#ENVIDEO: Celebraron cipote ‘covi-fiesta’ en la ‘calle rumbera’ de El Pando

11.336

No es la primera vez que hacen este tipo de eventos en plena pandemia del Covid-19, desde el 31 de octubre, según residentes de la zona, adelantan estos encuentros rumberos, en donde se ve abundante licor y sustancias alucinógenas.

¡Una rumba importa más que la vida! En plena pandemia ocasionada por el letal virus Covid-19, los jóvenes y adultos mayores siguen sin tomar consciencia en Santa Marta de lo que es la terrible enfermedad y de lo que es peor, su letal propagación.

Así quedó evidenciado a través de las redes sociales, donde se dieron a conocer varias imágenes y un video que muestra a más de 200 personas reunidas en un mismo lugar gozando de una fiesta.

De acuerdo con la información suministrada por la Policía Metropolitana de Santa Marta, institución que de manera articulada con la Secretaría de Seguridad Distrital le seguimiento a este tipo de eventos que se realizan de manera clandestina, la rumba que se evidencia en las plataformas digitales se adelantó en la noche del sábado en el barrio San José de El Pando.

 “Estamos adelantando todas investigaciones pertinentes para esclarecer este hecho que pone en riesgo la vida de cientos de familias. Es una irresponsabilidad por parte de los mismos residentes de esa zona de Santa Marta que permiten estos eventos que aglomeran a personas en medio de una emergencia sanitaria. Esto puede traer graves consecuencias en las próximas semanas dentro de sus núcleos familiares”, manifestaron las autoridades que indagan para dar con el organizador de la llamada ‘Covid-fiesta’.

Según las versiones manifestadas por testigos, este tipo de rumba no es la primera vez que la hacen en el mencionado barrio. “Desde el 31 de octubre, llamado Día de ‘Brujitas’, se hacen estos encuentros; cierran la calle, prenden un pick up y empiezan con el desorden, se quitan los tapabocas y se hablan uno a los otros. Les importa más el ingerir licor y gozar, que su vida y las de sus familiares”, aseguraron.

El dueño del inmueble donde sacan el gigantesco equipo de sonido y los jóvenes que participan de estos encuentros, al parecer, se citan por medio de grupos de WhatsApp y a través de las redes sociales. “Aquí no solo bailan los jóvenes del barrio, sino los que llegan de los sectores aledaños, de Las Américas, de María Eugenia, de La Lucha, entre otros. Eso que se vive en esa parte es terrible, una irresponsabilidad grande”, señalaron residentes de la parte baja del barrio El Pando.

TAMBIÉN PUEDE LEER Covid-fiesta terminó en batalla campal y con un hombre herido

BATALLA CAMPAL 

A la aglomeración y a la violación de las medidas sanitarias adoptadas por la administración Distrital para evitar la propagación del Covid-19, se le sumó una batalla campal a Covid-fiesta, que presuntamente se originó por el alto consumo de bebidas alcohólicas y de sustancias alucinógenas, según indicaron residentes de la zona.

Pasada la medianoche del sábado, un grupo de jóvenes que hacían parte de la rumba, pasados un poco de tragos, decidieron arreglar sus indiferencias personales con golpes, lanzándose piedras y hasta haciendo tiros. “Fueron momentos de temor, de angustia, nosotros sentimos de todo. Si no es porque al muchacho lo agarran y lo meten a una casa, lo matan”, contaron testigos.

Se conoció que minutos después de que terminara la riña, el afectado, identificado como Kevin Collante, quien reside en el barrio María Eugenia, fue auxiliado y trasladado en una motocicleta hasta el centro asistencial más cercano, en donde galenos de turno le suturaron las heridas y lo mantienen bajo observación de especialistas.

DENUNCIA 

La comunidad del sector de San José de El Pando, tras el escándalo que se ha originado por la más reciente ‘Covid-fiesta’ que salió a la luz por medio de las redes sociales, denuncia que el barrio está “solo” y ahora cualquier residente de la zona hace ‘lo que se da la gana’, afirmando que los uniformados de la Policía Metropolitana de Santa Marta prefieren no ingresar para evitar enfrentamientos.

 “La Policía antes no ingresaba al barrio porque enseguida la cogían a piedras, sin embargo, de vez en cuando lo hacían. Pero desde el 24 de diciembre, día en el que presuntamente asesinaron a un joven de por aquí, prefirieron no meterse más. Cuando uno los ve y les denuncia las fiestas, lo que dicen es que ‘se maten si se quieren matar”’, contó una residente del barrio San José de El Pando.

RECHAZO 

La Alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, la Secretaria de Seguridad, Sandra Vallejos Delgado, y el comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, el coronel Óscar Solarte, rechazaron rotundamente la ‘Covid-fiesta’ que se adelantó en la noche del sábado y se extendió hasta la madrugada del domingo en el barrio San José de El Pando.

Por lo anterior, de manera inmediata convocaron a un Consejo de Seguridad donde participaron las principales instituciones encargadas de la seguridad en la capital y líderes comunales del sector donde se originó la rumba que acumuló a más de 200 personas, entre jóvenes y adultos mayores.

