tantas falsedades publicadas en la prensa que no corresponden a la realidad. La palabra final la tendrá Medicina Legal”, le anotó Gregorio al colega periodista.

Otros amigos, como el periodista Henry Forero, es de la opinión de que Lola Salcedo no se suicidó. “Era una persona que espiritualmente estaba muy bien, tenía su cabeza centrada. Una persona que practica yoga, difícilmente toma la decisión de suicidarse”. Además, que el primero de enero que habló con ella, habían hecho planes para reiniciar el programa racial Cuarto Poder Radio este 12 de enero.

Toda esta serie de conjeturas y lo manifestado por las autoridades, la Fiscalía seccional Atlántico, decidió hacer la investigación. “Es algo de rigor que se hace en todos los casos donde se registra la muerte de una persona que no venía con alguna enfermedad o tratamiento médico, y el objetivo es conocer realmente qué fue lo que le ocurrió a la periodista”.

La Unidad de Vida e Integridad Personal será la encargada de hacer la investigación y para ello fue asignado el Fiscal 41, quien tendrá la labor de recolectar material probatorio para establecer si se trató de una muerte provocada por otra persona o si se trató de un suicidio.

¿QUIÉN ERA LOLA SALCEDO? 

Dolores Salcedo Castañeda, nació el 14 de julio de 1950 en el barrio El Prado de Barranquilla. En los años setenta ingresó al diario El Heraldo como reportera. Allí estuvo muchos años hasta cuando pasó a Diario del Caribe, donde cumplió varios roles. Cuando se cerró el Diario del Caribe, regresó a El Heraldo, pero como columnista.

En sus columnas trataba los temas más agudos de la ciudad y del acontecer diario. Estuvo allí hasta mediados de 2018. Luego de esto ingresó al programa Cuarto Poder Radio, que se emite de 6:00 de la tarde a 8:00 de la noche por La Voz de la Costa, que dirige el periodista Henry Forero.  Donde seguía tratando los temas de ciudad, en especial los que tenían que ver con la corrupción. Denunció a las empresas de servicios públicos, precisamente por el mal servicio que prestaban.

Los que la conocieron la definen como una mujer recia, recta, decente, de carácter, de temple, combativa, rebelde, cultísima, iconoclasta, insobornable, que libró heroicas batallas cívicas, sociales y políticas durante 50 años de ejercicio periodístico.

Fue ella, junto a otras colegas, la que armó el Dossier que se le entregó a la Unesco para que el Carnaval de Barranquilla fuera reconocido como Patrimonio Histórico e inmaterial de la Humanidad. También lideró campañas para el bienestar de la comunidad barranquillera./Colprensa

VEA TAMBIÉN: Hallada sin vida la periodista Lola Salcedo

EL PREMONITORIO MENSAJE (INVERTIDO) 

Luego de su muerte se conoció un mensaje publicado en su cuenta de Twitter @losalcas que, parece, advertía lo que iba ocurrir: “Para más INRI, acabo este 2020 con tremenda moqueadera, encerrada en mi cuarto y deseando despertar mañana en otro planeta, otro plano espiritual, otra civilización: atenderán mis sueños allá arriba, donde deciden los destinos de los hombres cuando duermen”.

Cabe resaltar que el pasado 1 de marzo de 2020, Salcedo Castañeda publicó una columna titulada “Derecho a morir como se quiera”, en el diario El Heraldo allá habla sobre la eutanasia y dice que el tema no “tiene por qué ser discutido y reglamentado por los congresistas”.

Morir dignamente significa a mi entender poder irse cuando se siente que ya está de más, o cuando la enfermedad lo aniquila y sabe que no hay vuelta atrás – aunque quede una supervivencia muy dura a punta de paliativos, jodido y jodiendo a los familiares—, o cuando ya ni uno mismo está confortable dentro de sí, por las razones que sean. Creo que es un derecho inalienable que no tiene por qué ser discutido y reglamentado por los congresistas, ¡válgame Dios!, personas del común elevadas a la altura de filósofos y científicos en honor de unos votos muy seguramente comprados, en su mayoría, lo que los inhabilita para toda discusión ética.

En la columna, la fallecida periodista dice: “la vida nos pertenece a cada uno de nosotros, somos los que la sentimos, cargamos, gozamos o sufrimos, es algo real e independiente de cada cual, aunque lo matizamos con nuestras creencias religiosas, familiares y culturales, lo cual también es un derecho puesto que responde a una decisión voluntaria de cada quien con cuál norma auto rige el hecho mismo de subsistir”.

Finaliza su columna diciendo: “Esos afortunados que partieron dulcemente fueron previsivos y firmaron estando sanos su decisión de tener una muerte digna, lo que la corte llama consentimiento previo. Lo tengo desde hace 15 años y cada vez que entro a una cirugía (una de las formas más fáciles de quedar en el limbo de Hipócrates el hipócrita) los galenos tuercen la cara y hablan de su religión, lo que me tiene sin cuidado. Firmen su derecho a morir dignamente, no sea que los claven en una UCI meses y arruinen a la familia dejándoles apenas para su entierro (también lo he vivido)”.

Lola Salcedo lideró el Dossier que apoyó la Candidatura al Carnaval ante la Unesco, acompañó a la Familia Caridi en la restauración de la Casa del Carnaval”, dice una publicación sobre el cuenta oficial de Twitter del carnaval. Además, recuerdan que el periodista escribió las historias del Barrio Abajo y sus habitantes, hizo una cartografía cultural y formó parte de los grupos folclóricos. “Su corazón siempre fue cumbiambero. ¡Siempre te recordaremos querida Lola!”, Concluyen.

Perdimos a una profesora de periodismo cultural, Lola Salcedo @Losalcas, fue nuestra Responsable de Prensa en 2001, lideró el Dossier que apoyó la Candidatura al Carnaval ante @UNESCO_es, acompañó a la Familia Caridi en la restauración de la Casa del Carnaval. pic.twitter.com/Hk28v1kTI1

Salcedo era periodista, al igual que sus dos hermanos mayores: por un lado, el fallecido Rafael, editor de AFP en París y editor caribeño de El Tiempo durante cinco años, y Guillermo, conocido como Guillotín. También escribió el libro Una pasión impresentable (1994), en el que retrata a la burguesía barranquillera.

“Sus características hablan por sí solas: fue la primera mujer periodista rebelde que conocí, con un gran carácter y personalidad. Fue famosa en Barranquilla precisamente porque no se dejó manipular ni por políticos, ni por funcionarios del gobierno, ni por nadie ”, recordó el periodista Juan Gossaín.

La valentía y rebelión de Lola son parte de su legado. “Conocí a Lola Salcedo hace muchos años. Una mujer de una pieza, un jabalí ”, recuerda la periodista María Jimena Duzán.

Conocí a Lola Salcedo hace muchos años. Una mujer de una pieza, jabalí. Dejé de verlo pero lo leí de vez en cuando en El Heraldo. Ella fue una de las pocas periodistas que se atrevió a cuestionar el reinado de los Char y quizás por eso la sacaron. Lamento su muerte.  María Jimena Duzán (@MJDuzan) 4 de enero de 2021

La Fundación Cedesocial, que trabaja por los derechos sexuales y reproductivos, recuerda la participación de Salcedo en los foros y su apoyo al formato Mujeres a Toda Costa. “¡Gracias Lola! Eras una mujer crítica, fuerte y encantadora”, afirman.

También podría gustarte