Al término de esta extraordinaria reunión, la Secretaria de Seguridad, Sandra Vallejos Delgado, indicó que “no seremos permisivos con aquellos ciudadanos que incumplan las normas y pongan en riesgo la salud de los demás. Hacemos un llamado a los samarios a actuar con responsabilidad individual, el Covid-19 no se ha ido y salir adelante depende de todos”.

De igual forma se conoció que en el encuentro se plantearon medidas para prevenir que se vuelvan a realizar este tipo de eventos que pone en riesgo la salud de los mismos partícipes y de sus familiares.

¿RESPONSABILIDAD DE QUIÉN?

Líderes comunales, sociales y residentes en esa zona de El Pando donde la noche del sábado,  se realizó una rumba en la calle donde asistieron más de 300 jóvenes, responsabilizaron de esta situación a la Alcaldía de santa Marta y el Comando de la Policía Metropolitana de Santa Marta.

Una fiesta en plena calle, la cual, de acuerdo con el consenso de la gente, duró más de dos horas y durante ese tiempo no apareció la autoridad lo que es muestra que los dispositivos no se están cumpliendo como son diseñados por las autoridades.

Y lo que llama la atención es que la comunidad en un gesto de ayuda para evitar que el mal se propagara en vista que muchos de los asistentes a la ‘Covid – Fiesta’ estaban sin tapabocas, ni guardaban el distanciamiento social, llamó a los celulares de los Cuadrantes y de la Secretaría de Seguridad y Convivencia y nadie respondió. Alguien dijo en tono de sorna, que también estaban en la fiesta

“Es inaudito que esto pase, máxime cuando las autoridades dicen que tienen elaborados planes para evitar las aglomeraciones y un hecho como el ocurrido en El Pando, no tenga la correspondencia de las autoridades”, dijo uno de los residentes en la zona.

Allí de acuerdo con las versiones callejeras del vecindario, no solo hubo consumo de alcohol, sino de sustancias alucinógenas, que muchos de los participantes en el ‘rumbón’ llevaron, porque la mayoría fueron preparados para ‘pasarla bien’, sin importar que en el sector vive gente de bien de buenas costumbres, que merece respeto.

QUEDARON EN CÁMARAS 

Como una ayuda a las autoridades que ahora se interesan por el caso, la comunidad les recomendó hacer un seguimiento a los patrocinadores del evento, la mayoría de ellos que eran los que llevaban la vocería sus rostros quedaron grabados en varios videos filmados por ellos mismos, los cuales hoy se encuentran en las redes sociales.

 “Es fácil de hacerle un seguimiento a los irresponsables de la fiesta, a los que atentaron contra la salud de miles de personas residentes en El Pando, nada más hay que volcarse a las redes sociales y allí los ve en los videos que ellos mismos filmaron cuando estaban en frenesí y bajo el fervor de las sustancias que ingirieron”, sostuvo la fuente consultada, residente en la zona.

Los moradores del sector acordonado para la realización de la ‘Covid – Fiesta’ aseguran que todos en el área conoce a los organizadores de semejante esperpento, por lo que solicitan a las autoridades realizar un allanamiento a la vivienda donde se realizó todo y allí están en la obligación de suministrar los nombres de los organizadores para su sanción.

 “Lo malo de todos estos es que ahora no se verán las consecuencias de la irresponsabilidad de estos jóvenes, sino por allá dentro de unos 15 o 20 días y de seguro que ninguno de ello va a resultar afectado, sino l gente de bien, la que nada tuvo que ver con ese dantesco espectáculo”, aseguró la fuente consultada, cuya identidad mantendremos en el anonimato por medidas de seguridad.

¿POR QUÉ NO SE ACTUÓ PRONTO? 

Para otro de los líderes consultados en esto hubo una falla grande por parte de las autoridades, porque desde muchos días antes del evento, es decir desde el miércoles ya se sabía de dicha fiesta, lo que no se conocía con exactitud era la dirección del lugar.

“Me dicen los demás colegas que desde el miércoles o jueves de la semana pasada por las redes sociales y mensajes de Internet ya se sabía de esta fiesta. Al parecer jóvenes de diferentes barrios se citaron aquí para hacer la rumba, lo único era que en las invitaciones que se hicieron a través de Facebook, Instagram y otros medios, no decían la dirección, para que las autoridades no les cayera”, dijo el líder consultado.

Con base en la triste experiencia vivida en el barrio El Pando, los líderes de otros sectores populares de la ciudad, desde ya anuncian una especie de blindaje para evitar que esto ocurra en su zona y para ello están dispuesto a trabajar de la mano con la Policía Metropolitana de Santa Marta y con los demás organismos de seguridad del Estado.

“En estos momentos la salud es lo primordial y en ello tenemos que colaborar todos, desde ya anunciamos que no estaremos dispuestos a permitir la realización de estas fiestas y para ello trabajaremos de la mano de las autoridades. Qué se sancione a quien se tenga que sancionar por no acatar las recomendaciones de las autoridades en esta época de pandemia donde todos estamos expuestos por la irresponsabilidad de otros”, concluyó.

También podría gustarte